miércoles, 27 de junio de 2018

estudio sobre la inteligencia y el trastorno bipolar


En la red circulan muchos enlaces donde se nombran algunas personas famosas diagnosticadas con trastorno bipolar que llegaron a destacar en el campo de las artes, la política o los negocios. Suelen dar mucho que hablar, aunque a mí no me interesa demasiado el tema. Como mucho, me puede picar la curiosidad por saber qué hicieron en sus vidas. 

En este enlace sobre la relación entre inteligencia y trastorno bipolar puedes ver el resumen de un estudio científico no muy reciente pero con una muestra muy amplia. Hace tiempo leí el estudio por encima y el resumen es que las personas diagnosticadas o tienen un coeficiente de inteligencia muy elevado, o lo tienen por debajo de la media. Vamos, que estamos en los extremos del rango. 

Comprendo varios motivos que pueden llevar a esta situación. Si el deterioro es grande, la inteligencia se ve mermada porque depende en gran parte de la atención y la memoria. Yo estuve muy deteriorado y me llevó un tiempo recuperarme. Si no hubiera cambiado de actividad, nunca habría logrado recuperar mi capacidad. 

Todo lo que he ganado desde entonces es gracias a lo que me dedico. Estar mentalmente ocupado es la mejor gimnasia para el cerebro. Además de una vacuna eficaz contra la depresión. Leer es una de las cosas que más me gusta hacer y leo cerca de dos horas todos los días. Un libro, el periódico e información científica sobre el trastorno bipolar.

viernes, 22 de junio de 2018

fiesta de verano



Mañana inauguro el verano con una comida en casa donde voy a cocinar para cuatro amigos. Mis amigos están diagnosticados también con trastorno bipolar y lo pasaremos bien. Encuentro en mis amigos algo original que me atrae. Y no es la bipolaridad, sino su diferencia. 

Es la segunda fiesta del año, y a partir de ahora he decidido celebrar las cuatro estaciones del año. He sido un ratón de biblioteca y un hombre volcado en la bipolaridad durante ocho años. Ya llegó la hora de jubilarme del aprendizaje para hacer de Esperanza Bipolar algo más grande. Aunque no he conseguido todavía que llegue a otras ciudades, mi amigo Juanma es posible que comience pronto en Vitoria.

Como he perdido el miedo a muchas cosas, me siento más libre de hacer más cosas. Hace dos años no me hubiera atrevido. Perder algunos miedos con trastorno bipolar es casi misión imposible. Yo lo he conseguido y sé cómo lo he conseguido. Dejé de hacer cosas como las hacía antes porque me perjudicaban mucho y me provocaban estrés. Ahora las hago de otra manera y estoy diciendo sí a muchas iniciativas que me ilusionan y tienen que ver con Esperanza Bipolar. 

Te recomiendo que leas mis dos libros. Tienen muchas pistas que te pueden servir de apoyo. El otro día una mujer dijo en redes sociales que mi primer libro le había cambiado la vida. No sé por qué pero escuché la canción "Changes" de Bowie dentro de mi :))

domingo, 17 de junio de 2018

salud comunitaria en grupos de personas diagnosticadas con trastorno bipolar


Varias veces me he ofrecido a través de las redes sociales a apoyar a las personas que quieran poner en marcha un grupo en su ciudad. Mi experiencia de los últimos años me dice que la mejor manera consiste en reunir a las personas sin profesionales de la salud presentes. Restar para multiplicar es contraintuitivo pero funciona. Muchas veces me pregunto qué pensarán los psiquiatras de algunos al ver lo rápido que mejoran. Algunos pensarán que por fin han acertado con la medicación, conclusión rápida del psiquiatra de turno.

Antes me enfadaba mucho ver que yo podía lograr con unas sillas en dos años lo que ellos no habían logrado en treinta. Luego me di cuenta de que los resultados son llamativos porque lo que hacemos no se puede hacer de ninguna otra manera. Personas que llevaban casi toda su vida sufriendo empiezan a recuperarse. Tanto que muchos dejan de venir. También llegué a pensar que los resultados dependían mucho de mí. Algunos también regresan al hospital y lo siento. Muchos dejan de sufrir los síntomas y les reducen la medicación. Aunque es algo que nunca sabré, intuyo que la mayoría de lo que se consigue se produce de forma espontánea y no requiere grandes conocimientos. Mi valor añadido es la experiencia y el conocimiento, aunque cuento con otras cualidades que me permiten hacer las cosas de una determinada manera.

Si te interesa hacer algo parecido a lo que yo hago, tienes aquí un enlace muy interesante sobre salud comunitaria. Si quieres contactar conmigo, te cuento mi manera y luego tú coges lo que quieras. Es otra forma que se me ocurre de que se beneficien más personas de una manera de hacer las cosas. Mis libros es la otra.

miércoles, 13 de junio de 2018

autoestima bipolar



Este va a ser mi primer comentario con varios detalles sobre un tema concreto: la autoestima. Una palabra que da mucho que hablar y que hoy relacionaré con mi experiencia.

Quererte no es necesario. No odiarte sí. Querer a los demás es conveniente, odiar a los demás es poco saludable. Cuando sufría los síntomas del trastorno bipolar mi autoestima era muy baja. Llegué al extremo de sentirme un inútil y acabé deprimido más de una vez por este motivo.

Tú tienes tus propias motivaciones y necesidades para quererte. También para dejar de gustarte. Una definición de una sana autoestima es gustarse a uno mismo. Yo, en general, he llegado al punto de gustarme lo suficiente, aunque tenga mis basuritas. Intento sacarlas al contenedor para no volver a verlas, pero no siempre lo consigo.

La pregunta más importante que puedes hacerte para descubrir cómo mejorar tu autoestima es la siguiente: ¿Qué consideras muy importante en tu vida? O ¿de qué no puedes prescindir porque lo necesitas como el aire que respiras? Escríbelo en una hoja.

Luego responde a la siguiente pregunta ¿Lo tienes? Si la respuesta es no, ve a por ello. Si tienes lo que necesitas es muy probable que no tengas problemas de autoestima. Si te falta algo que necesitas, es muy probable que lo que te falta dañe tu autoestima. 

Mi autoestima dependía en exceso de los logros. Si no lograba algo, me sentía frustrado. Si me frustraba muchas veces, me sentía un fracasado. Si acababa por no ver ningún futuro me sentía deprimido. Sufrí la depresión por este motivo dos veces. Sufrí otras depresiones también por otros motivos. 

Ahora me siento muy bien por mil motivos. Los logros son un motivo importante. Sé que no es lo más sano del mundo, pero yo los necesito. Siempre los necesité. Lo que te hace sufrir, puede ser también lo que te haga sentirte bien si lo alcanzas. Es una apuesta que no siempre es ganadora. Por eso te recomiendo que lo valores bien antes de arriesgar tu salud a una carta. 

Tu autoestima puede depender de muchas cosas, y no sólo de una. Es mucho mejor que sea así. Aprobar un examen, sentirte querida o sentirte útil. Sentirte capaz, sentirte feliz o sentirte valioso. Todo vale y todo suma. Siempre y cuando aprendas a que no te reste demasiado. 

Para mejorar mi autoestima tuve que cambiar de entorno. Encontré en otro muy diferente al que estaba la posibilidad de lograr. La búsqueda de mi salud fue donde enfoqué siempre mi atención. Al mismo tiempo me enfoqué en la enfermedad y en la escritura de mis dos primeros libros. La asociación Esperanza Bipolar me hizo aprender muchas cosas que me han ayudado como persona.

Todo lo que hago en la red complementa mi vida de una manera muy estimulante. Mi autoestima ya no sé si depende de todo ello. Me temo que no y eso me da una gran tranquilidad. 

domingo, 10 de junio de 2018

otros blogs sobre el trastorno bipolar




La semana pasada me encontré una sorpresa buscando otra cosa. Nueve blogs y éste fueron elegidos por la web de MyTherapy como representativos de distintas experiencias con el trastorno bipolar. 

Las aplicaciones móviles no van a suponer un gran avance en el bienestar, aunque a algunas personas pueda servirles. La salud está muy alejada del uso de un teléfono. Supongo que la ciencia tiene un interés especial por la información de los registros recogidos de una forma tan cómoda. Fármacos y tecnología han sido elegidos para formar parte de un futuro médico menos humano. 

Yo soy más de papel y bolígrafo y mi registro cada vez está más vacío. Ningún síntoma y sólo reacciones que me gustaría no tener y todavía tengo esporádicamente. De todas formas no cedo. Nunca he aceptado "nada" como propio de la enfermedad e inamovible. Para mí la enfermedad no es "así" ni de ninguna otra manera. La enfermedad son síntomas y yo ya no los sufro. Aquí tienes el enlace a la web que te conduce a los distintos blogs. Sergio Saldaña ha publicado su segundo libro y puedes encontrarlo también en esta dirección. Viva los libros :))






jueves, 7 de junio de 2018

el gorila vive




Esta tarde mi amiga Maite me ha recordado un comentario que escribí hace un tiempo. Esta semana mi gorila ha vuelto a la carga. Hice llorar a mi mujer y esta vez yo también salí bastante herido. Nunca antes me había sentido así. Sentí tristeza, rabia e impotencia. Menos mal que mis buenos amigos me han ayudado a recuperarme.

Mi asignatura pendiente todavía se me resiste. En este año he tenido dos manchas negras que me gustaría que no se repitieran. Sé que tengo siempre motivos para acabar explotando y que seguramente sea muy difícil que deje de hacerlo. De todas formas, seguiré intentándolo. Pasé de ser una persona muy sumisa y que tragaba demasiado a perder el control cuando se me desborda el vaso. 

Dar la importancia que corresponde a cada problema no es nada fácil. Yo he aprendido a soportar cosas que dolerían mucho a cualquiera y, sin embargo, puedo perder la cabeza por un gesto, un tono de voz o unas palabras repetidas demasiadas veces. Aceptar a los demás como son es una de las cosas más difíciles de hacer. Yo he aprendido a aceptar a casi todo el mundo como es, pero todavía hay cosas que no soporto. Por lo menos, sé cómo reparar el daño si creo que me corresponde. Aunque sé que nunca se repara del todo. Y lo siento.

lunes, 4 de junio de 2018

un gramo de locura



Hoy voy a la radio. Un periodista que aprecio va a realizarme una pequeña entrevista para su programa "Un gramo de locura" en Radio Nacional de España. José Manuel Cámara contactó conmigo cuando publiqué mi primer libro, pero no era mi momento. Hace tres años tenía algunas limitaciones que me impedían hacer algunas cosas aunque me hubiera gustado hacerlas. Ahora ya puedo hacerlas.

Voy a aprovechar este comentario para hablarte de cosas importantes si estás diagnosticado con trastorno bipolar. Mi actitud en los últimos años siempre ha sido la misma. Hacer en cada momento lo que podía hacer sin miedo. Cuando aparecía el miedo, el estrés o la inquietud, decía no. Pasé por varios momentos de estrés intenso. También tuve sensaciones que me llevaron a replantearme las cosas más de una vez. Paré para descansar y volver a sentirme bien. Lo que me ha ayudado también ha sido no pensar que no podría hacer algo en el futuro. Siempre he estado abierto a las posibilidades.

Hace años sentía que no avanzaba. Ahora siento que avanzo. A veces mucho, a veces poco, y a veces no me preocupo en si avanzo o no. De esta forma me he sentido cada día mejor. Aunque ahora ya es difícil que mis sensaciones sean todvía más positivas.