miércoles, 21 de agosto de 2019

cómo mantener la ilusión




Mi amigo Jorge, dibujó para mi primer libro esta ilustración. Me encantaría poder presentar mi segundo libro a su lado algún día.

Cómo mantener la ilusión es clave para no deprimirse. Aunque para mantener una ilusión primero hay que encontrarla. Como no hay ninguna "receta" para encontrar la ilusión, te contaré cómo he mantenido yo mis ilusiones. Primero fue escribir un libro, luego fundar una organización para ayudar a las personas que sufren la enfermedad y por último alcanzar la remisión del trastorno bipolar. El orden fue éste, no lo he elegido ahora al azar. 

Las prioridades son una de las cosas más importantes. Si te sientes en el pozo, tu prioridad será diferente que si te sientes en el cielo. Amueblarse poco a poco para que tu orden de prioridades sea el más inteligente para tu salud no es sencillo, pero puede aprenderse. Con trastorno bipolar, una decisión equivocada puede echar a perder años de bienestar. 

Hay personas que queman sus ilusiones. Si una ilusión se quema, quiere decir que no era una ilusión de largo recorrido. No te culpes, ni te lamentes. Renueva. Si te enfrentas a dificultades a medida que avanzas para y reflexiona. Sólo la reflexión te puede ayudar a seguir avanzando. Yo me dediqué a hacer esto durante diez años y el resultado ha sido espectacular. 

Y como estamos aquí en verano, te deseo unas buenas vacaciones. Y si estás al otro lado del océano, recuérdame que me acuerde del sol en tu ciudad. :))

miércoles, 7 de agosto de 2019

entorno de libertad



Hoy te contaré una de las cosas más importantes a tener en cuenta. Busca un entorno en el que te sientas libre para empezar a dejar de sufrir los síntomas del trastorno bipolar. 

Lo curioso es que para mí se trató sólo del principio. Lo que vino después fue todavía mucho mejor. Tuve la suerte de llegar a un punto en que tengo la sensación de que disfruto mucho más que los demás. Equivocado o no, me da igual. El caso es que disfruto mucho.

Hace años era todo lo contrario. Tenía la sensación de estar muy limitado en mis posibilidades. De hecho, lo estaba. Incluso en el momento en que salí del entorno en el que estaba, decidí con tranquilidad el cambio porque vi que no tenía más opciones. En mi caso era un entorno laboral, pero en el tuyo puede ser de otro tipo. La familia, los distintos cajones de la sociedad, o tu propia habitación son también entornos. Hay personas que disfrutan mucho sin salir de casa, y otras que disfrutan mucho sin salir del trabajo. ¿Has pensado alguna vez por qué?

Dentro de un libro me siento libre, fuera de él también. En las redes sociales y en cualquier conversación con un amigo. Cuando escribo y cuando leo, cuando pienso y cuando hago. Cuando imagino y cuando descubro. Y no es una señal de alarma. no tengo que visitar a mi psiquiatra.

Ahora disfruto en todas partes. Tocaré madera para que la vida me respete. Soy muy consciente de que la mayor suerte es no tener la mala suerte de sufrir una desgracia. Si las desgracias se mantienen alejadas de mí, yo intentaré hacer lo que pueda con todo lo demás. Ya no me cuesta gran cosa afrontar lo que me va llegando. Debe ser que he aprendido mucho de tanto leer :))

lunes, 29 de julio de 2019

cuidado con las convicciones




Tengo personas a mi alrededor tan convencidas de algunas cosas que pierden el control sin querer. Yo nunca fui la clase de persona segura de todo, y ahora que me siento muy seguro de algunas cosas sigo manteniendo cierta prudencia al hablar y al escribir. Tampoco he sido nunca una persona que hable por hablar. Sé que casi nada sirve para todos porque no hay dos personas que tengan los mismos recursos. Ni siquiera los fármacos sirven para todo el mundo. Además, para poder aprender he tenido que mantener en algunos momentos una capacidad de autocrítica muy sana.

Si lees este blog sobre el trastorno bipolar habitualmente, te habrás dado cuenta incluso mejor que yo de los cambios que he sufrido en los últimos años. Cuando llegué a estar demasiado seguro de mis certezas no tuve mi mejor época. Hace poco he podido comprobar en las redes sociales cómo algunas personas se comportan como Jackie Chan cuando tienen que defender algo. Yo pasé de Kung Fu a Jackie Chan sin darme cuenta y ahora he vuelto a "Be water, my friend".

Lo mejor de no tener convicciones demasiado arraigadas es la paz que ganas. Para dentro y para fuera. Y como lo de fuera te acaba volviendo el beneficio es doble. Suelo leer con atención incluso a las personas con las que no estoy de acuerdo. Como una persona nos solía decir en Esperanza Bipolar, todos tenemos un cinco por ciento de la verdad. Búscala siempre en lo que dicen los demás.

martes, 9 de julio de 2019

unas vacaciones muy especiales




Este verano está siendo uno de los mejores veranos de los que tengo recuerdos. Me imaginaba que no iba a ser uno más porque durante este año he tenido sensaciones muy positivas.

Físicamente me encuentro mejor, y tengo intención de mejorar un poco más haciendo más ejercicio que en invierno. Mi amigo Juanma me ha enseñado a respirar y ahora tengo más aguante. También he aprendido a estar con todos los amigos que tengo diagnosticados con trastorno bipolar sin estresarme, Hace años quería verles y no podía hacerlo muy a menudo porque me sobrecargaba. Necesitaba mis descansos y dosificaba el tiempo que pasaba con ellos. Sé que puede no sonar bien, pero era lo que me ocurría.

Ahora tengo más vida social y he dejado aparcado un poco el aprendizaje. No tiene sentido que siga al mismo ritmo que llevé durante más de ocho años, ya saqué mis conclusiones. Unas están en mis dos libros ya publicados, otras estarán en los que iré publicando. Sin embargo, mi mayor placer es estar al lado de personas que antes sufrían mucho, y ver que algunas están ya bien. Les agradezco que sean mis amigos porque son muy generosos conmigo. Mis amigas también lo son.

Los síntomas del trastorno bipolar ya son pasado. Mi última depresión fue hace más de diez años. Hace tres años, tuve sensaciones que me recordaron algún brote psicótico y ahora tengo mucha más confianza en que no me vuelva a pasar. La lección definitiva me mantiene tranquilo y con ganas de disfrutar de la vida sin miedo. Ahora es mi momento :))

domingo, 30 de junio de 2019

comparte lo importante


Desde hace tiempo no me guardo lo que me afecta, antes era todo lo contrario. Ahora lo comparto sin necesidad de desahogarme, se ha vuelto en algo natural en mí. Me gusta hablar de mis problemas porque ahora lo hago tan tranquilo y sé con quién hacerlo.

Dicen que la mayoría de las personas no tienen con quien hablar de su intimidad. O no quieren, una de dos. La manera más eficaz de sentirse bien es soltar los problemas antes de que se te hagan bola. No hace falta que sea con un psicólogo o un psiquiatra. Puede resultar igual de útil, o más, hacerlo con un amigo o amiga. Para cuando llegue el día de la consulta, tu problema ha podido caducar o pudrirse. Cuando te escucha una persona en la que confías, las sensaciones al vaciarte son muy diferentes.

Como muchas personas saben a qué me dedico, y conocen algo de mi pasado, algunas me cuentan algunos problemas de salud mental de familiares cercanos. Tienen dudas o se sienten desbordados por la situación, y no es para menos. Alguna vez, por involucrarme en exceso lo pasé mal. Con mi mejor intención me hice tanto daño que decidí sólo hablar cuando alguien me pregunta. 

Si compartes lo importante tendrás dos ventajas. La primera es soltar presión y aliviar parte de la carga de estrés. La segunda es aprovechar lo que te devuelva quien te escucha. No juzgues nunca las respuestas, llévatelo a casa y piensa sobre ello. Cuatro ojos no ven más que dos, ven cosas diferentes porque están en dos cabezas distintas. Aprovéchalo.

lunes, 17 de junio de 2019

saltar entre zonas seguras sin sentir estrés



Durante años salté entre zonas seguras. Quien recomienda salirse de la zona de confort puede que no haya sufrido el estrés como yo lo sufrí durante años. En los últimos diez, he saltado entre zonas. No es una palabra que me guste, pero la zona de confort es el lugar donde te sientes cómodo y seguro.

Sin embargo, me enfrenté a distintos retos buscando maneras que no me supusieran estrés. Así todo, me encontré con él más de una vez. Tuve que parar y vuelta a empezar. Por otro camino, o un tiempo después. La cuestión es que he huido del estrés siempre que lo he sentido en el cuerpo. El estrés es una señal que necesitamos atender. El cuerpo es sabio, dijo el sabio.

Ahora estoy en una nueva zona desconocida para mí. Ya no me siento inseguro ni incómodo, ni siento estrés en ninguna situación. No soy un robot, pero no me estreso como antes. Esta sensación tan nueva me hace sentir muy bien porque antes reconocía mis limitaciones en cuanto el estrés me ponía en mi sitio.

El estrés predispone a los síntomas del trastorno bipolar. No sólo a la depresión, también a la hipomanía o la manía. La química hace que seas más sensible a determinadas situaciones y está muy bien saberlo. 

Empieza la semana y hoy he establecido nuevos contactos interesantes. :))


jueves, 6 de junio de 2019

aprendiendo a estar en mi lugar



Por la mañana, me he vuelto a descubrir. Estoy aprendiendo a permanecer en mi lugar y haciendo que se me respete. A primera hora, un hombre joven parecía querer ponerme a prueba, y le puse en su sitio porque quería invadir el mío.

Después, a un hombre que lleva tiempo tratándome como si fuese tonto, le he vuelto a dejar claro que no lo soy. Muchas veces no he tenido suerte con la gente que me he encontrado, y me alegro mucho de no dejarme hacer como antes.

He pasado de ser una persona siempre educada y correcta, a alguien que "pierde" la educación si es necesario. Perder la educación no es incompatible con el respeto. Digo lo que tengo que decir, de la manera que viene, y lo dejo salir. No veas lo bien que le sienta al cuerpo. Pruébalo si te identificas con este comentario.

Siempre fui una persona tirando a inocente. En los últimos años, he perdido la inocencia a marchas forzadas. Ahora, sé defender mi lugar ante los que se creen que ellos están primero, y, para una persona como yo, lo siento como un gran logro.

Quizás pienses que esto no tiene nada que ver con el trastorno bipolar. Pues sí que lo tiene. Y no te voy a explicar más porque seguro que ya lo has entendido. Feliz fin de semana :))

martes, 28 de mayo de 2019

lo que me desvelaba ya no me desvela




Ahora que duermo bien, aunque poco, quiero hablarte de cosas que me desvelaron en el pasado. Querer dormir y no poder, es un gran problema si estás diagnosticado con trastorno bipolar.

Hay dos cosas que desvelan a todo el mundo, y son el miedo y el deseo. Piensa en tu experiencia. 

El estrés puede venir de casi cualquier parte y dormir estresado es imposible sin fármacos. Hace muchos años, dormía mucho estando deprimido y me costaba despertar. No deseaba lo que me esperaba al día siguiente o me daba miedo no poder afrontarlo.

También la ira me desveló en situaciones esporádicas. Recuerdo algunos problemas de convivencia con mi mujer, unos pocos conflictos con mis hijos, o el estrés de querer protegerles cuando veía algunos riesgos en su vida. Que yo recuerde, han pasado casi cinco años desde la última vez que algo presionó mi sueño. 

También tuve una época en que Esperanza Bipolar me desvelaba. El exceso de ilusión me hizo pasar por alguna que otra noche de mal dormir y tuve que tomar decisiones radicales para recuperar mi sueño. 

Hoy quería hablar de sueño porque estoy durmiendo como nunca. Haber aprendido a no estresarme  ha sido la clave. Diez años en los que he perseguido este momento sin descanso para poder descansar bien. 

lunes, 20 de mayo de 2019

romper con tu pareja



Hoy he leído que casi una de cada cuatro parejas jóvenes se separan por diferencias políticas. No sé por qué pero me ha dado por pensar en mi pareja. Si juntamos nuestras diferencias hacemos un pleno al quince. Alcanzar la remision me ha costado mucho, en darle al coco y también en tiempo. Lograr una convivencia sin calentones mutuos es el reto más difícil que me puedo poner ahora mismo.

Para algunas personas diagnosticadas con trastono bipolar, mantener una relación de pareja es complicado. Aunque nunca fue mi caso, ahora lo es más que antes. Kanye West hablará de sus calentones - no sé si de pareja- en el próximo programa de televisión de David Letterman. Y ahora viene lo práctico.

Lo que más me ayudó hasta ahora en mi relación de pareja fue aprender a evitar controlar las situaciones que antes tendía a controlar. Para eso, antes he tenido que perder casi todos mis miedos, y eso ha sido clave. Las experiencias que vives hacen que controles cada vez más -o cada vez menos- la próxima vez que te enfrentes a algo que te "huela" al mismo plato. No es fácil darse cuenta a la primera, pero conviene tener los ojos, los oídos y las neuronas bien abiertas.

Si no tienes pareja y quieres tenerla puede que esto te sirva en el futuro. Depende del grado de control con el que funciones en tu vida en general. Yo nunca me ha sentido ¨controlador¨, sin embargo, el tiempo me ha hecho ver que todos en algún momento podemos serlo. Y mucho. 

Y lo de siempre. Si dejas tu comentario, enriquecerás este espacio para sus lectores.

martes, 14 de mayo de 2019

muerta la rabia...



Se acabó el perro. Y menos mal que pocas veces tengo tan mala suerte como para tener que perder la calma. Ojalá nunca más me vea en una parecida porque me temo que reaccionaría igual. Cuando hay algo demasiado importante en juego ya no dejo que decidan los demás por mí. Eso lo aprendí de una mala manera que todavía estoy sufriendo parte de las consecuencias.

Estoy pidiendo a mi cuerpo un poco más en lo físico y me está sentando bien. Mientras haga buen tiempo, y pueda hacerlo, continuaré. Me da la sensación de que ahora duermo un poco mejor. También estoy preparando algunas cosas para ofrecer lo aprendido a profesionales de la salud que puedan y quieran aprovechar mi conocimiento. Después del verano contactaré con personas que saben a qué me dedico y te contare si avanzo algo.

Después de la ira viene la rabia. Es el poso del daño y conviene sentirla porque es pasajera. Si retienes la ira cuando hace falta que salga, el día que saques todo de golpe el daño será mayor. Aunque es mejor no perder nunca la calma, es peor acabar explotando hacia adentro. Yo tengo claro que no voy a ser el que acabe otra vez en el psicólogo o empastillado por aguantar demasiado. Eso ya lo conocí, y si voy a cometer algún error, que sea nuevo, por favor. 

lunes, 6 de mayo de 2019

tres grandes mierdas




Tengo un amigo que dice que la vida va a rachas. Esta semana me tocó la cruz de la moneda. Así que voy a listar mis tres grandes mierdas de hoy. 

Tengo una enfermedad que se llama dolor neuropático crónico en las piernas y los pies. No tiene tratamiento y sé que no voy a mejorar. Me impide andar sin dolor y dormir sin dolor. Al día siguiente, sé que el dolor va a seguir ahí y a veces me acaba por desgastar. Mi mierda número 1 me acompañará mientras viva, morir será un descanso.

La mierda número 2 es la clásica mierda familiar. No es tan raro que te toque entre una y tres mierdas familiares dependiendo de infinitos factores. Como decidí hace tiempo respetar la intimidad de los demás no voy a escribir los detalles. Tiene pinta de que va a ser una mierda de largo plazo, vamos que hay mierda para rato.

Y por no empalagar, acabo con la última. Mi hijo Roberto nació con un aneurisma en su cerebro. Está sano y es feliz, pero la malformación está ahí. Este mes los astros se han alineado para dibujar una nueva mierda. Como consecuencia, me han amargado la semana.

Si la probabilidad de ser feliz es uno entre cien, la probabilidad de ser feliz rodeado de personas con buenas intenciones puede ser de uno entre un millón.

Una persona con buenas intenciones, aunque te quiera, puede hacerte mucho daño. Si se juntan dos en la misma semana, el doble. Eso me pasó esta misma semana. Menos mal que aprendí a no callar y solté. Lo siento pero la salud bien entendida empieza por uno mismo.
Hace poco, una amiga me dijo que había aprendido a no callar en su trabajo con dos compañeras petardas. Lo decía con cierto tono de satisfacción.

De aquí sólo podemos ir a mejor. O quien sabe. Comparte aquí tus mierdas en forma de comentario si te apetece. En Internet ya hay toneladas, así que por una más nadie va a preocuparse.

sábado, 27 de abril de 2019

nadie convence a nadie





Mi relación con mi mujer ha pasado por varios combates de boxeo. Nos hemos enfrentado dos pesos pesados. Después de muchos asaltos, por fin, he alcanzado el estado Zen. No veas qué sensación tan placentera es la sensación de tranquilidad. Lo gracioso es que me he pegado bastantes puñetazos hasta que he espabilado. Diez años atizándome y todavía nos queremos. Eso sí que es una rareza.

A veces, ella sigue, yo ya no. Cuando bajo los guantes se extraña y quiere más. Tardo menos de diez segundos en ver cómo se revuelve. Te cuento algo tan personal para explicarte una conclusión avalada por mi ciencia. La mayoría de las personas gastan camiones de saliva en balde.

Como la palabra ***NADIE*** no debe emplearse ***NUNCA*** (un guiño a mi amigo don José), te contaré un poco más. En especial, nadie convence a nadie en algunas circunstancias muy concretas.

Por ejemplo, cuando una persona está convencida de que se juega mucho. Mi consejo: descansa tus cuerdas vocales, su visión túnel no le permitirá ver lo que tú ves. Ya se le pasará. 

Tampoco lo intentes cuando una persona no se atreve a algo. No lograrás vencer su miedo con tu saliva. La lucha contra el miedo es la lucha más solitaria que conozco. 

Ahora viene lo bueno, no iba a ser todo tan desmoralizante. Premio inesperado: cuando dejas de intentar convencer a los demás duermes mejor. Tienes menos gases y sonríes más. Ves la vida más como es. 

Prueba otra estrategia, y si encuentras algo mejor, cuéntamelo. Y si no te puedes contener, escribe tu comentario. Enriquecerás este blog.

viernes, 19 de abril de 2019

una buena pregunta con trastorno bipolar



Hace tiempo que no visitaba Quora. El otro día vi una pregunta que me pareció interesante para que reflexiones si sufres el trastorno bipolar. Decía lo siguiente:

-¿Por qué la manía causa un deseo de huir o alejarte de tus circunstancias?


En realidad, yo no hablaría de causa y efecto. Me da la sensación de que las dos cosas (suponiendo que sean dos, y no una) suceden al mismo tiempo para muchos. De todas formas, me parece una pregunta muy útil para que te conozcas mejor. Yo tengo mi propia interpretación, pero lo más importante es que tú interpretes lo que has vivido una o varias veces.

Hace veinte años sufrí un brote en el que la psicosis y la manía se mezclaron. Mi sensación no fue de huida de mis circunstancias, sino de que YA no me importaban nada las circunstancias. El choque tan brutal de sentirme capaz de hacer ***CUALQUIER COSA*** porque me sentía ***CAPAZ*** fue la causa. Queda claro que romper con mi sensación de incapacidad crónica fue el fuego que prendió la dinamita. A esta conclusión llegué quince años después de recordar y pensar mucho.

Mi experiencia es importante para mí. Si escribes aquí la tuya, puede que tu experiencia sea importante para otros. Te invito a hacerlo.

Los *** son cortesía de mi amigo José, uno de los mejores bloggers del mundo. :))

jueves, 11 de abril de 2019

propósito de Esperanza Bipolar 2019





Después de diez años de Esperanza Bipolar, he vuelto a pensar en el propósito. Hasta ahora me he dedicado a hacer varias cosas. He enseñado lo que sé sobre el trastorno bipolar, he reunido a personas en la asociación y en Internet,  y he facilitado distintos espacios donde pudieran encontrarse las personas que comparten este diagnóstico.

Al repensar en el propósito, se me ocurrió uno que mejoré con una pregunta sencilla a mi mujer. Después de su respuesta, te diré cuál es. El propósito de Esperanza Bipolar a partir de ahora será la que fue la solución a mis síntomas: 

"Descubrir una ilusión".

Como Esperanza Bipolar es una iniciativa comunitaria, el propósito queda así:

"Juntos para descubrir tu ilusión".

A partir de este propósito, empezaré a desarrollar nuevas iniciativas. Si has conseguido alcanzar la remisión y te identificas con mi comentario, te invito a que escribas aquí tu experiencia. Si te da la sensación de que vas por un camino que te lleva en esta misma dirección, también tu comentario puede ayudar a otros.

Tu participación y tus ideas para desarrollar este propósito serán bienvenidas. 


domingo, 31 de marzo de 2019

los ratones coloraos



El otro día, mi madre me dijo que yo sabía más que los ratones coloraos. Me hizo gracia la expresión en su boca porque nunca se la había oído y me sorprendió. Nunca me sentí el más listo, pero reconozco que ahora me siento menos tonto. He aprendido cosas a los 50 que muchos ya saben a los 20.

De joven, yo era una persona muy inocente. Años después me dediqué tanto a aprender sobre cómo funciona nuestro mecanismo que perdí la inocencia. Somos más previsibles que un niño y más simples que un bebé. Todos nos parecemos mucho pero nos vemos muy diferentes a los demás. Me refiero a las emociones que sentimos, cuándo las sentimos y qué nos las provocan. Lo que puede variar mucho es la intensidad de una emoción de unas personas a otras. También la duración de un sentimiento o un estado de ánimo.

Yo antes, cuando me enfadaba, me duraba el morro torcido días. Después de trabajármelo, ahora ni un minuto. Antes, cuando algo no me salía, me frustraba bastante. Ahora me lo tomo como un juego de azar en el que tiro los dados. Tirar los dados es importante y que giren a tu favor más todavía.

Antes, cuando alguien me trataba mal, me sentía mal y me callaba. Ahora me cuesta callarme cuando me siento mal y cuando me siento bien.

A veces, ver lo que los demás no ven es un grave problema.  Pensaba en solucionar problemas ajenos y se me hacía bola cuando no me hacían caso. Ahora, pongo un grano de arena y otro poco de mí y espero tranquilamente. 

Algunas veces, lo que veo a mi vuelta es toda una playa. Con sol, sombrillas y chiringuito.


sábado, 23 de marzo de 2019

recuperar placeres con trastorno bipolar




Me encanta escuchar música, y no hay un solo día que no la escuche. Mientras me ducho, en el coche o andando por la calle con unos auriculares. A los catorce años descubrí el placer de poner un disco y, casi con cincuenta, mi mujer me regaló un tocadiscos. Compro discos de segunda mano en los mercadillos y disfruto de los discos que escuchaba cuando era un chaval.

El cerebro es tonto. Lo que le gustaba mucho hace mucho tiempo es difícil que le deje de gustar. El bocadillo de chocolate, los videojuegos o el tabaco. Todo lo que no es tóxico o se convierte en demasiado adictivo hace la vida más placentera y sienta bien al cuerpo. Para salir de las depresiones y no volver a sufrirlas, me enganché a los placeres de la vida. Me dejé llevar y de esta manera fui construyendo nuevas rutinas. 

Echando la vista atrás me cuesta pensar en cosas que haya hecho "por obligación". Ahora empiezo a sentir que hago cosas que "tengo" que hacer porque son importantes para mí. He ido sumando nuevos placeres a otros placeres del pasado y el resultado es todo un placer.  Hago todos los días cosas que me gusta mucho hacer. 

El placer parece que está mal visto. No sé a quién se le habrá ocurrido expandir la idea de que una vida placentera es una vida desperdiciada. Me imagino que habrá sido a alguien que no la ha probado.  Si no, no me lo explico. Te escribo, como siempre, con mis mejores deseos.

lunes, 11 de marzo de 2019

algo que me está costando y sigo insistiendo



Sigo insistiendo para dar fuerza a Esperanza Bipolar en Internet. Me da la sensación de que es difícil que las personas con trastorno bipolar se abran a los demás. No me extraña mucho porque suele ser difícil para todo el mundo. Cuando yo sufría la enfermedad, tampoco podía abrirme. Cuando empecé a abrirme, empecé a dejar de sufrir.

Esperanza Bipolar es una iniciativa que junta personas diagnosticadas con trastorno bipolar.


¿Para qué? 

Para lo que cada uno quiera o necesite. Lo importante es que después de diez años, me he dado cuenta de que, para muchos, eso es más útil y eficaz que los fármacos o la terapia.


¿Cómo estoy tan seguro?

Después de escuchar a amigos frases del tipo:


"A mí lo que me ha ayudado es esto, ni las pastillas ni los psiquiatras"

o

"Si yo hubiera conocido esto antes, no hubiera sufrido tanto"

o

"Es un recurso más, pero mucho más que un recurso"

o

"No sabéis la suerte que tenéis"  -a una persona vino a dos reuniones porque vivía lejos.


Cuando empecé, nunca pensé que podía ser algo tan potente y con resultados tan espectaculares.

En 2019, dos personas diagnosticadas con la enfermedad pueden conocerse en persona o a través de Internet. O conocerse por Internet para luego conocerse en persona. Hay personas que tienen asociaciones cerca, otras no. Esperanza Bipolar va a permitir que personas se conozcan entre ellas con una única condición: que quieran.

Todo se hace de manera voluntaria y gratis. Si quieres formar parte o colaborar, deja aquí tu comentario. Sólo necesitas tener un poco de tiempo y no tener miedo. Lo primero es más fácil que lo segundo. Desde que perdí el miedo, disfruto de la vida como nunca.

domingo, 3 de marzo de 2019

dejar hacer a los demás



Esta semana me he dado cuenta de lo útil que es dejar hacer a los demás. Últimamente he pasado por varias situaciones que me hacen sentir muy bien porque antes habría reaccionado de una forma muy diferente y el resultado habría sido mucho peor.

Cuando algo importante estaba en juego, solía dejarme llevar y la cosa acababa mal. O sentía estrés o me incendiaba por dentro si las cosas no salían como yo esperaba o necesitaba que salieran. Tomarme mi tiempo, pensar antes de hacer, y estar bien atento es muy importante porque el trastorno bipolar en algunas personas también implica una falta de autocontrol. Yo antes me descontrolaba a veces, ahora ya no.

He ganado este último año mucha tranquilidad y gran parte viene de ahí. Como dice mi amigo José, ¡¡¡AMAR ES DEJAR SER!!!, y como digo yo, "Respetar es dejar hacer".

En las redes sociales y los medios de comunicacion, muchos expertos se dedican a alertarnos de los riesgos. Es cojonudo, la mayoría dicen lo que no te conviene hacer, pero pocos te dicen lo que te conviene hacer. La mayoría te dicen lo que casi todo el mundo dice. Ese tipo de expertos me convence poco. Eso me convierte en una persona no experta.

A mí lo que me gusta es escribir sobre lo que te conviene hacer si estás diagnosticado con trastorno bipolar. La única garantía que puedo ofrecer es que a mí me ha ayudado a alcanzar la remisión. No sé si es suficiente, pero es todo lo que puedo hacer.

lunes, 18 de febrero de 2019

el cuerpo me pide marcha


La semana pasada el cuerpo me pedía marcha. Se lo comenté a mi amigo José porque me sentía incómodo. Con la serenidad de Kung-Fu me dio uno de sus sabios consejos. El año pasado ha sido muy importante para mí porque he aprendido a no estresarme. Hasta ahora nunca lo había sentido como lo siento ahora. Con trastorno bipolar, me da la sensación de que es algo tan difícil como importante.

Ahora tengo en mente varias cosas para empezar que tienen que ver con el trastorno bipolar. Comencé con la comunidad Esperanza Bipolar en Facebook que ya reúne a casi dos mil personas de habla hispana, y ahora me quiero enfocar en nuevas iniciativas. Ya te contaré en qué consisten y para que sepas cómo van. Estoy buscando personas diagnosticadas con trastorno bipolar que tengan tiempo y ganas de ayudar a otras personas con la enfermedad que todavía no se sienten bien. Si es tu caso, deja tu comentario aquí y contactaré contigo.

Una de las cosas con las que tengo que hacer a veces equilibrios es con dos necesidades personales contrapuestas. Necesito estar intelectualmente bastante activo y, a la vez, necesito tranquilidad y tiempo para descansar. Tengo calidad de vida a pesar de tener dolor crónico, y todavía puedo hacer cosas útiles para los demás. Es posible que esté en uno de los mejores momentos de mi vida y voy a aprovecharlo. Aunque es posible que me mantenga con fuerzas a pesar de cumplir años,  52 no son 25, y nunca sabes lo que te puede pasar. Así que ahí voy. A por "casi todas" :))


martes, 12 de febrero de 2019

a mi aire y sin descontrolarme




Las personas necesitamos vivir bastante a nuestro aire. Estés diagnosticado con trastorno bipolar o no, todos necesitamos nuestro espacio. Aunque parece fácil, muchas veces no lo es tanto.

Si sabes lo que sientes, y eres capaz de tener un margen de control sobre lo que sientes, te resultará mucho más fácil. Yo ahora no necesito controlarme porque ya lo he integrado en mi vida, pero sí he tenido que aprender cosas para evitar descontrolarme en situaciones difíciles. Lo que se conoce como inteligencia emocional es vital para alcanzar la remisión del trastorno bipolar. 

A veces, perdía la cabeza con mi mujer o con mis hijos. Eso era antes. También con situaciones que sucedían en mi familia y me afectaban. Ahora ya no. He alcanzado un punto zen en el que me importan las cosas pero no me hacen daño. Y cada vez doy menos importancia a lo que sé que no depende de mí, o lo que intuyo que es pasajero. Así es mucho más fácil estar tranquilo y vivir a mi aire.

Con trastorno bipolar, vivir a tu aire es necesario. Que nadie se entrometa en tu vida no es fácil, que no te entrometas tú en la vida de nadie, también. Si todos fuésemos capaces de hacer esto, el mundo sería multicolor.

Yo, mi, me, conmigo. Y con los demás.

viernes, 1 de febrero de 2019

cómo acabé con alguna pequeña o gran obsesión



Un comentario en las redes sociales me ha sugerido el comentario de esta semana. Me siento más tranquilo que nunca porque no me obsesiono con nada. En mi vida estuve obsesionado más de una vez y aprovecharé mis recuerdos para explicártelo.

Hace veinte años estaba obsesionado con mi trabajo. Me sentí más de una vez en un callejón sin salida y aquello me llevaba a la obsesión. Obsesión rima con depresión y, a veces, acaba en depresión. La depresión bipolar tiene mucho que ver con esa dinámica tan difícil de cortar. Si te encuentras en un callejón sin salida, sal de él. No importa cómo lo hagas, pero sal. 

Años después encontré mucho placer en el hecho de aprender. Dediqué más de diez años de mi vida, sobre todo, a aprender. Algo puede convertirse en una obsesión enfermiza llamada también adicción. El trastorno bipolar y las adicciones tienen mucho que ver. Ahora que he dejado de sentir la necesidad de aprender me siento como nunca. He alcanzado una paz que me acompaña donde voy. Si intuyes que dependes demasiado de algo ten mucho cuidado. Se puede cuajar algo bueno o algo muy malo. El tiempo te responderá y sentirás si se trata de algo que te hace bien o que te empieza a hacer mal.

Hace poco tiempo, algunas circunstancias me obligaron a empezar a pensar más de la cuenta en si debía tomar una decisión o no. Un pensamiento comenzó a convertirse en obsesivo. Me replanteé la cuestión y lo enterré. Decidí no hacer nada y mi tranquilidad regresó de golpe.

Hoy he dado un paseo en bicicleta aprovechando que no llovía. Me encanta la bici, y mucho más desde que tengo algunas limitaciones para pasear. Ayer José recuperó las fotografías de mi familia de mi disco duro dañado y cenamos juntos un plato de queso. Gracias, José. Te lo agradezco infinito y cada día estoy más en deuda contigo. Una deuda que acepto con mucho placer.

lunes, 21 de enero de 2019

mi última visita el médico



Hace poco he estado visitando a mi médico. Siempre es un placer hablar con él y le encanta enseñarme cosas importantes. Es como un libro abierto.

Ya han pasado muchos años desde que me ofrecí para ayudarle en su equipo de investigación. Mi interés sobre el trastorno bipolar viene de muy lejos. Supongo que por este motivo, y otros más importantes, he llegado tan lejos. En aquel momento, él no aceptó mi propuesta. Poco después, mi regalo fue contarle de qué parte del cerebro yo intuía que se empezaba a gestar la enfermedad. Creo que se sorprendió bastante. Además de psiquiatra es neurólogo.

Con mi psicóloga hice algo parecido. Traduje la enfermedad en términos más "psicológicos" y la hice pensar.  Me parece que eso quiere decir que también la sorprendí. Siete años después sé mucho más sobre el trastorno bipolar. He llegado a un punto en que apenas ya me interesa la enfermedad desde un punto de vista intelectual. Para una persona como yo, eso significa mucho. Llegué donde quería llegar.

Le comenté a mi médico que me parecía que, de alguna manera, estaba desperdiciando su valioso tiempo. Desde hace no tanto tiempo, me he dado cuenta de algo: sería una pena que otra persona que esté sufriendo no aproveche su saber hacer. Como me dijo que me gusta verme, continuaré con mis dos visitas al año. No me importa, son siempre muy agradables.

sábado, 5 de enero de 2019

dificultades del año que empieza



Este año 2019 que comienza se me presenta con algunas dificultades, aunque ninguna tenga que ver con el trastorno bipolar. A pesar de que el año pasado no fue del todo bueno, mi balance es bastante positivo. Si algo he aprendido en los últimos años es que, a veces, merece la pena "la pena". Lo difícil siempre es saber dónde está el límite.

Ya no escribo aquí sobre mis problemas personales por preservar la intimidad de las personas que quiero. Supongo que antes lo hacía para desahogarme. Otras veces también soy consciente de haberlo hecho para enseñar algo a través de mi vida. Ahora que ya no necesito desahogarme, me siento mucho más tranquilo. Tengo varios amigos de confianza que me ayudan cuando tengo problemas. Algunos saben escuchar, y otros me ayudan de otras maneras. Ayer mi amigo Jose utilizó su inteligencia, que es mucha, para echarme una mano. Y además sabe escuchar, una auténtica rareza.

La foto corresponde a un seto del jardín en el que me casé hace siete años. El tiempo pasa a su ritmo. Como tengo dolor crónico, la sensación de que el tiempo vuela no es la misma para mí. Sin embargo, pasa bastante rápido y cada vez más. Es una buena señal porque significa que cada día me siento mejor.