lunes, 25 de mayo de 2015

¿piensas con libertad?



Seguro que sí. Como todos. Mejor dicho, seguro que no. Como todos. 

Hace tiempo mi manera de pensar estuvo muy influida por mi padre. A pesar de pensar de forma diferente, acabé pensando como él. Algunas veces también actuando como él. Afortunadamente, ya apenas queda rastro de aquello en mi cuerpo.

No todos nos consideramos influenciables, sin embargo, lo somos. Aunque no me considero muy influenciable, puede que lo sea como el que más. Lo que sí puedo decirte es que voy soltando lastre a medida que voy ganando confianza. Si eres un lector habitual, ya te habrás dado cuenta. Este blog no deja de ser un diario de una persona con trastorno bipolar que es muy feliz. Y cada vez más. Valoro todo lo que tengo más que nunca. Tampoco te voy a mentir: tengo mucho. Mucho más que lo que nunca soñé.

Compra el libro si todavía no lo has hecho. Porque un libro siempre vale más que lo que cuesta. Y aprender a abandonar los veintiún hábitos que te propongo merece la pena. También te adelanto que no es fácil. Aquí no encontrarás falsas promesas :))


martes, 19 de mayo de 2015

cuestionario trastorno bipolar



Con ocho años operaron a mi hijo Roberto de los dedos de un pie y una mano, cuatro años después de haber sufrido el accidente que nos dejó secuelas a toda la familia. En esta fotografía, cansado y aburrido porque no se podía mover. Roberto es un chico fuerte, un buen ejemplo para mi.

En redes sociales María José me ha pedido que escriba una continuación del comentario que hablaba de los errores de diagnóstico. He buscado información para ella que tenía guardada en mi ordenador desde hace mucho tiempo. Desgraciadamente, un médico psiquiatra ha sustituido un cuestionario anterior más completo que rellené en su día, por este otro cuestionario más limitado. Si necesitas más información, búscala en Internet. Aquí lo tienes casi todo. 

Este es el enlace donde puedes encontrar el cuestionario MDQ. Puede ayudarte en caso de duda. Yo no tengo ninguna de que soy bipolar aunque no sufra ni padezca la enfermedad. Si tuviera alguna duda, no me dedicaría a lo que me dedico. Y digo que soy bipolar por muchos motivos que explicaré algún día. Como también explicaré que ya no lo soy, siéndolo. No es un juego de palabras, es simplemente una conclusión después de haber leído mucha ciencia.




lunes, 18 de mayo de 2015

estados de ánimo



El trastorno bipolar es conocido como la enfermedad de los estados de ánimo. Mi estado de ánimo en los últimos cinco años es difícil de mejorar. Y teniendo en cuenta mi vida y mis circunstancias personales, me siento muy satisfecho de haber llegado a este punto. 

Cuando estaba deprimido, conocía muchos de los motivos que explicaban mi estado de ánimo. El problema es que no era capaz de encontrar una salida a la situación que me deprimía. Otros más sutiles, los fui descubriendo con el tiempo y a medida que me iba sintiendo mejor. Tuve que pensar un poco todos los días sobre ellos y, poco a poco, fueron apareciendo más respuestas. Aunque podría hacer una lista, todo te parecería lógico y muy humano. Lo importante es que tú encuentres tus propios motivos y puedas poner remedio en la medida de lo posible.

La euforia es otro cantar. Aparte de la vulnerabilidad, la mayoría de los motivos que conducen a la manía o hipomanía se encuentran en el inconsciente. Yo tuve que descubrirlos para no volver a caer en los mismo errores. Las doscientas páginas de mi libro te darán algunas pistas sobre ellos. Aunque la biología es muy sensible, si el deterioro no es excesivo hay algunas posibilidades de recuperación.

En los últimos años, mi vida ha cambiado a mejor gracias a mi mujer y mis hijos. A los buenos amigos y los buenos libros. Aunque el cambio más importante que mantiene mi estado de ánimo en su sitio es mi forma de pensar. En ese sentido, no me reconozco en la persona que era antes :))

miércoles, 13 de mayo de 2015

errores de diagnóstico





Pocas veces tienes la oportunidad de ser invitado a una boda pasados los cuarenta. Unas amigas nos invitaron a la suya hace dos años. Mal tiempo en un bonito día.

El trastorno bipolar está considerado una enfermedad crónica que requiere tratamiento en la mayoría de los casos. Pocos superan los síntomas sin necesidad de los fármacos. Con ellos, muchos siguen con su vida y muchas dificultades. Hoy en día, me siento afortunado por encontrarme en esta situación tan deseada por mi.

Hablar de los errores de diagnóstico es importante. Falsos positivos que fueron diagnosticados por error. Con todo lo visto y aprendido, te recomiendo que pidas una segunda opinión. Especialmente, si tienes dudas. Y más teniendo en cuenta cómo diagnostican algunos médicos la enfermedad. Si no has rellenado nunca un cuestionario, puedes estar mal diagnosticado. Si quieres ver datos puedes ver este enlace sobre un estudio relativamente reciente.

Los síntomas del trastorno bipolar son tan evidentes como los de una gripe. No comprendo cómo se pueden cometer estos errores. Pronto publicaré un comentario para quienes puedan tener dudas. La información, hoy en día, está disponible para todos. Afortunadamente.


lunes, 11 de mayo de 2015

¿una vida demasiado normal?




La playa del Sardinero con buen tiempo es un lujo. Al alcance de todo el que tiene tiempo y vive cerca para disfrutarla. Si vives lejos, ven a visitarla.

Hace mucho tiempo, me sentía de tal manera que solía pensar: ¿mi vida va a ser siempre así? Mala señal. Si tienes la sensación de que tu vida es demasiado normal, eso me suena a aburrimiento. Ojalá no te sientas así, te evitará vivir más cerca de la depresión. Ahora mi vida es todo lo contrario. Tengo la sensación de que mi vida es extraordinaria. Quizás lo sea porque hasta los cuarenta, mi vida fue demasiado extraordinaria.

Lo importante no es cómo sea tu vida, sino cómo la sientas. Todas las vidas, vistas a la suficiente distancia, pueden parecer más aburridas que un día de verano con lluvia. Lo que es estimulante para ti, es una tortura para tu vecina. Las personas con las que te ríes pueden aburrir a tu pareja. No todos llevamos las mismas gafas.

A lo que me dedico desde hace seis años, fundiría la salud de muchos. Sin embargo, lo que hago me da vida. Di muchos palos de ciego antes de acertar. Mi experiencia es muy posible que nada tenga que ver con la tuya. La raíz del trastorno bipolar es la misma para todos. Piensa en palos de ciego para encontrar una pareja que encaje contigo. O en palos de ciego para llegar adonde todavía no has conseguido llegar. Sentirte bien o ser feliz son buenos ejemplos de metas sanas. Sin duda, las mejores metas en las que puedes enfocarte.




miércoles, 6 de mayo de 2015

trastorno bipolar año 2000




Isabel y Roberto disfrutan en verano de la piscina. Ver esta foto me hace sonreír y desear que lleguen los días de descanso.

Y ahora viene algo más serio. El trastorno bipolar es una enfermedad que hace sufrir a muchas personas y el doctor Vieta está reconocido como un experto en la materia. Al menos, por sus colegas de profesión, quienes son también sus alumnos en cierta manera. He leído el contenido resumido de una conferencia que hablaba sobre los avances esperados en el tratamiento de la enfermedad.

La versión crítica del propio doctor me parece muy acertada: el modelo actual tiene limitaciones por su propia ideosincrasia. Si hay que empezar por ahí, que lo cambien. También pienso  que la genética no va a esclarecer gran cosa en el futuro. Así que hablar de sólido sustrato genético es un blablabla. Mencionar marcadores genéticos de vulnerabilidad me parece absurdo. ¿Cuál es la intención? ¿Poner en tratamiento a alguien antes de sufrir los primeros síntomas? No he leído nada parecido en el tratamiento del cáncer; enfermedad de la que se conoce mucho más. ¿Y el litio como arma única? Hablando de armas, al ritmo de la psiquiatría, las guerras del siglo XXI serían con tirachinas. ¿Trastorno de personalidad además de afectivo? Un despropósito. También me sorprende leer sobre la capacidad predictiva del curso de la enfermedad. Me suena a chiste sin gracia: predecir algo sobre la enfermedad cuando se desconoce tanto sobre ella.

¿Y qué tal empezar por reconocer a la psicología como ciencia? Para algunos médicos expertos, los psicólogos clínicos son como una suegra a la que hay que invitar a los cumpleaños. Hacer algo sin muchas ganas es peor que no hacerlo. Me da la sensación de que muchos creen que los beneficios de la psicología son más limitados de lo que son realmente. Y los psicólogos no clínicos son vistos más como un riesgo que como una oportunidad.

Si quieres un libro escrito por un especialista no académico, compra el mío. Como recomienda el doctor sobre los libros del futuro, está escrito con el lenguaje de la calle. Tuve que traducir el de la ciencia porque es demasiado aburrido :))


lunes, 4 de mayo de 2015

¿sientes el estigma?




¿Sí? De verdad que lo siento por ti. No me atrevo a hablar del estigma porque siento mucho respeto por aquello que hace sufrir sin motivos claros. El estigma es como el miedo: poderoso e irracional.

Conozco personas que tienen que andar buscando la manera de ocultar todo aquello que tiene que ver con la enfermedad. Si el motivo es no perder un trabajo, el motivo es importante. Tiene que ser muy difícil tener una buena vida con semejante limitación. Se me ocurren otros "armarios" de los que cuesta mucho salir y dicen que hacen sufrir también lo suyo. Estigma y vergüenza son hermanos gemelos. 

¿Cómo avergonzarse de lo que uno es? Yo soy bipolar sin serlo, y me siento un privilegiado. Quizás por este motivo no voy a dar hoy ninguna receta mágica. Yo sufro el estigma del pensionista. Tengo menos de cincuenta años y llevo diez sin trabajo con horario. Sin embargo, ahora trabajo más que antes y cobro menos. Paradojas de la vida. O quizás no. Cobro sonrisas, hojas dedicadas, guasaps cálidos. abrazos, buenos deseos y de vez en cuando algún detalle. Pegatinas para mis hijos que están pegadas en la puerta de su habitación. Y muchos "gracias". Esa es mi colección particular de buenos recuerdos de los últimos años.

Además, en este tiempo he visto de todo. Tanto, que empiezo a pensar que la enfermedad no es tan enfermedad para muchos. Y antes lo era :))