lunes, 24 de septiembre de 2018

aprender a decir no



Esta semana he dicho "no" a una propuesta de mi padre y estoy convencido de haber tomado una buena decisión para mí. Lo hice con tranquilidad y tuve una respuesta que no me sorprendió demasiado. Mi padre ha aprendido a "perder" a partir de los ochenta años. Una verdadera lástima que no lo hiciera antes. Ahora sé por qué hace las cosas y eso me ayuda a no hacerme daño. Antes confundía sus motivos y eso me hacía mucho más daño.

Con dieciocho años no le dije "no" a mi padre y arrastré el error durante veinte años. Sé que ese no es el único motivo de mis muchos problemas de salud durante mi etapa como ingeniero, pero estoy seguro de que me perjudicó mucho no haberme negado a sus deseos. Mis deseos no eran sus deseos.

El problema de no aprender a decir no es el siguiente. Si tienes un satélite en tu vida que saca algún beneficio de tu miedo, tu ingenuidad o tu respeto hacia los demás, eres una víctima propicia para todo tipo de abusos. El trastorno bipolar dicen que es genético, heredable y blablabla, pero nadie conoce el futuro que podía haber tenido una persona con un pasado diferente. Ni el mejor de los psiquiatras, ni el más eminente científico. Yo he unido muchos puntos hacia atrás, pero mi recuperación de la enfermedad tiene más que ver con mi capacidad de unir ahora los puntos hacia adelante mucho mejor que antes.

Si aprendes a ver el final de la película, antes de que acabe mal, habrás ganado mil puntos en la dirección de la remisión. Será más difícil que vuelvas a sufrir los síntomas, que los demás te vuelvan loco y que alguien se aproveche de ti. Desarrollar esta inteligencia me ha llevado veinte años y veinte heridas. 

Aprender a no repetir la misma película es una cosa más difícil de lo que parece a simple vista. Conozco muchas personas que repiten una y otra vez los mismos patrones de conducta. Sufren mucho, pero no aprenden. Yo viví y sufrí así durante mucho tiempo. Hasta que me di cuenta y aprendí a aprender de una manera diferente.

Si sabes lo que sientes habrás dado un paso de gigante. Si descubres qué hacer con lo que sientes para sentirte mejor, diez pasos de gigante. La depresión se puede evitar con la misma forma de aprendizaje. Construirse un futuro nuevo se inicia siempre con un futuro mental posible. A eso se le llama vulgarmente imaginación. Hay que aprender a probar distintas cosas cuando nada parece funcionar. A eso se le llama creatividad básica. 

Ya no sufro, ahora disfruto. Y esto parece una relación estable.

domingo, 9 de septiembre de 2018

agarrar el volante



El trastorno bipolar es pasado para mí. He tenido que cambiar mucho para poder decir esto con toda la tranquilidad del mundo. Me voy dando cuenta de los detalles más importantes que me llevan a esta conclusión. No soy una persona que me guste agarrar el volante de los demás, pero he tenido que hacerlo.

Mi situación familiar, para una persona como yo, era de dificultad grado 10. Muchos hubieran perdido la cabeza en una situación parecida,  y yo ya no. Gracias a todo lo que he aprendido en los últimos años, ya no hay situación emocional que me haga perder el control. No soy invulnerable, pero soy menos vulnerabable que la mayoría de personas que conozco. Quizás haya tenido que llegar a este casi extremo para tener una buena vida. El premio ha merecido la pena.

Si tienes trastorno bipolar, la regulación emocional es una de las partes más difíciles de aprender. Si tuviera que compararlo con algo, es como caerse y levantarse después de cada caída. Después, pensar en cómo te has caído, dónde te has caído, con quién te has caído y por qué te has caído. Si te cuesta pensar, busca un buen motivo para hacerlo. Yo los tenía. 

Mis dos buenos motivos eran dejar de sentirme mal, y dejar de sufrir los síntomas del trastorno bipolar: mi prioridad. Al final, lo he logrado. Cuando me siento mal, me dura minutos el calentón. Estos días he dormido casi bien a pesar del dolor. Hace tres años, en las mismas circunstancias hubiera sido imposible. Una gran señal de mi estabilidad emocional. Eso no significa que no pase malos ratos, eso significa que la sensación de fondo es de felicidad.

Si quieres deja un comentario aquí para explicar tu proceso. Tu comentario puede servir a muchos.