viernes, 1 de febrero de 2013

el trastorno bipolar y lo imposible





Cuando uno comienza a sufrir los síntomas no sabe ni lo que le sucede ni cuál puede ser su futuro. La sensación de que uno ha perdido el control para siempre, depende principalmente de la gravedad y el número de recaídas. Los ingresos hospitalarios también dejan sus secuelas porque la salud mental se encuentra a años luz de lo que debería ser un verdadero sistema promotor de salud. Sea cual sea tu situación ahora te voy a hablar de mi experiencia personal, como siempre.

Hace trece años toqué fondo. Hace ya más de ocho que mi vida empezó a recuperar su color. Hace seis sufrí la mayor desgracia de mi vida. Hace dos, mi vida nada tiene que ver con la que muchos podrían imaginar - ni yo mismo- después de haber sufrido tanto. Las explicaciones tienen mucho que ver con lo que he ido contando en este blog hasta el momento, aunque siempre quedan muchas por escribir.

Siempre viví el trastorno bipolar como un problema grave de salud, nunca como una enfermedad. De no haberlo hecho, no hubiera llegado hasta aquí de la forma en que lo he hecho. Una sana rebeldía constituyó para mi la actitud adecuada para tomar decisiones importantes de cambio que fueron vitales para la mejoría de mi salud. En mi actividad en la asociación Esperanza Bipolar de Bilbao, me doy cuenta de que muchos todavía se sienten muy vulnerables y otros tenían la sensación de que el bienestar tiene un recorrido que poco tiene que ver con lo que hagan con su vida, su capacidad para adquirir nuevo hábitos, o su crecimiento como persona. Muchos expertos encontrarían estas palabras huecas porque la enfermedad es enfermedad y no da muchas opciones. Tengo la sensación de que este mensaje ha calado tan hondo en la sociedad, las personas diagnosticadas y sus familiares, que la situación de las personas afectadas se ve agravada, limitando las posibilidades reales de mejoría de muchos. Aún llamando a las cosas por su nombre, el trastorno bipolar seguiría siendo una enfermedad grave para muchos. Personalmente encuentro en el exceso de celo y el miedo de muchos profesionales un hándicap añadido a pesar de ser comprensible. Aunque empiezan a oirse cantos de sirena, los hechos deberían acompañar a las palabras y el sufrimiento humano es incontenible a pesar de todos los esfuerzos por erradicarlo.

Puede parecer un tópico, pero he logrado lo imposible porque nunca lo consideré imposible. Una sana ambición por mejorar siempre tu salud es imprescindible para alcanzar el bienestar. Cuando alguien me pregunta si estoy en tratamiento, me doy cuenta de que hay un problema de importancia excesivamente focalizado en los fármacos. En lugar de interesarte por la respuesta a la misma pregunta, te recomiendo que leas este blog con frecuencia. En especial, si lo encuentras útil y te ayuda a pensar. Hay personas que todavía no se encuentran bien, y se preocupan por el tratamiento en lugar de preocuparse por su bienestar. Hay personas que se encuentran bien y parecen atribuir toda la importancia al tratamiento. Como no soy la persona responsable de su salud, pero sí de su bienestar, hago lo que puedo con lo que he aprendido. LLevo un tiempo dándome cuenta del potencial de bienestar de las personas a las que dedico mi tiempo porque la atención de muchos por parte del sistema de salud es claramente insuficiente. Y ejerzo mi responsabilidad con mucha prudencia y muy buenas intenciones :))

15 comentarios:

  1. Hola! Hace hoy dos años que me diagnosticaron TB tipo 2,en plena fase hipomaniaca. Llevaba 10 años peleando con depresiones, cortas en el tiempo pero muy intensas que me dejaban muy tocada pero hasta entonces nadie me habìa dicho cuál era el problema real. Desde entonces estoy a tratamiento farmacológico y no me está yendo muy bien. Después d la fase d euforia caí en una grave depresión y aunque he tenido algún subidón ha sido para volver a caer y no estoy encontrando la estabilidad necesaria para reemprender una vida. Hace poco que conocí este blog gracias a mi hermana y me gusta mucho.
    Espero seguir aprendiendo de tu experiencia y de la de los.demás compañeros y aportar la mía.
    Gracias por todo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Shelly, tu experiencia sirve a todos los lectores de este blog tanto como la mía. Me encantaría que personas como tú participaran porque todas las vivencias cuentan :)

      Eliminar
  2. Estar bien y a gusto: bienestar. Es mi frase preferida para responder a la pregunta de ¿qué tal estás?. Un modo de instalar una creencia positiva que a modo de autopista emocional me permita circular con una velocidad adecuada y sin riesgos. Una frase que repito para que la última célula orgánica de mi cuerpo-mente la memorice. Un modo de huir de la queja que en nada me ayuda. Un modo de disfrutar con lo que soy y alejarme de los caminos intransitables del alma.
    Aunque para ello se requiera de un proceso de reconstrucción, pero como dice el autor la rehabilitación es posible. Tan sólo debes creerlo.
    Salud

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Theo, la rehabilitación se vislumbra cuando empiezas a sentirla en el cuerpo. Pero, como tú bien dices, antes es necesario creer en ella. Esperanza Bipolar se llama el proyecto en el que estoy metido y disfruto a diario :)

      Eliminar
  3. Hola Shelly, hasta que tu médico encuentre el tratamiento farmacologico adecuado, es posible que no encuentres la estabilidad esperada, esto no es ràpido, de algo si estoy segura, es que nos ayuda mucho encontrar nuestra vocación y explotarla, para darle un sentido a nuestra vida. La mano de Dios incomparable para levantarnos o auxiliarnos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por los ánimos que le regalas a Shelly. La vocación resulta muy importante pero también otras muchas cosas que contribuyen a hacernos sentir bien. Muchas "pequeñas cosas" pueden contribuir tanto o más que una "gran cosa", como es la vocación :)

      Eliminar
  4. Estoy de acuerdo en parte con Alberto, pero en las enfermedades hay grados y pronósticos. Respecto a las medicaciones, ya no sé que pensar, pero puede que farmaindustria pueda estar haciendo su agosto a costa nuestra. Luego sobre la autosanación, espero que mi querido Alberto no se equivoque, mejoría puede lograrse, en sí, por el propio proceso,...curación no. También se puede vivir un tiempo de noche de miel, perdurable......¡y que dure toda la vida!. Luego de todo esto, después de una vida conociendo a los demás, no me valgo a mí mismo. Gracias por el blog, magnífico.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Moncho, hablar de autosanación me suena a esoterismo sin mucho fundamento. Te recomiendo que leas los artículos y las respuestas para comprender mejor mi punto de vista. ¿Cómo se puede hablar de curación de una enfermedad que requiere de criterios diagnósticos y todavía no es "visible" por la ciencia? ¿Curar una herida que no se puede ver? Difícil lo veo :)

      Eliminar
    2. MªÁngelesfebrero 18, 2013

      Respecto a la autocuración...yop creo que todos hemos pasado por esa etapa.Te aseguro que nada funciona. El yoga te relajará como mucho, la homeopatía puede ir bien para tus defensas, pero ya está. Es una enfermedad fisiológica. Imagina que padecieses del tiroides, o necesitases insulina. Cuanto antes se acepte que hay personas que necesitan unas pastillitas, da igual el nombre que le pongas, antes llegará la estabilidad a nuestras vidas

      Eliminar
    3. Mari Angeles, se trata de una enfermedad mental. La forma de diagnosticar una enfermedad mental es la que es porque no se conoce la fisiología. Por lo tanto, afirmar que se trata de una enfermedad fisiológica me parece demasiado decir, aunque muchas personas necesiten tratamiento para encontrar la estabilidad o cierta estabilidad.

      Eliminar
  5. MªÁngelesfebrero 18, 2013

    Hola Shelly. Mi experiencia con los fármacos ha sido muy parecida a la tuya. Me tratarosn para depresión ansiosa durante 13 años hasta que comenzaron hace un año a medicarme para trastorno bipolar. Todavía no me enciuentro estable. Hace unas cuantas semanas me dió un episodio en lo que lo único que quería era agarrar a mi marido y estamparlo como a una mosca...me controlé, pero , como siempre, solté barbaridades que luego me hicieron sentir profundamente culpable. En esos momentos, solo pienso en mandar a la porra a todo el mundo, divoirciarme, escapar....y luego...casi no recuerdo nada...pero caigo en depresión profunda. Ahora llevo ya `por fín dos días fuera de la cama, y tengo revisión con el médico.No te sientas mal por no encontrar ese equilibrio que buscas. Todo requiere su tiempo, pero confío en que llegará...y si noi llega....pues procura rodearte de gente que a pesar de todo te quieran y que entiendan que hay momentos en los que necesitarás ayuda, y no reprimendas. ÁNIMOOOOOOOOOOOOOO. Un consejo: a mí me ayudan mucho los animales. Ellos siempre están ahí, perciben si estás triste o alegre, no se separan...y al mismo tiempo, dependen de tí. Es la mejor terapia para salir de la cama en fase depresiva.:-)

    ResponderEliminar
  6. Alberto,hablar de sanación en esta enfermedad que se considera crónica es un despropósito.Los datos están ahí.La idea de mejoría y mantenimiento de esa mejoría es el truco.Ahí están tantos otros que todavía están en proceso de llegar a encontrar el camino.Yo creo que la búsqueda en la medida de las posibilidades de cada uno es la mas buena medida para progresar.No desestimo otras posibilidades como la psicoterapia y el apoyo de las asociaciones.El tratamiento medico es la base pero no nos da el bienestar deseado porque los que ya estamos estabilizados tenemos como vocación el llegar a tener una vida de paz y tranquilidad(Esto también previene las recaidas en una gran proporción)El buscar la eutimia para mi es una falsa ilusión.Eres tu quien tiene que amoldarse a las ondulaciones o picos de la enfermadad porque ella sola o con los apoyos antes citados no son suficientes para conseguir esa eutimia que para mi no existe como tal.Todo puede ser teoría nada mas.Ir tras la supervivencia es la mejor manera de enfrentar esta enfermedad,dia a dia,mes a mes,año a año.Y hablo de la supervivencia de nuestra propia dignidad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siento Fernando que te parezca un despropósito, te aseguro que todo lo que hago tiene un propósito aunque no todos lo comprendan. Afortunadamente, yo hace tiempo que no me tengo que amoldar a ninguna ondulación. Más bien llevo una vida en la que me dejo llevar por lo que me mueve aunque siempre tengo en cuenta mis limitaciones. Espero que encuentres esa vida de paz y tranquilidad que deseas. Estoy convencido de que lo puedes conseguir :)

      Eliminar
  7. esta enfermedad es de por vida Alberto, si una persona tuvo delirios graves, imagiono ver muertos, en que grado esta, cual es el grado mas grave en el que llega a estar unapersona con esta enfermedad.

    gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no puedo saber si esta enfermedad es de por vida o no, porque para la mayoría parece serlo. Como supongo ya sabes, se habla de un "espectro" para hacer referencia a la gravedad de los síntomas y, supongo, que a la vulnerabilidad. Sí que te puedo asegurar que yo pasé por crisis realmente difíciles y reconocidas como de extrema gravedad. Mi situación hace más de diez años era crítica e incierta. De hecho, creo que por mi trayectoria tenía todas las papeletas para tener una vida muy limitada. La situación que describes creo que se conoce como alucinación o delirio, consúltalo con los médicos si no te han informado todavía. El mayor riesgo de esta enfermedad personalmente creo que es acabar depresivo de por vida o decidir quitarse la vida. No creo que pueda imaginar nada peor.

      Eliminar