lunes, 15 de junio de 2015

el cerebro bipolar




Roberto y Raquel, de pequeños, jugando en la nieve. No se me ocurre un placer mayor para un niño. O un mayor.

Decidí escribir comentarios enlazando a la ciencia por varios motivos. El primero es simple: mucho de lo que he aprendido lo he hecho a través de los hombres de ciencia. Los reconocidos y los no reconocidos. Otro día escribiré otros motivos que me han decidido a enlazar a contenidos científicos.

El enlace de esta semana es muy interesante y habla del cerebro bipolar. Hace algún tiempo, los hombres de ciencia me preguntaron sobre los cambios estructurales en el cerebro de algunas personas que padecen trastorno bipolar. Me interesé por el tema y encontré información importante. La posible vulnerabilidad a padecer la enfermedad por causas genéticas y más cosas. 

El último párrafo siempre es de mi cosecha. Aunque no sea un hombre de ciencia, hago ciencia. Hasta ahora he visto pocas personas que no hayan podido recuperarse después de venir a Esperanza Bipolar. La recuperación de algunos con la ayuda apropiada es bestial. Te costaría creerlo si lo vieras. Sé que yo hago las cosas de forma diferente. Aún así, me sigue asombrando.


No hay comentarios:

Publicar un comentario