lunes, 24 de agosto de 2015

¿tienes algún talento?



Seguro que sí. Todos tenemos alguno. No he leído nada sobre el talento, cosa rara. Todo lo que he escrito en este blog no tiene mucho que ver con lo que he leído que es mucho. Más bien tiene que ver con lo que he vivido y he aprendido, que es mucho más.

El talento no es nada más que una habilidad natural mejorada con el tiempo. Puede ser una única o muchas juntas que te convierten en alguien especial. Uno de los cambios más importantes de mi vida tiene que ver con el desarrollo de mi propio talento. Afortunadamente, No todos hemos tenido dificultades en este sentido.

No voy a escribir aquí cuáles son mis habilidades naturales porque no te serviría de mucho. Lo importante es que tú descubras las tuyas. A partir de ahí, todo cambia. Con tiempo y ganas puedes conseguir muchas cosas. Yo, al menos, lo he conseguido. Eso sí, antes tienes que sentirte bien. Ojalá ya sea tu caso.

viernes, 14 de agosto de 2015

pegar lo roto



Ayer no perdí los papeles, los rompí.

Estaba ayudando a Roberto con las matemáticas y sus pocas ganas me hartaron. En vacaciones yo nunca hice deberes. Arranqué las hojas de su cuaderno y las rompí sin querer. Roberto al ver lo que hice lloró y me dijo una gran verdad. El tipo de verdades que sólo ven los niños y siempre olvidamos los adultos. Me levanté y fui a la cocina. Cogí celo y unas tijeras para pegar los trozos y las hojas al cuaderno delante de él en silencio. A la tarde volví a hablar con mi hijo. Le pedí perdón y me abrazó llorando. A veces me cuesta no hacerlo cuando él lo hace.

Mis hijos son lo más importante de mi vida. Apoyaré a Roberto en todo mientras él quiera y lo necesite. Lo sabe porque se lo he explicado muchas veces. Es más inteligente que yo y tiene cualidades que yo nunca tendré. Lo que pueda enseñarle le servirá para compensar aquello que le cuesta tanto.

Ojalá fuera tan sencillo pegar siempre lo roto.  


viernes, 7 de agosto de 2015

un ser extraño


Ayer Raquel me dio los buenos días.

-¡Eres un ser muy extraño!- me dijo en la terraza.

Me gusta jugar con mi hija porque he aprendido que es una buena manera de enseñarle ciertas cosas. Para variar, hoy el comentario va a ser más ligero que los anteriores porque este blog ya acumula bastante profundidad. Y estamos de vacaciones.

Hoy he hablado por teléfono con un másqueamigo. Hace unas semanas me contaba que estaba eufórico, y no es bipolar.

-Pues lo disimulas muy bien -le dije.

Yo le veía sobre todo cansado.

Siempre he sido muy observador. En realidad, sigo siéndolo. Quizás también me haya salvado gracias a esta cualidad. Prestar atención a los detalles de los demás me ha ayudado mucho. Y me sigue ayudando. No todo está escrito en los libros. Hay quien aprende las cosas importantes de una manera más natural. Yo he sido un ser extraño hasta para eso. Lo más importante lo aprendi en los libros. Quizás por este motivo descubrí cosas que pocos o nadie saben. Hay quien llama a lo extraño diferente para suavizar. A mi ya me gustan todos los adjetivos. A ver si al final va a resultar que sí soy extraño :))