miércoles, 28 de diciembre de 2016

por fin algo nuevo



Con la Navidad llegan buenas noticias. Algún médico ha bajado a la Tierra para contar lo evidente para recuperarse del trastorno bipolar. Sigo pensando que muchos psiquiatras no pueden hacer gran cosa por sus pacientes a juzgar por las estadísticas y comentarios como éste.

El doctor Vinacour dice que la persona tiene que hacerse cargo de su propio bienestar, Desde luego, nadie va a poder hacer por ella lo que ella no quiera hacer. También recomienda evitar riesgos y optimizar las condiciones para vivir bien. Algunos psiquiatras avanzan con sentido común. Aunque no habla del tratamiento farmacológico, supongo que no prescindirá de él con sus pacientes. Si quieres saber lo menos evidente, puedes encontrarlo en algunos comentarios de este blog.

En mi libro tienes los veintiún riesgos más importantes según mi experiencia y la de otras personas que he conocido. Los he recogido para que los conozcas, y si puedes llevarlos a tu vida, mejor para ti. Evitar riesgos está muy bien, pero algo hay que hacer con la vida además de evitar. Eso, para mi próximo libro que espero esté disponible el año que viene.

lunes, 19 de diciembre de 2016

¿lo anormal es normal?



Hay comentarios que me hacen saltar de la silla. Hace poco, una mujer decía en uno de ellos algo que me hizo crujir por dentro. Su psiquiatra decía que era normal que ella, después de una depresión, hiciera compras compulsivas.

Muchas veces me he preguntado cómo afecta el que algunos médicos consideren todo lo que hace una persona diagnosticada como algo normal. Ante lo normal, lo normal es la receta. Ante lo anormal, yo utilizaría otros recursos. La mayoría de los psiquiatras consideran que las cosas son como dicen los libros que son y aceptan que no se pueden cambiar. Si yo hiciera lo mismo en la asociación, todos seguirían igual y muchos habrían dejado de venir.

Muchos psiquiatras fracasan con sus pacientes por muchos motivos. Algunos hacen daño sin querer. Si no tuvieran tan claro aquello que tienen tan confuso, a sus pacientes les iría mucho mejor. Yo tuve un psiquiatra que me maltrató durante años. Me pregunto cuántas personas todavía seguirán sufriendo por este mismo motivo.

miércoles, 14 de diciembre de 2016

único




Los expertos en trastorno bipolar dicen que cada caso es único. Eso es decir lo mismo que no decir nada. Los neurocientíficos dicen que experiencias individuales distintas suponen cerebros distintos. Aplica a todos los cerebros. 

En realidad, puede que haya una pequeña trampa al afirmar que cada caso es único. Si alguien se recupera, no quiere decir gran cosa. Como el cerebro es plástico y hay neurogénesis, la recuperación es posible. Sin embargo, la ciencia sigue considerando los casos como anecdóticos. Se inventa una palabra, y asunto solucionado.

Lo que yo propongo tiene que ver con rasgos comunes. A nadie puede hacerle daño y a muchos les puede hacer mucho bien. Para encontrar los patrones hay que haber vivido la enfermedad, haber leído mucho sobre el cerebro, y haber escuchado las experiencias de muchas personas diagnosticadas. Yo he cumplido los tres requisitos. Por este motivo, tengo mi propia visión. 

jueves, 8 de diciembre de 2016

siete





Este número significa mucho para mí. En realidad, lo más importante de este año es el nuevo aprendizaje. Después de leer y pensar mucho, creo haber aprendido cómo no volver a sufrir un brote psicótico. Aunque nunca hay certezas, he sacado mucho jugo de la experiencia que viví en Abril.

Celebramos el cumpleaños de un buen amigo y aproveché su compañía para celebrar también mis siete años feliz. Vinieron a nuestra casa convirtiendo la tarde en algo inolvidable. La asociación me ha regalado buenos amigos que todavía tengo la suerte de mantener. Quiero disfrutar y compartir mi buena suerte con ellos lo que me quede de vida. 

Se acerca la Navidad. Este año voy a hacer muchos regalos, como me gustaba hacer cuando tenía veinte años. Volver a sentirme como me sentía antes es un verdadero lujo. Lo único positivo del trastorno bipolar es no volver a padecerlo ni sufrirlo.

miércoles, 30 de noviembre de 2016

sorpresa agradable



Esta semana una mujer ha dejado un comentario en las redes sociales que me ha hecho mucha ilusión. Dice que lleva leyendo el blog desde el año 2010 y ha llovido mucho desde entonces. Al principio, no podía rescatar lo valioso de lo que leía porque no se sentía bien y estaba tomando medicamento psiquiátrico. 

Ahora sólo toma vitaminas y cuida mucho su alimentación y las horas de descanso. Aprendió a monitorear sus emociones y su mente aprendió a desconectarse, a detener todo pensamiento negativo. Escribir en este blog durante tanto tiempo me devuelve esta sorpresa agradable. Como suelo comentar en Esperanza Bipolar, yo hago lo que puedo y ellos hacen el resto. 

También he leído un comentario de una persona bipolar que piensa que hablar desde la experiencia personal es hacer apología del abandono del tratamiento médico. Malinterpreta las palabras de los demás. Yo no seré quien diga si alguien puede hacerlo, yo sólo puedo hablar de mi experiencia y de la de otras personas como yo.


miércoles, 23 de noviembre de 2016

la bipolaridad como condición




Ya han pasado casi veinte años desde mi diagnóstico. En los últimos diez, mi visión sobre la enfermedad se ha transformado bastante. Por mi experiencia y la de muchas personas que he conocido en los grupos.

Algunas personas debaten si la enfermedad se pueda curar o no. Muchos psiquiatras dicen que, en general, no. Yo pienso que, en algunos casos, quizás pueda curarse. Si por curarse se entiende vivir sin fármacos y sin síntomas. 

Como nadie lo sabe a ciencia cierta porque una enfermedad mental es invisible, mi conclusión más reciente es que el trastorno bipolar es una enfermedad, y la bipolaridad, una condición.

Yo soy bipolar. Eso significa que no puedo hacer algunas cosas que otros, sin serlo, pueden, Como sé muy bien cuáles son, vivo feliz y sin síntomas. Conozco muchas cosas que te pueden hacer tanto daño como a mí. Y otras que te pueden beneficiar tanto como a mí. Por este motivo me dedico a compartir lo que sé en los grupos y en los libros.

Si me lees, te invito a que me dejes tu comentario con tu opinión. Para los demás puede valer mucho.

miércoles, 16 de noviembre de 2016

querer, poder, ser, saber



En esta imagen te propongo el tercer juego de escritura del taller de Esperanza Bipolar llamado "Descubrir escribiendo". Incluye todas las palabras en el orden indicado, en un texto tan largo como quieras. Si quieres puedes dejar como comentario tu propio ejercicio para sacar algo positivo todos de él.

La cita de la imagen corresponde al libro de Brené Brown: "Frágil. El poder de la vulnerabilidad". Lo leí hace tiempo y te recomiendo que lo leas. Mañana tenemos una reunión donde algunas personas quieren ampliar el alcance de lo que hacemos porque han experimentado una mejoría que les hace pensar que otras personas podrían beneficiarse como ellas.

Yo, por mi parte, ya estoy pensando cómo será la Asociación en el año 2019. Tengo previstas cosas nuevas muy interesantes e innovadoras. Mi papel, a partir de entonces, será otro ligeramente diferente al que he desempeñado hasta ahora.

martes, 8 de noviembre de 2016

la caja sorpresa





En la asociación he visto casi de todo. Una de las cosas que más me llama la atención es contemplar lo que hacen las personas una vez que abren la caja.

Hasta que no sabes lo que hay dentro, estás perdido o desorientada. Incluso sabiéndolo puede que no seas capaz de hacer algo con ello. Me gusta provocar las condiciones que abren las cajas de los demás. Lo hago, a veces a través de preguntas, y otras, comentando lo que yo veo dentro de ellas. Conocer lo que hay dentro de la caja es importante. Con trastorno bipolar, es vital.

No ser consciente es un grave problema que puede provocar recaídas. La depresión y la manía son muy frecuentes por éste y otros  muchos motivos. Yo, por mi parte, intentó tener siempre la caja abierta y con todo lo posible a la vista.

¿Y tú? ¿Has descubierto algo importante dentro de tu caja?

martes, 1 de noviembre de 2016

Ja ja




El otro día mi madre me envió un SMS que decía: "Estoy en Getaria. Ja ja. Abrazos". Tiene 80 años y ya se ríe como una adolescente.

Cuando tenía setenta, tuvo que cuidar de mis hijos y de mí durante un año. Había vivido una pesadilla casi tan grande, o más, que la que nos tocó vivir a nosotros. La actividad le había rejuvenecido tanto que parecía todavía más joven. Nunca ha aparentado su edad. Mis hijos se convirtieron en sus hijos. Ellos tuvieron la suerte que yo he tenido toda mi vida; tener a una persona como ella a mi lado en los momentos más difíciles.

Cuando envejezca, quiero ser como mi madre. Hace tiempo que me he dado cuenta de algo. Siente que la vida se le escapa y me quiere dejar las últimas lecciones. El día que ella no esté, la tendré también a mi lado. Ella siempre fue mi mayor fortuna.

miércoles, 26 de octubre de 2016

relax




Este mes ha sido especial para mí. Por primera vez en mucho tiempo he parado en la Asociación Esperanza Bipolar para pasar unos días con Isabel. No lo necesitaba, pero me ha servido para ver cómo me siento en otro entorno. Hacía años que no bostezaba. Al principio me costó un poco adaptarme a la nueva rutina.

He tomado una decisión importante respecto a mi futuro. Me ha costado un poco tomarla porque quería tener en cuenta mis necesidades y las necesidades de los demás. Al final, he llegado a una conclusión: me quedan tres años para continuar con las reuniones de personas diagnosticadas con trastorno bipolar. Después, vendrán otras cosas a mi vida.

Me siento tranquilo y estoy durmiendo mejor que nunca. La mejor señal posible.

miércoles, 19 de octubre de 2016

pautas para la autoestima



El otro día leí que un médico recomendaba a sus pacientes pautas para mejorar la autoestima. No creo que exista ninguna pauta muy eficaz, entre otras cosas porque la autoestima es un concepto muy abstracto y difícil de agarrar.

Yo me sentía incapaz de lograr algo que era importante para mí. Ninguna pauta me hubieran servido de nada. Esa sensación me llevó a pensar que era un inútil para mi profesión. Tampoco tenía ni idea de para qué podía ser útil. La sensación de sentirse un inútil es traducida por muchos como pérdida de autoestima, algo que puede ocurrir en un caso extremo. Yo me echaba la culpa de mi incapacidad y eso duele bastante. Ahora me doy cuenta de que mi problema más importante era otro: mi incapacidad para disfrutar lo suficiente con lo que hacía como para no sufrir. 

Disfrutar de la vida es incompatible con no quererse a uno mismo. Uno se quiere cuando quiere su vida y se siente bien. Como me siento desde hace mucho tiempo.

miércoles, 12 de octubre de 2016

motivado desde dentro



Hay pocas cosas que siento me hayan cambiado la vida de forma radical. La principal ha sido encontrar una motivación que depende mucho del placer que me devuelve lo que hago. Un buen amigo me comentó hace tiempo que le sorprendía que pudiera hacer lo que hago tan por libre. Sin tener obligación de hacerlo, supongo. 

Ser feliz casi a diario es complicado porque encontrar una motivación diaria es una pura lotería. Yo la encontré y no tiene ningún mérito especial. Lo que me permitió dar con ella fue una casualidad y las cosas más importantes de la vida suelen ser fruto de la casualidad. Nos encanta pensar que las cosas dependen en gran parte de nosotros, pero la mayoría dependen más bien poco. 

Busca hasta que encuentres algo que te atraiga. Olisquear muchas cosas puede ayudarte porque la atracción se suele sentir casi de inmediato. Es difícil enamorarse de algo por insistencia. Te puede llegar a pasar, pero las verdaderas pasiones no suelen requerir de mucha paciencia.

lunes, 3 de octubre de 2016

cuidadito



El personaje Tony Soprano alertaba de los peligros del cunnilingus y la psiquiatría. El segundo es un tema mucho más delicado que el primero y hoy voy a hablarte de él.

Hace unos días me llamó una persona que conozco y me puso a parir. Me acabó diciendo que yo estaba haciendo daño a las personas con las que me reúno. Pasó por alto que todas vienen por su propia voluntad y muchas repiten durante varios años. A gran parte de ellas, les cambia la vida. 

Alguna vez he llegado a pensar que hago el caldo gordo a algunos de sus psiquiatras. Hasta que me di cuenta de que lo que hacen sus psiquiatras por ellos no debe ser tan importante cuando llegan con una salud tan delicada. 

Si llevas años con un psiquiatra y no has mejorado, en tu lugar pensaría en cambiar. La psiquitría se agarra a lemas con los que no estoy del todo de acuerdo. Uno de ellos, que la enfermedad es diferente para cada persona. ¿Por qué no dicen lo mismo de la diabetes cuando comparan el trastorno bipolar con ella?

miércoles, 28 de septiembre de 2016

la enfermedad con patas



Algunas personas se refieren al trastorno bipolar como si fuese algo ajeno a ellos mismos. Que el trastorno bipolar hace que ellos suban o bajen. Que la enfermedad explica muchas de las cosas que sienten. Respeto mucho todo lo que tiene que ver con las sensaciones de los demás pero quiero explicar cómo viví yo mis experiencias. 

Me da la sensación de que yo no me sentiría tan bien desde hace siete años si hubiera vivido la bipolaridad como un animal con patas que va por libre. Siempre intenté aprender algo de todo lo que viví, y todavía sigo haciéndolo. También he leído y escuchado cosas que me han llamado mucho la atención. Personas y profesionales de la salud que hablan de separar la bipolaridad del resto de la persona como si en la mayonesa pudieras separar el huevo del aceite. 

Una vez oí que una psicóloga que trabajaba en una asociación era capaz de distinguir las cosas que afectaban a las personas reunidas que no tenían que ver con el trastorno bipolar para no tratarlas. Me gustaría saber cómo lo hace. Supongo que recibió algún cursillo de un psiquiatra :))

jueves, 22 de septiembre de 2016

¿compites contra ti mismo?





Yo lo hice durante mucho tiempo. Perdí demasiadas veces. Hace poco conocí a una mujer bipolar muy joven. Hablar con ella fue como si hablara conmigo mismo cuando tenía su edad. 

Me pareció la clase de persona que destacaría entre muchas sin hacer ningún esfuerzo, y sin embargo, se sentía en la necesidad de destacar ante los demás con mucho esfuerzo y desgaste. Me impresionó comprobar que lo que yo veía, ella lo ignoraba. No fue mi caso cuando ejercía mi profesión porque yo era una persona mediocre en ella, y algún día hablaré de la mediocridad.

Antes nos vendían la idea de que hay que competir contra los demás. La versión sofisticada de hoy es que tienes que competir contra ti mismo. Me parece una idea perversa para las personas diagnosticadas con trastorno bipolar. Quien la difunde lo hará por ignorancia.  Yo hago lo propio con la contraria por experiencia. No compitas contra ti misma. Y menos para demostrar nada a nadie.

miércoles, 14 de septiembre de 2016

reencuentros




Esta semana me he reencontrado con personas que conozco desde hace tiempo y veo sólo de vez en cuando. Me hace ilusión que se acuerden de mí después de haber recuperado su vida y me hablen de cómo les va.

Una persona que conocí en unas circunstancias muy especiales me comentó una decisión que tenía que tomar. Hace tiempo, le hubiera dado mi opinión, pero esta vez decidí no hacerlo. Aunque él mismo sabía que era una decisión de riesgo, nunca puedes saber si los riesgos son reales o figurados. Yo, desde hace años, valoro todos los riesgos figurados como riesgos reales.Si algún día llega una sorpresa desagradable para mi salud, que sea una sorpresa de verdad. Este año, tres personas que conozco han estado en el hospital y no tengo intención de poner en riesgo mi salud por nada del mundo.

En pocos días, he estado con varias personas con trastorno bipolar. Eso quiere decir, que para mí también ya ha empezado el año después del descanso de estos meses de verano.

miércoles, 7 de septiembre de 2016

Dolor esperado



 



Muchas veces no sabes si algo te gusta hasta que lo pruebas. En realidad, nunca puedes saberlo antes. Y hay cosas que cuesta saber si te acabarán gustando algún día. Curiosamente, hay una regla universal que no se suele nombrar: "lo que no te gusta nada, nunca te acabará por gustar".

Yo desconocí esta regla durante diez largos años de mi vida, y si alguien me la hubiera enseñado antes quizás me habría ido mejor.  Si necesitas vivir agarrado a algo, la única manera de encontrarlo es ir probando hasta que des con ello. La mala noticia es que es muy probable no encontrarlo nunca.

Mi versión de Julio era una medio broma. No quise ser el mejor ingeniero, pero sí quise ser un ingeniero que supiera hacer todo muy bien. Si encuentras alguna diferencia en las dos frases, enhorabuena. Para algunos como yo, muy bien significa mucho más que bien. Cuando sufría el trastorno bipolar, la parte muy en serio es la más importante: "Sí que me olvidé de vivir".  :))

martes, 30 de agosto de 2016

Julio en julio



Este verano acompañé a mi madre al concierto de Julio Iglesias en Tenerife. Te lo cuento porque para mí es un logro hacer cosas por los demás que antes ni me hubiera planteado hacer. Hace no tanto tiempo, era como si por mi cabeza no se me pasara la posibilidad de pensar en hacer algo que no me gustara hacer. Me hizo tanta ilusión verla disfrutar que disfruté yo también.

Julio, según él mismo, canta para que le quieran. Yo no escribo para que me quieras, escribo para que me leas. Si sacas algo positivo de lo que lees, eso ya es mucho para mí. No sé si seguiré escribiendo a su edad, igual empiezo a cantar: fuera de la ducha ya sería un reto.

De tanto querer ser el primero como ingeniero... me olvidé de vivir. Y acabé más de una vez en el hospital :))

domingo, 21 de agosto de 2016

relaciones sexuales





El otro día una sexóloga recomendaba a través de un artículo del periódico agendar las relaciones sexuales. Colecciono tantas agendas que podría vivir veinte vidas de Casanova y no faltarme papel. Suponiendo que antes no perdiera el muelle.

El sexo es muy recomendable. Es un placer, desestresa y une mucho más que unas Navidades. No poder tener relaciones es un problema cuando hay deseo. Algunas personas con trastorno bipolar tienen problemas con la respuesta sexual o la tendencia a practicarlo. Bajo mi punto de vista, un problema más grave que no poder disfrutar del sexo es no poder disfrutar de la vida. 

Este comentario era sólo una excusa para relajar y hablar de agendas. En mi agenda escribo las cosas importantes que tengo que hacer para recordarme que tengo que hacerlas. En especial, escribo para forzarme a hacer algo que puedo dejar de hacer porque otras cosas tiran más de mí en una determinada época.

No tengo intención de escribir en una agenda los días que tengo que dar alegría a mi cuerpo, no sea que se me quiten las ganas. :))


lunes, 1 de agosto de 2016

¿quién eres?



¿De dónde vienes? ¿A dónde vas?

Hay muchas preguntas que sirven para poco, la del título de este post es una de las más inútiles que conozco. Filosofar es como cavar un agujero con las manos para llegar al centro de la tierra. Yo soy un poco de todo. Un poco vago y también trabajador. Un poco responsable y también un viva la vida. Serio y alegre. Un poco duro y también un poco muy sensible. Además, cada día que pasa me siento un poco más de casi todo. Un poco más sereno, un poco más comprensivo, un poco más paciente y un poco más insustancial.

Quizás la pregunta que me haría ahora para orientar mi vida, si no la tuviera ya orientada, sería la siguiente.

-¿Cómo soy?

Un día, una gran amiga me dijo que era un comodón. Y eso que no me ha visto ducharme ni cocinar sentado. Bueno, eso no tiene nada que ver. Cada vez que alguien me cuelga una etiqueta, tengo una sonrisa para una semana.

Por cierto, si valoras tu conexión móvil a Internet y quieres tener hijos piénsatelo dos veces. Es el segundo verano que los míos me dejan incomunicado. Lo reconozco, con ellos perdí esta vez un poco la serenidad :))




viernes, 8 de julio de 2016

Bonito



Aunque comienza el verano sin sol, tengo la sensación de que va a ser un verano bonito. Por la mañana tengo que ayudar a Roberto con las matemáticas y me cuesta. Más le cuesta a él y se sienta delante del cuaderno: yo no voy a ser menos.

Aunque saco espuma por la boca, me doy cuenta de que Roberto es un buen entrenador para mi paciencia. Tengo muy claro que si tiro la toalla, él tirará la suya y sus dificultades sólo pueden ser superadas con la ayuda de alguien que ponga todo en él. Cada uno tenemos nuestras propias debilidades y no todos nacemos con las mismas cualidades. Y él reúne muchas que me llaman la atención. 

Cuando me caliento, me enfrío sin mayores problemas. Él sabe que le quiero y yo sé que él me quiere. Aunque me lo comería más de una vez, me arrepentiría de habérmelo comido. Así que de momento nos conformamos con darnos algún que otro mordisco :))

lunes, 27 de junio de 2016

10 años




Hace diez años estuve a punto de perder la vida y mi vida se partió en dos. 

La semana pasada, por circunstancias personales, recordé aquellos días. No escribí en este blog como llevo haciéndolo en los últimos años porque tenía que resolver un tema importante y no pude hacerlo.

Siento que mi vida hoy es mucho más fácil gracias a todo lo que he aprendido y a las personas que me rodean. Me dedicaré a escribir más libros sobre el trastorno bipolar porque sé que pueden ayudar a muchos. Seguiré haciendo lo que hago durante un tiempo porque he visto que con ello también algunos salen beneficiados. No sé que haré después pero siento la tranquilidad de que, el día que deje de hacerlo, muchas otras cosas llenarán mi vida. Esta sensación sí que es muy reciente y tiene mucho valor para mí.

Con este comentario y esta fotografía paso una página importante que ojalá no hubiera sido escrita nunca por todo lo que se perdió y nunca se recuperará. 

miércoles, 15 de junio de 2016

¿raro yo?




No, diferente como estas barcas. Bueno vale, un poco raro también. Aunque esta semana pasada me di cuenta de que no tanto.

Una mañana cualquiera, en la cafetería de todos los días, un hombre le pregunta al camarero:

-¿te gusta el flamenco?


Al cabo de un rato, el hombre saca una grabadora con una cinta del tamaño de un corta-uñas y pone su música como si estuviera en casa. Mi amigo Roberto y yo nos miramos con los ojos como dos bolas de billar. La música se mezclaba con la voz de Ana Rosa en la televisión. Menudo sarao. Yo no podía leer mi libro "Pensar rápido, pensar despacio" de Daniel Kahneman y me tuve que marchar para que el abuelo se quedara tranquilo. Más tranquilo todavía, quiero decir. Quizás aquel hombre era un enviado del Sur que nos quería transmitir la alegría a los del Norte. Conmigo no acertó.

Unos días después, en una biblioteca municipal, un hombre roncaba con la cabeza sobre un taco de hojas. Es verdad que después de comer hay a quien le entra el sueño, pero yo también acababa de comer hace poco. Aquel hombre inteligente me hizo gracia. Una persona así no creo que acabe nunca en un psicólogo. Una forma de inteligencia consiste en encontrar una solución rápida a un problema: una de mis habilidades que despliego con quien me lo pide.

Y si ves el mundo de una manera diferente, no cambies tu mirada por la de otros.

jueves, 9 de junio de 2016

¿y tú qué ganas?




El otro día le conté a una amiga de mi familia lo que llevo haciendo estos últimos años, y me preguntó:

-¿y tú qué ganas?

Me entró la risa y le expliqué lo que ganaba. Nunca me habían hecho esta pregunta.

Hace mucho tiempo, otra persona que me conoce bien me dijo:

-lo que tú sabes vale mucho dinero.

Este hombre me hizo sonreír. Me parece curioso que dos personas hayan pensado en lo mismo, pero al revés. En realidad, lo que yo gano lo entiende cualquiera: me hace feliz lo que hago. Ser feliz siempre fue una prioridad para mí, así que está claro por qué hago lo que hago.

He puesto una pegatina en mi coche con la dirección de este blog y me he dado cuenta de que no todo es ganar. A mi hija a y a mi madre no les ha hecho mucha gracia. De mi madre no me lo esperaba porque es una de las personas con la mente más abierta que conozco. Me he sentido un poco decepcionado porque es mala señal que la palabra bipolar llamé la atención de una manera tan especial. UNICEF O ACNUR parece que suenan mejor.

Un motivo más para seguir haciendo lo que hago como lo hago: a cara descubierta.

¿Y tú qué ganas con lo que haces?

martes, 31 de mayo de 2016

viva!




Mirando atrás me doy cuenta de que apenas he cambiado en lo esencial. He releído una nota que tomé hace algún tiempo que dice: "si no sabes lo que te impide cambiar, no podrás hacerlo".

La verdad es que cambiar es una palabra muy fuerte. Pocos quieren cambiar, y menos logran cambiar. Pienso que una buena manera de hacerlo es tener un buen motivo. Y digo tener que no es lo mismo que encontrar. Si tienes que buscar el motivo, ya no es tu motivo

El mío, la mayoría de las veces, fue sentirme mejor. He mejorado la manera de relacionarme con casi todo el mundo. Y digo casi, porque hay personas con las que no quiero relacionarme. También he aprendido a quejarme cuando algo me duele, algo fundamental. Quejarse es muy sano y hacerlo tiene una doble ventaja: sabes cuando alguien te escucha y aprecia de verdad.  

Como ya logré lo que quería y necesitaba, ahora toca disfrutar y dedicarme a otras cosas.


jueves, 26 de mayo de 2016

la recuperación





Muchos piensan que nadie puede recuperarse con trastorno bipolar y no son psiquiatras. Tampoco me extraña porque es lo que afirman muchos psiquiatras y por algo lo harán. Muchos han visto mucho más que yo, pocos miran con tanto detalle como yo miro. Y algunos tienen un cacao importante.

No voy a hablar de lo que siente alguien cuando cree que está recuperado pero puedo hablar de lo que siento yo, y yo creo estar recuperado. Ser bipolar puede ser una condición para siempre o no serlo. Muchos sufren los síntomas con más o menos frecuencia pero no todos. De los que ya no sufren, algunos atribuyen su mejoría al tratamiento y puede que así sea. La mayoría de los psiquiatras están seguros de ello sin saberlo.

En realidad, hay algo que pocos piensan: nadie conoce el efecto preciso del tratamiento en tu organismo por mucho que estudie o esté en lo más alto de la academia de la ciencia. Mi opinión es que, en algunos casos, puede ser un air-bag.

Hablando de ciencia: quienes se recuperan y dejan de padecer la enfermedad son considerados "casos anecdóticos". Lo que menos me gusta es que los mal llamados científicos encuentran nombre para categorizar todo. Como si así se explicaran algo.

Y para terminar tres cosas: mi recuperación está siendo un proceso largo, sin garantías y con riesgos.

jueves, 19 de mayo de 2016

psiquiatras




Hoy estoy contento. Algunos psiquiatras se están modernizando y empiezan a recomendar a sus pacientes que eviten el estrés. Otros ven en la redes sociales una oportunidad para la salud y no una amenaza para su profesión. 

Me alegro de que se hayan dado cuenta de que no les va a faltar trabajo. En ese sentido son afortunados, aunque lo que tienen que ver de lunes a viernes no sea un buen menú del día. Yo hago lo que puedo cada quince días y, si tienes corazón, también duele. Si yo logro lo que algunos no pueden lograr, el corazón tiene mucho que ver. Ojalá todos los psiquiatras del mundo supieran lo que yo sé respecto al trastorno bipolar. La mitad dejarían de sufrir.

Esta tarde me voy a reunir con diez personas y voy a hacer lo que mejor sé y de la mejor manera que sé. Feliz fin de semana :))

lunes, 9 de mayo de 2016

prueba superada




El pasado mes de Abril, algunas circunstancias me llevaron a pasar algunas dificultades. Dejé de sentirme bien y tuve una mala semana. Hoy es el día que me alegro de haberme recuperado.

Empieza el buen tiempo y voy a intentar aprovechar este verano para descansar y corregir el libro que terminé hace unos meses. Si no has leído el primero te recomiendo que lo hagas. El orden de los libros que tengo intención de escribir no es al azar. Al tener mucho que ver con mi experiencia y todo el conocimiento acumulado a través de la experiencia de otros, el orden de los libros es el orden de mi aprendizaje.

Lo que sí tengo ahora más claro es que lo que te rodea es mucho más importante que el trastorno bipolar. Lo sabía ya de antes, pero cuando sufres en carne propia algunas situaciones, lo tienes más claro todavía. Aunque no estoy seguro de que no me vaya a volver a ocurrir algo parecido, me siento más preparado.

sábado, 30 de abril de 2016

enfermo mental





Este mes han ocurrido demasiadas cosas en mi vida para mi gusto. Mi mujer se asustó y acabó por hacerme sentir como un enfermo mental. Con su última reacción me he dado cuenta de lo difícil que puede llegar a ser dejar de ser un enfermo cuando los demás te hacen sentir que lo eres. 

Después de la rabia, me vino una sensación de tristeza difícil de describir. Mi mujer llegó a conclusiones equivocadas y tampoco me extraña. Atar cabos con ciertas cosas es un pasaporte a la locura. Menos mal que ya no caigo en la equivocación de intentar comprender a los demás cuando lo que hacen me resulta demasiado incomprensible.

El trastorno bipolar puede llegar a ser lo de menos. Tu pasado puede ser lo de más. Si tu entorno no evoluciona, te costará evolucionar a ti. Yo tengo la fortuna de que tengo la tranquilidad de haber aprendido cosas que me siguen ayudando a sentirme bien. Aunque he tenido tiempos mejores, no veo riesgo en volver a caer en los mismo errores.

lunes, 25 de abril de 2016

drogas




La semana pasada ha muerto Prince. Un comentario en las redes sociales que enlaza a las primeras investigaciones indican que quizás llevaría medicándose más de treinta años con opiáceos y otras drogas legales. Este comentario no tiene nada que ver con el trastorno bipolar aunque yo sí lo vea.

No voy a hablar de lo evidente porque la mayoría de los psiquiatras se dedican a informar sobre ello, y poco más. Tampoco esta vez voy a contar algo que nadie sepa. Para eso ya tienes muchos comentarios anteriores si quieres leerlos. Las drogas legales son muy baratas -más que las ilegales- bastante accesibles y cómodas de tragar. En muchos casos necesarias también. Si una persona con todas las posibilidades a su alcance, como Prince, las necesitaba qué te voy a contar de quienes tienen lo justo para llenar la nevera. 

Muchos psicólogos se morirán de hambre o tendrán que dedicarse a servir cafés tal y como anda la salud mental del siglo veintiuno. Con suerte, el más adaptable pedirá permiso a la psiquiatría para hacer el trabajo que le dejen hacer porque le pagarán la innovación con un tirón de orejas.

Hoy hace un día precioso y el paseo por la playa ha sido un placer. Una pena que dos personas y grandes músicos, como Bowie y Prince, se hayan ido este año.


jueves, 21 de abril de 2016

majaderos




No he tenido mucha suerte en esta vida. Dicho de otra manera, he tenido muy mala suerte. Me han rodeado varios majaderos que se han equivocado conmigo. Esta semana he tenido que dar un puñetazo en la mesa y me lamento por no haberlo hecho antes. Aunque como dice el dicho: "nunca es tarde"

Ahora me doy cuenta de que muchos problemas de salud que sufrí tuvieron mucho que ver con los desequilibrados que me rondaron. Si eres latino y la palabra majadero no significa mucho para ti te la traduzco a otra más castiza: descerebrado. Nada de conspiranoico ni psicótico. Una realidad muy palpable que acabará por hacer daño a quien pretenda hacerme daño. Si tú que me lees sabes de qué te hablo, aléjate de mi desde ya.

Mi buena suerte está en esta fotografía vestida de blanco. El día de nuestra boda tuvimos mucha suerte con el tiempo y todo lo demás. La mayor de mis suertes de hoy tiene nombre de mujer: Isabel. 


martes, 12 de abril de 2016

disfruta!!!




Después del accidente estuvimos con Raquel y Roberto en Baqueira. Ver esta fotografía hoy me hace sentir muy bien. Acababan de salir de una situación trágica y empezaban a sonreír. A mí me costó varios años más.

Esta semana, un buen amigo que venía a la asociación me guasapeó con un disfruta!!!. Y este tipo de cosas me hace disfrutar de la vida de una manera muy especial. Hace algunos años estaba mal y no podía trabajar. Hoy trabaja, sonríe y vive solo en un piso de alquiler por primera vez en su vida. Ojalá siga sintiéndose así durante mucho tiempo. Muchos logran empezar a recuperarse y ojalá todos lo hicieran. Dos personas también cercanas que aprecio mucho no han tenido la misma fortuna. Acabaron en el hospital y me encantaría poder hacer algo por ellas. 

Cuanto más veo, más me doy cuenta de que el trastorno bipolar es una condición que requiere de mucha tranquilidad. Yo hago todo lo que puedo para llevar una vida tranquila. Aunque a veces me cueste. 

martes, 5 de abril de 2016

café para todos




El problema del tratamiento farmacológico es grave. Se ha acabado por convertir en un café para todos que sienta muy mal a muchos. La psiquiatría ha elegido la vía más limpia, cómoda y barata para tratar el trastorno bipolar porque pocos se quieren manchar las manos. En una ocasión, llegué a leer una opinión de una persona relevante que me hizo comprender que los psiquiatras como jerarquía son autocomplacientes. La psiquiatría, si fuera una empresa, hubiera desaparecido hace tiempo. No hay nadie a quien se le exijan menos resultados.

El sufrimiento humano es incontenible. La vulnerabilidad de muchas personas a la enfermedad cuenta mucho en la gestión de la salud mental de la sociedad civilizada. En pleno siglo veintiuno, se matan moscas a cañonazos. Cuando alguien recae, el abandono del tratamiento es la causa. Pocos piensan un poco más allá. La ceguera se ha extendido entre familiares, afectados y organizaciones que trabajan en favor de quienes sufren. 

Con unas sillas, se logra más que un ejército de especialistas con todo su arsenal de medios. Veo el futuro poco esperanzador. Cuando deje de dedicarme a esto, muchos volverán a verse solos ante una situación que requiere de una atención adecuada, en el momento adecuado. Nada que la psiquiatría, en general, pueda ofrecer hoy en día.






viernes, 25 de marzo de 2016

el gusanito




Para relajar un poco las neuronas te propongo el segundo juego de escritura. Si no te gusta escribir, no importa. Tendrás que esperar a leer dentro de diez días. Leer es una buena manera de aprender. Escribir es una buena manera de descubrir.

Dejaré en un comentario mensual cada uno de los juegos del taller de escritura "Descubrir escribiendo". Más adelante, te propondré otros ejercicios de distintos talleres que he diseñado y puesto en marcha en Esperanza Bipolar. Como no me puedo multiplicar ni estar en todas partes, podrás aprovechar estas herramientas a cualquier hora y en cualquier lugar. 

Si quieres dejar un comentario con tu ejercicio escrito, servirá a otros. Aquí copio y pego el ejercicio anterior de Inés. Palabras que dejó en las redes sociales hace unos días.

"De pequeña tenía emociones muy ricas y agradables... Hasta que empezó la mala racha. Decidí sentir mis necesidades vitales y fuí capaz"

sábado, 19 de marzo de 2016

el único culpable




Qué bien suenan juntas estas dos palabras. Cuántas veces hemos pensado en que el único culpable de algo es el padre perpetuo, la pareja del momento o el político de turno.

Cuanto más aprendo más me doy cuenta de que no hay únicos ni culpables. La palabra culpa cuando has perdonado a quien te ha hecho daño desaparece de tu vocabulario. Hace tiempo pensaba que mi padre había sido el único culpable de todo. Como resumen no está mal, como historia es bastante incompleta. Ahora sería capaz de escribir doscientas páginas que explicarían mucho mejor lo que me ocurrió en los años de más sufrimiento. Como no tengo interés en hacerlo porque el relato no sería muy útil, quédate con estas líneas. Valen más que el libro completo.

Hoy es el día del padre. Una persona me ha llamado para felicitarme por lo buen padre que soy y mis hijos se han olvidado. No me importa porque el día de la felicidad es mañana. Y si ellos son felices, yo soy feliz. O quizás mis hijos no creen que yo sea tan buen padre :))




jueves, 10 de marzo de 2016

consecuencias muy chungas





Antes dejaba pasar el tiempo sin poner soluciones a algunos de mis problemas. 

Por ejemplo, dediqué lo mejor de mi vida a estudiar en la universidad sin ninguna ilusión. Nada más y nada menos que siete años, el tiempo necesario para dominar casi cualquier campo, incluso el trastorno bipolar. Ahora puedo explicar las matemáticas a Raquel y Roberto. 

Después me ocupé en una profesión que no me gustaba para acabar deprimido: cinco años. Iba mejorando en tiempo de reacción y empeorando en salud. Más tarde, pasé a dar palos de ciego para acabar en un hospital. Como no podía ser de otra manera, los tiempos se acortaban y yo empeoraba: dos años.

Durante seis años me trató el mismo psiquiatra que contribuyó con su mediocridad a mi mala salud. Con trastorno bipolar es muy frecuente ir de Guatemala a Guatepeor. Con un médico y un psicólogo mediocre, el viaje es seguro. 

La conclusión a la que he llegado es inútil, como muchas que se basan en la historia personal. Así todo te la voy a contar. Las consecuencias de no tomar una decisión  pueden ser muy chungas. No es que me haya quedado como en la fotografía. Son las maravillas de Steve Jobs que antes nos hacían reír en los parques de atracciones.

Me encanta ver la cara de Raquel cuando ve las fotos y se parte de risa :))


domingo, 6 de marzo de 2016

el día antes de anteayer




Hace ocho año me reuní por primera vez con cuatro personas bipolares en un centro cívico. Aunque yo había dejado de sufrir el trastorno bipolar, ellos y ellas todavía no. Yo estaba bien, ahora me encuentro mucho mejor. Hoy dos de ellas siguen viviendo a las reuniones de vez en cuando. Las otras dos hace tiempo que dejaron de venir como tantos otros. Me alegra saber que muchas personas que no vienen, ya no lo necesitan.

Disfruto haciendo lo que hago casi lo mismo que cuando empecé. En realidad, lo disfruto de una manera muy diferente porque he aprendido tanto que ya no soy el mismo. Y cuando dejas de ser el mismo, todo es diferente. Hace un año sufrí el desgaste de dedicarme a los demás también por primera vez. Quizás sea lo mejor que me haya podido pasar porque también la experiencia me ha enseñado a recordarme mis límites. 

Ahora quiero que siga la fiesta. La música es diferente y me permite bailar casi todos los días. Quería celebrarlo contigo porque el recuerdo del cinco de marzo del año 2008 es muy especial para mi :)

lunes, 29 de febrero de 2016

adios ansiedad





Y con la ansiedad se van muchos males. Hoy quiero contarte que la ansiedad no ha vuelto a visitarme desde hace mucho tiempo. Aunque la última vez que lo hizo, fui capaz de frenarla en un día, no volver a sentirla me hace sentir especialmente bien. 

La ansiedad viene de la presión que el entorno ejerce sobre nosotros a la altura de la cabeza. Del piso de arriba baja al sistema nervioso en un viaje descendente y se aloja en él como un huésped indeseable. El sistema simpático no tiene nada de simpático. Te hace sentir peor que unas alubias en verano. Tiene su origen en el miedo, el exceso y la presión. Lo que para ti es estresante para mi no lo es, y al revés. En mi vida ya no hay miedo, presión ni excesos. Quizás la ansiedad desaparezca cuando has acabado con estos tres enemigos de la salud. Hoy he leído que la ansiedad es buena para lograr objetivos. Espero que no sea un mensaje dirigido por las empresas farmacéuticas y que la sociedad no trague estos anzuelos que se clavan en la garganta.

Este año ha comenzado muy bien y tengo la sensación de que el comienzo dice mucho de lo que está por venir, aunque las desgracias pueden visitar a uno en cualquier época del año. La nieve es un placer que algunos podemos disfrutar en invierno. Yo lo hice hace tiempo y todavía guardo el agradable recuerdo :))

miércoles, 24 de febrero de 2016

cabreo




No sé si el inconsciente juega malas pasadas o uno revienta cuando ha escuchado mucha porquería. 

En las reuniones de grupo de Esperanza Bipolar he aprendido a no saltar con cada comentario que me duele, como si el psiquiatra de turno estuviera perjudicando mi salud y no la del paciente que habla con su voz. Lo he logrado para centrarme en lo que creo que puede ser útil para todos. Hace tiempo me di cuenta de que la forma en que tratan algunos psiquiatras a sus pacientes es de juzgado de guardia. Como yo no soy abogado ni juez, espero aprender a convivir con los psiquiatras. No quiero perder la salud.

La semana pasada tuve una conversación con una persona que quizás venga a colaborar a la asociación. Aunque se sorprendió no se inmutó con el cabreo que tuve hablando con ella al explicarle mi experiencia de los últimos ocho años. Muchos psiquiatras no se enteran y eso sencillamente me cabrea. También yo  me sorprendí de mi propia reacción porque se produjo en un click. 

Tendré que saltar sobre una pelota de goma como mi hijo Roberto para no acumular estrés. Si pudiera, lo intentaría. Bueno, no. No me atrevería :))


martes, 16 de febrero de 2016

futuro




Antes tenía la sensación de que mi futuro no iba a ser muy diferente de mi presente. El problema es que, con trastorno bipolar, mi presente era como una sopa sosa y no sabía cómo mejorarlo. Esporádicamente, un atracón de sensaciones placenteras llamado manía. Ahora tengo la sensación de que mi futuro no va a ser muy diferente de mi presente. La suerte es que ahora mi presente es rico-rico y no sé cómo mejorarlo.

Aunque pensar en el futuro es lo menos útil que podemos hacer con nuestro tiempo, yo suelo hacerlo a menudo. Se ve que no debo dar mucha importancia a la utilidad en mi vida últimamente. Sé lo que voy a hacer en los próximos doce años porque me ha costado cuarenta años descubrirlo. Me siento muy afortunado porque podía haber seguido golpeando la piñata otros cuarenta sin que hubiera caído ningún caramelo. Ahora que caen todos los días unos cuántos, me pregunto: 

-¿para qué voy a cambiar?

Hace tiempo que no cambio mucho lo que hago, aunque me ocupo de mejorar la manera en que lo hago. Añado algunas cosas y quito otras, cambio las prioridades o el tiempo que dedico a cada una de ellas para avanzar en las más importantes. La primera vez que vi algo claro proyectado a futuro fue hace más de diez años. Ahora sigo proyectando  a un futuro cercano y a un futuro lejano. Te lo recomiendo. Aunque el final de la película no se parezca mucho, es bueno que lo hagas :))


jueves, 11 de febrero de 2016

Yupi




Ayer me di cuenta que todavía hay quien vive en los mundos de Yupi en mi propia casa. Cuanto más comprendo, más absurdas me parecen las reacciones de los demás cuando se le funden los cables. Igual es que cada día comprendo, menos. Quién sabe. Veo a mi alrededor reacciones muy bipolares, por llamarlas de alguna manera. Y me surge una pregunta:

-¿quién es más bipolar? ¿al que se le funden los cables primero o al que le saltan chispas después?


No es ninguna adivinanza, son cosas que se me ocurren después de una maravillosa noche de convivencia de pareja con dos hijos adolescentes. Y más preguntas:

-¿es normal que cuanto más descansa una persona, más se irrite?

La última, lo prometo:

-¿la paciencia es un don o una desgracia?

Si hay algún neurocientífico o psiquiatra que me lee, por favor, que no conteste a las preguntas. Te invito a que tú te contestes. Hoy yo ya me las he respondido, y aunque esté equivocado no quiero saberlo. Si eres joven y no conoces los mundos de Yupi, googléalo. Yo voy a hacerlo a ver si me relajo un poco más :))


viernes, 5 de febrero de 2016

¿quieres jugar?




Hace tiempo que tenía intención de escribir este post. Ha llegado el momento de empezar a compartir más cosas en este blog contigo. El año pasado diseñé para la asociación Esperanza Bipolar un taller de escritura llamado "descubrir escribiendo" que puedes ver en este enlace. Fue una experiencia bonita que me enseñó cosas nuevas sobre el trastorno bipolar. 

El juego consiste en escribir un texto con las palabras relacionadas en el orden que aparecen en la imagen. Si te gusta escribir puedes rellenar tres hojas. Si quieres, también puedes comprimirlo en tres frases, como hacen las personas inteligentes. Yo no, tiendo a enrollarme. Lo que se esconde detrás de todos los juegos que te iré proponiendo es largo para explicarlo aquí. Y aburrido, a menos que te interese la ciencia.

De aquí al verano, te presentaré todos los juegos para que hagas con ellos lo que quieras. Sólo con leer las palabras, ya habrás experimentado un pequeño cambio :))

sábado, 30 de enero de 2016

ojos de miedo




El otro día le conté a mi madre una idea que me ronda la cabeza y le cambió la cara. Cuando le voy a contar alguna novedad, suele asustarse. Empezó a escucharme con atención y a hacerme preguntas sin parar con la mirada perdida. Lo que más me sorprendió fue ver el miedo en sus ojos.

-"no me mires así, pareces un psiquiatra asustado" -le dije entre risas, protegiéndome.

Después contesté a sus preguntas que eran muchas. Es la clase de reacciones que me desconciertan porque son inesperadas para mí. Si no supiera lo que sufrió hace diecisiete años al verme en un hospital de Oxford, me haría daño ver que todavía no lo ha superado. En aquellos días mi madre puede que sufriera tanto como yo.

Siempre escucho a los demás. Tengo esa cualidad que no es una virtud en todas las situaciones. También tengo que escuchar cosas que me duelen o soportar el sufrimiento de los demás. Ella me dió su opinión y la guardé. Unos días después me dijo que le parecía bien. Había pensado otra vez en ello y lo comprendió. También guardé su última opinión.

Si no te cuento los detalles es porque ahora no tienen importancia y es algo que comenzaré cuando esté en la mecedora con la manta en las rodillas. Bueno, exagero un poco. Intentaré hacerlo antes y te lo contaré. :))

domingo, 24 de enero de 2016

en forma







El otro día un camarero me dijo:

-te veo en forma.

Me aprecia, puedo verlo en su mirada. Es un hombre que tiene como afición hacer pruebas llamadas quebrantahuesos. Está tan fuerte que me podría partir por la mitad cogiéndome entre su índice y su pulgar. Hace poco, otra persona me dijo que me encontraba rejuvenecido. Eso ya no me gustó tanto porque se suele decir a los abuelos y yo ayer cumplí 49. Debe ser porque están acostumbrados a verme caminar despacio.

Este año ha comenzado mucho mejor de lo que me esperaba, aunque últimamente ya espero poco y tengo siempre mucho. Con trastorno bipolar era justamente al revés. Imprime estas dos últimas líneas con letras bien grandes.

Ayer celebré mi cumpleaños de tres maneras diferentes y fue un día muy especial. Dos amigos me llamaron mientras veía un espectáculo de danza contemporánea con Isabel. He decidido que, a partir de ahora, todos mis cumpleaños serán especiales. Por lo menos, hasta los cien. :))


jueves, 14 de enero de 2016

dos cabezas




Ahora tengo dos cabezas y un corazón. Aquí tienes a Isabel, mi segunda cabeza; de apellido Testa. Y no se trata de un simple juego de palabras.

Adoro a Isabel. No es la mujer perfecta, aunque a veces se parece mucho. He aprendido a hablar con ella de algunas cosas antes de hacerlas y a escucharla de verdad. Es una mujer que nada, pero no es nada superficial. Y un hombre que bucea necesita a una mujer que flota de una manera natural. Ella nació para nadar y yo nací para buscar en las profundidades. El otro día le comenté algo que pensaba hacer y me lo quitó de la cabeza. Suele acertar y he decidido no hacerlo por varios motivos. Si cuatro ojos ven más que dos, imagínate dos cabezas. Si tienes una persona a tu lado, ámala. Y no desaproveches la oportunidad de contar con su sabiduría porque no hay nadie que no sea un sabio en algo. 

Este año tengo claro lo que voy a hacer, y para los próximos cuatro años tengo cosas importantes a la vista. Mi familia, Esperanza Bipolar y mucho que enseñar. Y todavía mucho más por aprender.

sábado, 9 de enero de 2016

año nuevo, nuevas precauciones



Voy a comenzar el año teniendo en cuenta mi bienestar de una manera muy especial. Como mi cuerpo me ha avisado últimamente, voy a limitar el tiempo que dedico al trastorno bipolar. Si no lo hago yo, nadie lo va a hacer por mi. En realidad, sucede todo lo contrario porque cada vez son más los que piden y mi cuerpo también tiende a pedir más de lo que me sienta bien. Una buena definición del trastorno bipolar que no encontrarás en los libros.

Ayer mi madre cumplió ochenta años y mi mujer Isabel organizó un cumpleaños sorpresa para ella. Fue un día especialmente bonito que me hace recordar lo importante que es el tiempo que nos queda para disfrutar juntos. Una de las prioridades para el 2016 que empieza, junto con otra que conocerás el año que viene en forma de libro. Si escribir no es lo mío, es lo más parecido que he encontrado hasta ahora. Por cierto, busca lo "tuyo" hasta que lo encuentres. Es una de las cosas que puede cambiar tu vida a mejor de forma radical si tienes la sensación de que la vida no tiene color. Yo me sentí así durante años y ahora me despierto todos los días con la ilusión de un niño que está de vacaciones y no tiene que ir al colegio :))