jueves, 18 de octubre de 2018

endurecerse



Cuando vi este cañón, pensé que quizás yo habría corrido menos riesgos si hubiera sido hijo del hombre bala. Es una broma, vamos a lo serio.

Hace años, un amigo me dijo que no me endureciera. Sabía que la tragedia que me tocó vivir podía provocar ese efecto. Sí que me endurecí, pero no me convertí en una piedra. En los últimos años he tenido que hacer un esfuerzo para volver a sentir por los demás. No me avergüenza decirlo, aquí no maquillo nunca lo que pienso y siento.

Cuando te endureces, las personas cercanas a ti dejan de tratarte igual. El frío se combate con más frío y todos acaban congelados. Quizás darle la vuelta no sea tan fácil como me parece ahora. Lo más importante es que me siento mucho más tranquilo que antes. 

Estando tranquilo, se siente más por los demás y mejor. Así que la prioridad es buscar la manera de estar tranquilo o tranquila, cueste lo que cueste. Si llegar a este punto a cualquier persona le llevara veinte años de su vida, el mundo estaría mucho peor. Puede que yo haya dado muchas más vueltas de las necesarias. Aunque así sea, me siento satisfecho.

martes, 9 de octubre de 2018

mi último cambio más importante



Este mes he sentido algo que me da mucha más seguridad y tranquilidad. Duermo mucho mejor que antes, me siento muy tranquilo, y soy capaz de hacer más cosas durante el día. Ahora ya no me estreso por nada, y espero poder seguir así mucho tiempo.

Si para alcanzar la remisión del trastorno bipolar es necesario aprender tanto como he tenido que aprender, yo no lo sé. Quizás yo haya dado más vueltas de las necesarias pero me siento muy satisfecho del resultado. Ahora tengo una perspectiva mucho más amplia que me permite hacer lo que hago mucho mejor. Ya llevo siete años con Esperanza Bipolar y he conocido alrededor de cincuenta personas en este tiempo. Entre ellas, tengo muy buenos amigos.

Tuve que intelectualizar mucho mi vida para dejar de sufrir, quizás más de la cuenta. Ahora he dejado  de pensar y me dedico a disfrutar de la vida todo lo que puedo. Estoy casi seguro de que esto es posible gracias a todo lo aprendido. Hubo una época en que me pasé sobrepensando, y sufrí estrés por ello. Ahora ya no siento limitaciones de ningún tipo, cuando hacer dos años sí las sentía. No creo recordar otro momento de mi vida en que me haya sentido mejor.

Como ahora dispongo de un poco más de tiempo he empezado a hacer cosas nuevas en Internet. Físicamente estoy haciendo cosas que antes no podía. Ahora me estoy dedicando a poner en contacto a personas a través de chats para que conversen entre ellas. Sé que no es lo mismo que hacerlo en persona, pero tiene sus ventajas. Hay quien no tiene una asociación cerca, o prefiere el anonimato de la red. Se están formando nuevos grupos en Facebook. Si quieres formar parte, deja aquí tu comentario y te agrego.