jueves, 9 de octubre de 2014

una entrevista sobre Esperanza Bipolar




Hoy voy a aprovechar una entrevista que me ha realizado esta tarde la Universidad Autónoma de Barcelona con objeto de una investigación centrada en el uso de las nuevas tecnologías por parte de los pacientes de cualquier enfermedad. Aunque tenía, como siempre, un tema preparado para el comentario de hoy relacionando mi experiencia con el trastorno bipolar, lo dejaré para la próxima semana.

Si es la primera vez que entras en este blog o llevas tiempo haciéndolo, te recomiendo que escuches la entrevista hasta el final. Te servirá para conocerme mejor, saber a lo que me dedico y comprender mejor mi forma de hacer. Muchos han recuperado la salud gracias al aprendizaje dentro del grupo de Bilbao y espero que otros también lo logren con el tiempo. Todos los comentarios aquí escritos, que son muchos, pueden servirte como punto de partida para reflexionar sobre tu propia experiencia. Lo importante no es tanto lo que te cuento sino aquello que te inspira lo que te cuento.

Tú puedes aprender de tu vida de la misma manera que yo aprendí de la mía. Con este blog personal sólo pretendo facilitarte lo que está en mis manos;  las mismas que teclean cada semana mis conclusiones personales sobre el trastorno bipolar. La mayoría apoyadas por la ciencia aunque no hable a menudo de ella. Algunas pueden parecerte evidentes, las más importantes no lo son tanto. Son el resultado de miles de horas de dedicación y millones de neuronas. Espero no aburrirte. 

Si quieres escuchar la entrevista dále al play :))

4 comentarios:

  1. Gracias Alberto, tu trabajo por el tema ayuda a todos. comparto lo que contás sobre los grupos en la web, sobre la diferencia en el trabajo persona a persona y el fuerte componente emocional. saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Pola. Un abrazo transoceánico :))

      Eliminar
  2. No he escuchado con la atención debida la entrevista, luego no puedo valorarla. Pero se me ha colado algo sobre si se debe aceptar la enfermedad o no. Esta palabra parece no ser muy querida pues en algún otro foro se ha barajado frente al hecho de aceptar, la actitud de resignación.
    Personalmente no tengo problemas para decir que el proceso de mis trastornos me ha conducido, no a resignarme como el que carga una pesada losa a la espalda, sino a aceptar lo que en mí se produce u ocurre porque es lo que hay.
    Para ello soy consciente que se deben superar o depurar distintas etapas, que están presentes o reaparecen en el tiempo. Es un proceso que otros mejor que yo han estudiado en personas con graves crisis de salud.
    El primer escalón común parece ser el de la negación. Negar que has enloquecido, en este caso. Luego tal vez sea el duelo de haber perdido una parte de tu salud, intacta hasta entonces. Luego quizás venga la resignación, cuando te digan que lo que padeces es crónico. Luego la negociación, en este caso con el psiquiatra. Que te quite o ponga pastillas. Y ya por último, bien podría instalarse un sentimiento de aceptación, el sí a lo que es, cuando has hecho las paces contigo y con el mundo.
    Sin embargo y como he empezado diciendo es un proceso y las etapas o su superación no son cronológicas, aparecen y reaparecen. Se mezclan entre sí, al tiempo que se les va poniendo orden, depurándolas.
    Pienso que la clave de este trastorno está en uno mismo y a uno mismo conviene entenderlo, comprenderlo e investigarlo. Las ayudas están ahí, por supuesto, cuando la medicación es indispensable y una buena terapia sicológica puede ayudar, pero opino que la primera demanda que se le debe hacer a un sicólogo es que te enseñe y muestre en qué consiste la enfermedad y qué la dispara en ti. Que te señale los estresores o hábitos saludables así como que investigue tus limitaciones.
    Y esto, más o menos, es lo que se me ha ocurrido decir con el objeto de dar una pequeñísima orientación al recién llegado.

    Suerte y salud

    ResponderEliminar
  3. ¿Yo de Bilbao y tú? :))

    Gracias por escribir y contarnos cómo ha sido tu experiencia. No me parece necesario negociar con tu médico el número de pastillas que debes tomar porque es él quien decide. Si no te gusta su criterio, cambia de médico.Un buen médico te quitará todas las que no necesites, hasta la última, si así lo considera él o ella.
    En cuanto a las fases por las que puedes pasar con esta enfermedad, no me atrevo a hace ningún comentario. Cada persona es un mundo y conozco experiencias de todo tipo. Como no has escuchado el audio con atención, te diré que bajo mi punto de vista una buena terapia psicológica es indispensable, y la medicación puede ayudar. Lo mismo, pero al revés. Si todavía nadie parece saber a ciencia cierta en qué consiste la enfermedad, ¿cómo te lo van a explicar?

    Suerte para ti también y mucha salud :))

    ResponderEliminar