jueves, 30 de julio de 2015

¿distraerse sirve para algo?


El Teide y un mar de nubes. Distraerse es la palabra de hoy. He dejado la ciencia aparcada en mi aprendizaje y ahora aprendo sobre todo de las personas que me rodean. Te lo recomiendo. 

Cuando vivía en una situación de estrés casi permanente, me resultaba imposible distraerme. Ni los fines de semana podía dejar de pensar en mis problemas. Acabé fundido. Cuando empecé a superar algunas dificultades, el estrés fue desapareciendo. De hecho, no fue el motivo por el que abandoné mi profesión. Cada vez estoy más convencido de que las razones son lo de menos. Lo importante es conocerlas, aunque sea "después de". Te servirá, al menos, para no volver a encontrarte una y otra vez con la misma pared.

Cuando uno tiene un problema del tamaño de un volcán, puede distraerse a ratos. Cuando se acaba la distracción, el volcán sigue ahí. Cuando algo te ha hecho daño, no puedes distraerte. Si lo consigues un día, el paso es de gigante. No definitivo, pero es un gran paso.  Yo ahora estoy logrando dar los siguientes. El cómo para otro día. Además tú puedes encontrar tu propio cómo. Ese es el importante :)) 

lunes, 20 de julio de 2015

conocerse es salvarse



Al leer el anterior comentario me he dado cuenta de que sabía que me iban a sentar muy bien los días de descanso. Cuando tienes exceso de algo hay que parar. En mi caso tengo bastante claro dónde están los excesos y dónde tengo que ponerles los frenos.

Estos quince días he dormido mejor que en el resto del año. Buena señal para el día en que deje algunas cosas que tengo entre manos. Ni yo mismo me lo esperaba. Lo que mejor se aprende es aquello que no te esperas. En los últimos años he vivido tres momentos importantes que me han enseñado mucho. Y lo más importante: lo he aprendido de verdad.

También es cierto que uno no termina nunca de conocerse. Sobre todo porque todos cambiamos un poco todos los días. Eso con suerte, siempre que sea en la dirección de sentirse mejor. Yo ahi sigo y no bajo la guardia. Con trastorno bipolar no es bueno confiarse. Al menos, eso me dice la experiencia reciente y cosas que he visto en los últimos años. Este verano te dejaré descansar de ciencia. En septiembre volveré con los dos posts semanales. 

sábado, 4 de julio de 2015

días de descanso


Ha llegado el momento de descansar después de un año intenso. Cuando tengo tiempo para olvidarme de todo lo que tiene que ver con el trastorno bipolar, mi cuerpo me lo agradece. Aunque escribir aquí también es un placer, más placer es descansar.

Cuando retome el blog en la segunda quincena de julio, te contaré más cosas sobre mi experiencia y sobre lo que he aprendido respecto a la enfermedad que tanto me hizo sufrir. Hay cosas que no se ovidan nunca, y si quieres sentirte mejor es conveniente que no olvides aquellas que intuyas puedan tener que ver con tus síntomas. Yo las tengo bien presentes aunque haya pasado tanto tiempo y haya vivido tantas nuevas experiencias últimamente.

También he dedicado mucho tiempo y muchas neuronas a comprender lo que viví y a comprenderme mejor.  Al hacerlo te sientes mejor y estás más preparado para afrontar lo que empieces a hacer con tu vida. El bienestar es una escalera de muchos peldaños. Aunque tengo a veces la sensación de que he llegado al último piso, me sorprende darme cuenta de que todavía hay cambios a mejor. Días no tan buenos también los tengo. Como todo el mundo. 

Te deseo unas buenas vacaciones si ya estás con ellas. Y hasta pronto :))