viernes, 19 de octubre de 2012

el trastorno bipolar y la ilusión




Esta semana, ha concluido el taller sobre la ilusión en la asociación Esperanza Bipolar de Bilbao. Pablo Cueva nos ha regalado su tiempo y su ilusión con pequeñas actividades y juegos que nos han invitado a pensar en nuestras propias ilusiones. Para mi sorpresa, todos teníamos muchas ilusiones por vivir, y lo que es más importante, ilusión por tratar de alcanzarlas.

Vivir sin ilusión constituye una forma de vida para muchos que desearían encontrar algo que diera un poco de color y sabor a su existencia. Vivir con ilusión es un reto accesible a través de la búsqueda, la observación y la acción. Aunque se puede disfrutar de la vida sin grandes ilusiones, como la inmensa mayoría viven, buscar esa chispa cambia la vida de forma radical. La única ilusión que reporta un bienestar duradero es el disfrute con la actividad diaria. Si tu día a día no te permite disfrutar, se requiere de un esfuerzo para levantarse de la cama nada saludable. Lo sé muy bien porque fui víctima de esa sensación durante casi una década y supone un desgaste que puede acabar en depresión. La palabra disfrutar simplemente refleja la sensación que una actividad agradable deja en tu cuerpo, la misma sensación que puede reportar el ejercicio físico, una actividad intelectualmente estimulante, un hobbie, el sexo, o una conversación que te entretiene, enriquece o hace reir. Las personas felices no son aquellas que han logrado lo que perseguían o ansiaban, sino aquellas capaces de disfrutar un poco todos los días.

Encontrar cosas que te ilusionen es la mejor inversión que puedes hacer en tu vida. Si todavía tienes hueco en la mochila de las ilusiones, no hay otra forma de llenarla que saliendo a su búsqueda como quien sale a coger setas. No son tan fáciles de localizar, porque pueden estar en ninguna parte y en todas a la vez. Una ilusión puede esconderse donde menos te lo esperas. Una vocación dormida, una afición por descubrir, una habilidad por desarrollar, o una persona que se cruza en tu vida pueden cambiarte la vida. Algo que nunca habías probado antes, una nueva experiencia que te despierta los sentidos o un actividad lúdica como un simple juego. Todo vale y todo suma. Cuanto mayor sea el número de pequeñas ilusiones que inunden tu día mayor será tu bienestar. Aunque creas, o hayas creído alguna vez, que no hay nada que te ilusione, simplemente no lo has encontrado. Sigue buscando, observa a tu alrededor y experimenta las sensaciones en tu propio cuerpo porque el cuerpo está lo suficientemente evolucionado para disfrutar, y no sólo para sufrir.

Ya ha llegado la lluvia para quedarse :)

4 comentarios:

  1. Muy buena entrada

    Es cierto y claro lo que dices, muchas veces las pequeñas ilusiones del día a día, son mas importantes que las grandes ilusiones muchas veces utópicas o casi utópicas, pues si se logran cumplir las grandes ilusiones es fabuloso, pero en cambio es muy duro y pueden ser frustrantes cuando no se logran.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Oscar, las ilusiones utópicas nos enseñan mucho de nosotros mismos. Muchas veces deseos por cumplir, más que necesidades reales. Piensa en ello :)

      Eliminar
  2. Para mi hay una ilusión que las engloba todas: vivir. Cuando así se me representó, decidí que lo único que quería era vivir y se despejaron muchas dudas y pesares: qué hacer, qué no hacer, a qué dedicarme, debo o no debo, por qué esto, por qué aquello.
    Me gusta pensar que a partir de entonces comencé a aprender lo que es la vida y a apreciarla de verdad.
    Todos sabemos de la vida, pero amarla parece costarnos la vida.
    Deja tus enfados, tu rabia, reconcíliate con lo que te mantiene en el planeta y disfruta cuanto puedas.
    bon finde

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Theo, copio y pego tu primer frase: "Hay una ilusión que las engloba todas: vivir". Si fuésemos capaces de no olvidarlo nunca para enredarnos con todo tipo de problemas, la vida sería mucho más agradable para todos, La última también me encantó: Disfruta cuanto puedas. Nunca mejor dicho, cuanto y cuando puedas, porque no siempre se puede disfrutar :)

      Eliminar