viernes, 15 de marzo de 2013

el trastorno bipolar y los demás





El trastorno bipolar no afecta a todos por igual. Cuantas más personas conozco, más diferencias encuentro en la forma en que afrontan, rechazan o aceptan la enfermedad. Una de las cosas que más me llama la atención últimamente es darme cuenta de que muchos al ver que alguien se encuentra mejor que ellos mismos, empiezan a creer que encontrarse bien es posible. Y después de un tiempo, son ellos quienes se empiezan a encontrar mejor. En realidad, voy aprendiendo sobre la marcha cómo ayudar a través de la asociación a quienes se acercan a ella y cada día veo algo nuevo que me llama la atención. Me gusta aprender de los detalles porque dicen mucho de la realidad que viven muchos de ellos. Hay algunos que me sorprenden cómo han aprovechado el impulso de los demás para arrancar y creo que es difícil que vuelvan a la situación en la que se encontraban el primer día que cruzaron la puerta del centro cívico de Bilbao.

La gran ventaja de los grupos es doble. Uno deja de sentirse tan diferente cuando comparte sin complejos con los demás sus experiencias, algo que seguramente ninguno de nosotros habíamos hecho antes de conocer a otros con el mismo problema. Las enfermedades mentales pueden hacer sufrir mucho y no suelen ser comprendidas por los demás como cualquier otro problema de salud. Si uno no se encuentra bien del todo, las relaciones con los demás son todavía más difíciles porque lo normal es aislarse para no contagiar a los demás. No sé si todos lo hacen, pero yo siempre trataba de aparentar que no pasaba nada cuando la realidad es que pasé muchos años en los que me costaba sonreir. Ahora lo hago todos los días porque he logrado encontrar lo que tanto tiempo eché en falta: la ilusión.

Hablar de los demás es hablar de relaciones. Estar diagnosticado puede afectar nuestras relaciones con todo el mundo porque si los demás te ven como diferente, nada es igual. Afortunadamente, nunca todos reaccionan de la misma forma. A mi personalmente me importa bien poco cómo me vean los demás, incluso no evito ni oculto nada porque es mi manera de normalizar lo que los demás pueden percibir cómo diferente. En realidad no lo hago por mi, sino por ellos. Tampoco tiene ningún mérito que lo haga porque siento que para mi ya no significa nada especial el trastorno bipolar. Hace tiempo no podría haberme mostrado como lo hago ahora porque no me sentía como los demás, y eso siempre te obliga a discriminarte tú mismo. Así todo, siempre habrá personas que me discriminen aunque apenas me conozcan. A veces, los propios miembros de tu familia pueden tratarte de una forma diferente por el hecho de tener un diagnóstico. En realidad, entiendo perfectamente que sea así porque no es el diagnóstico lo que nos diferencia, sino las experiencias que hemos vivido y los demás han vivido con nosotros. Ni todas ellas comprensibles ni todas ellas vistas por los demás como experiencias límite, experiencias que pueden haber tenido uno, o muchos desencadenantes. Además de la vulnerabilidad, sin la cuál no las hubiéramos vivido con tanta intensidad.

Espero que cada día encuentres algo nuevo en este blog. Aunque sólo sea un punto de vista muy personal quiero que sepas que siempre pienso en ti cuando me siento a escribir. Ojalá tu situación respecto al tratorno bipolar se parezca cada vez más a la mía. :)

9 comentarios:

  1. En general todas las publicaciones me encantan porque me has ayudado mucho en sentirme muy acompañada y comprendida, cada vez que leo algo tuyo me doy cuenta que era algo que necesitaba escuchar en ese preciso momento y con esta publicación de hoy sin saberlo le has dado otra vez en el clavo a algo que le venía dando vueltas en mi cabeza ;-) gracias por este maravilloso blog!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por ser tan generosa, Isa :))

      Eliminar
  2. Amigo Alberto, yo tambien encuentro en tu blog palabras de esperanza. Gracias por pensar en nosotros cuando escribes.
    En lo que se refiere a la forma en que los demás nos ven a los que padecemos enfermedades mentales, al no poderse poner en nuestro pellejo o a la falta de información e incluso la etiqueta que hemos sufrido a lo largo de la historia de la humanidad (resalto el comportamiento que tenía la Inquisición respecto a los enfermos mentales, ya ves hasta donde me retrotaigo) es una lacra que llevamos sobre nuestras espaldas.
    Vemos como sufre por ejemplo, un enfermo de cancer, e incluso podemos ponermos en su lugar. Pero no a los enfermos mentales. En este sentido me gusta decir o esbcribir los que estan afectados por una enfermedad visible y los que padecemos una enfermedad invisible. Para mi las enfermedades mentales son invisibles.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes mucha razón, Fernando. Es muy difícil ponerse en el pellejo de otro en general, y más difícil todavía cuando el otro toca algún extremo difícil de comprender. Las enfermedades mentales son invisibles para la ciencia, pero muy visibles para quienes las padecen y quienes les rodean.

      Eliminar
  3. Me pareces un puto presunuoso, que solo sabes hablar de tu asociación y de tu mierda de nirvana alcanzado . . .

    Llevo tiempo leyendo este blog, y no me gusta tanto juicio de valor. Si tu eres tan happy, Ole por tí. No hables por los demás.

    Escribir sobre el TB y los demás, no es hacerlo sobre una asociación, relaciones sociales y familiares. Hay mucho más.

    Y yo no me quiero encontrar como tu ni como nadie, quiero andar mi propio camino!!!

    Manolo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra saber que no te llamas Manolo y que tu comentario no era más que un "guiño". Mi vida fue una mierda durante mucho tiempo, y ahora es simplemente increíble- o de puta madre- sin compararla con la de nadie. Juicios de valor encontrarás más de uno en este blog. Aunque no sé muy bien lo que son, supongo que deben ser algo así como opiniones personales. No soy ningún "happy" ni hablo por los demás. Y claro que hay mucho más, siempre hay mucho más. En tu vida y en la mía. Hago sólo lo que puedo sin andar el camino de nadie. Si este blog te ayuda a despejar el tuyo, me alegro mucho. Ya sabes que me tomo esto bastante en serio porque la salud es un tema delicado como para relativizar o tomar a la ligera. ¿Una respuesta demasiado predecible? Te dedico la respuesta con mucho cariño, del auténtico :)

      Eliminar
  4. Cuando uno está en crisis todo le apesta, así que te comprendo Manolo o quien sea, en todo caso yo agradezco a este blog por sus consejos. Es más quisiera por este medio, que me apoyen como hacer una Asociación, en mi país, la gente está escondida con esta enfermedad, no quieren darse a conocer, Es necesario tener un grupo de apoyo. Por fis, escribanme como empezaron con la Asociación en su país, como funciona. MIL GRACIAS.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Graciela, si escribes a esperanzabipolar(arroba)hotmail.com, te ayudo en lo que pueda. No será mucho, desgraciadamente, pero espero que lo suficiente para que puedas comenzar :)

      Eliminar