lunes, 29 de febrero de 2016

adios ansiedad





Y con la ansiedad se van muchos males. Hoy quiero contarte que la ansiedad no ha vuelto a visitarme desde hace mucho tiempo. Aunque la última vez que lo hizo, fui capaz de frenarla en un día, no volver a sentirla me hace sentir especialmente bien. 

La ansiedad viene de la presión que el entorno ejerce sobre nosotros a la altura de la cabeza. Del piso de arriba baja al sistema nervioso en un viaje descendente y se aloja en él como un huésped indeseable. El sistema simpático no tiene nada de simpático. Te hace sentir peor que unas alubias en verano. Tiene su origen en el miedo, el exceso y la presión. Lo que para ti es estresante para mi no lo es, y al revés. En mi vida ya no hay miedo, presión ni excesos. Quizás la ansiedad desaparezca cuando has acabado con estos tres enemigos de la salud. Hoy he leído que la ansiedad es buena para lograr objetivos. Espero que no sea un mensaje dirigido por las empresas farmacéuticas y que la sociedad no trague estos anzuelos que se clavan en la garganta.

Este año ha comenzado muy bien y tengo la sensación de que el comienzo dice mucho de lo que está por venir, aunque las desgracias pueden visitar a uno en cualquier época del año. La nieve es un placer que algunos podemos disfrutar en invierno. Yo lo hice hace tiempo y todavía guardo el agradable recuerdo :))

miércoles, 24 de febrero de 2016

cabreo




No sé si el inconsciente juega malas pasadas o uno revienta cuando ha escuchado mucha porquería. 

En las reuniones de grupo de Esperanza Bipolar he aprendido a no saltar con cada comentario que me duele, como si el psiquiatra de turno estuviera perjudicando mi salud y no la del paciente que habla con su voz. Lo he logrado para centrarme en lo que creo que puede ser útil para todos. Hace tiempo me di cuenta de que la forma en que tratan algunos psiquiatras a sus pacientes es de juzgado de guardia. Como yo no soy abogado ni juez, espero aprender a convivir con los psiquiatras. No quiero perder la salud.

La semana pasada tuve una conversación con una persona que quizás venga a colaborar a la asociación. Aunque se sorprendió no se inmutó con el cabreo que tuve hablando con ella al explicarle mi experiencia de los últimos ocho años. Muchos psiquiatras no se enteran y eso sencillamente me cabrea. También yo  me sorprendí de mi propia reacción porque se produjo en un click. 

Tendré que saltar sobre una pelota de goma como mi hijo Roberto para no acumular estrés. Si pudiera, lo intentaría. Bueno, no. No me atrevería :))


martes, 16 de febrero de 2016

futuro




Antes tenía la sensación de que mi futuro no iba a ser muy diferente de mi presente. El problema es que, con trastorno bipolar, mi presente era como una sopa sosa y no sabía cómo mejorarlo. Esporádicamente, un atracón de sensaciones placenteras llamado manía. Ahora tengo la sensación de que mi futuro no va a ser muy diferente de mi presente. La suerte es que ahora mi presente es rico-rico y no sé cómo mejorarlo.

Aunque pensar en el futuro es lo menos útil que podemos hacer con nuestro tiempo, yo suelo hacerlo a menudo. Se ve que no debo dar mucha importancia a la utilidad en mi vida últimamente. Sé lo que voy a hacer en los próximos doce años porque me ha costado cuarenta años descubrirlo. Me siento muy afortunado porque podía haber seguido golpeando la piñata otros cuarenta sin que hubiera caído ningún caramelo. Ahora que caen todos los días unos cuántos, me pregunto: 

-¿para qué voy a cambiar?

Hace tiempo que no cambio mucho lo que hago, aunque me ocupo de mejorar la manera en que lo hago. Añado algunas cosas y quito otras, cambio las prioridades o el tiempo que dedico a cada una de ellas para avanzar en las más importantes. La primera vez que vi algo claro proyectado a futuro fue hace más de diez años. Ahora sigo proyectando  a un futuro cercano y a un futuro lejano. Te lo recomiendo. Aunque el final de la película no se parezca mucho, es bueno que lo hagas :))


jueves, 11 de febrero de 2016

Yupi




Ayer me di cuenta que todavía hay quien vive en los mundos de Yupi en mi propia casa. Cuanto más comprendo, más absurdas me parecen las reacciones de los demás cuando se le funden los cables. Igual es que cada día comprendo, menos. Quién sabe. Veo a mi alrededor reacciones muy bipolares, por llamarlas de alguna manera. Y me surge una pregunta:

-¿quién es más bipolar? ¿al que se le funden los cables primero o al que le saltan chispas después?


No es ninguna adivinanza, son cosas que se me ocurren después de una maravillosa noche de convivencia de pareja con dos hijos adolescentes. Y más preguntas:

-¿es normal que cuanto más descansa una persona, más se irrite?

La última, lo prometo:

-¿la paciencia es un don o una desgracia?

Si hay algún neurocientífico o psiquiatra que me lee, por favor, que no conteste a las preguntas. Te invito a que tú te contestes. Hoy yo ya me las he respondido, y aunque esté equivocado no quiero saberlo. Si eres joven y no conoces los mundos de Yupi, googléalo. Yo voy a hacerlo a ver si me relajo un poco más :))


viernes, 5 de febrero de 2016

¿quieres jugar?




Hace tiempo que tenía intención de escribir este post. Ha llegado el momento de empezar a compartir más cosas en este blog contigo. El año pasado diseñé para la asociación Esperanza Bipolar un taller de escritura llamado "descubrir escribiendo" que puedes ver en este enlace. Fue una experiencia bonita que me enseñó cosas nuevas sobre el trastorno bipolar. 

El juego consiste en escribir un texto con las palabras relacionadas en el orden que aparecen en la imagen. Si te gusta escribir puedes rellenar tres hojas. Si quieres, también puedes comprimirlo en tres frases, como hacen las personas inteligentes. Yo no, tiendo a enrollarme. Lo que se esconde detrás de todos los juegos que te iré proponiendo es largo para explicarlo aquí. Y aburrido, a menos que te interese la ciencia.

De aquí al verano, te presentaré todos los juegos para que hagas con ellos lo que quieras. Sólo con leer las palabras, ya habrás experimentado un pequeño cambio :))