domingo, 23 de septiembre de 2012

el trastorno bipolar y la vulnerabilidad




El otro día en la asociación alguien habló sobre la disfunción cerebral que presentamos quienes estamos diagnosticados con trastorno bipolar. Evidentemente, los mecanismos que regulan el estado de ánimo cuando alguien sufre la depresión o la euforia no han sido capaces de mantener el equilibrio de nuestro cuerpo. Hablar de disfunción cerebral cada vez es más frecuente porque el origen siempre se centra en el cuerpo, dejando un poco de lado algo muy importante que todos saben pero muchos omiten. El entorno influye en nuestra biología y puede llegar a desequilibrar a cualquier persona que no padece ninguna enfermedad hasta que sufre los síntomas de cualquiera de ellas. La palabra vulnerabilidad está empezando a colarse en algunos discursos, pero hay que prestar mucha atención para llegar a distinguirla porque queda enterrada dentro de un discurso plagado de neurotransmisores, dopamina, serotonina y demás familia.

Hace ya bastante tiempo que no me planteo si estoy enfermo o no. Lo que no olvido ni olvidaré nunca es que soy una persona vulnerable. LLevo colaborando más de tres años en una asociación de pacientes y resulta más fácil no olvidarse del trastorno bipolar cuando te vuelcas en ayudar a quien todavía lucha por salir adelante. El trastorno bipolar está reconocido como una enfermedad crónica y altamente recurrente. Muchas veces me pregunto porqué, pero tampoco me extraña que así sea teniendo en cuenta que mayoritariamente los pacientes reciben exclusivamente atención médica. Quien no considera el trastorno bipolar un problema psicológico simplemente quiere hacer hincapié en la cronicidad de la enfermedad. La lástima es que la ciencia no podrá llegar a avances significativos fuera del mundo de la farmacología. Hoy en día, nadie se atreve a negar la relación entre mente y cuerpo ni lo borrosa que es su frontera. Todos sabemos que el trastorno bipolar es una enfermedad mental, y lo mental, si no es psicológico, ¿qué es?.
Evidentemente, cuando se presentan los síntomas, el desequilibrio electroquímico se produce en el cerebro y las redes neurales implicadas quedan, de alguna manera, marcadas. La vulnerabilidad procede de esta huella que la mayoría consideran indeleble, y no sólo duradera.

Toda esta explicación muy superficial y lejos de poder considerarse "ciencia", sólo es la introducción de una de las preguntas más importantes que puedes hacerte. ¿A qué soy vulnerable?
Yo me la respondí hace tiempo, y después de cinco años de mucha dedicación creo saber a qué somos vulnerables muchos de nosotros. Este fin de semana, encontré la confirmación científica a algo más que una intuición. Cinco años después, se cierra un círculo que me invita a descansar de la lectura por una temporada. Sin embargo, no dejaré de escribir :)

15 comentarios:

  1. llevo tiempo leyendo tu blog, pero hasta contestar me provoca temor. Sé que vivo presa en esa vulnerabilidad de la que hablas, me asusta salir de casa, me asusta escribir en blogs tan estupendos como este, hablarle a otras personas; no quiero que me vuelva a pasar, no quiero que otra crisis acabe de destruir lo poco que me queda. Me miro al espejo y me doy la risa y me doy pena, yo que creí tan a menudo que me iba a comer el mundo. No estoy deprimida, soy feliz. Simplemente tengo miedo. Tkila

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El miedo Tkila es algo natural de las personas y gracias a él nos hacemos fuertes. El tema es cuando este es tan fuerte que nos imposibita para luchar y poder vencer.
      Yo sé que soy vulnerable y diría, más allá de lo que dice Alberto, no que "muchos somos vulnerables" si no que todos somos vulnerables. El tema es la fuerza que tengamos cada uno para luchar contra esa vulnerabilidad.
      Hay personas que son más debiles que otras,yo me encuadro de estas últimas no se si con acierto y no sé si como excusa,y por eso afronto el trastorno bipolar de diferente manera.
      Creo que hay que saber usar ese miedo en nuestro favor.
      Hablando ya me mi caso en concreto me he puesto un fuerte escudo ante las personas y las situaciones como defensa. Sé que esto no es bueno. Y lo hago porque tengo miedo.

      Eliminar
    2. Tkila, si eres feliz y sólo te queda el miedo has atravesado ya un desierto. Contra el miedo, sólo puedo resumirte en una frase cómo he logrado combatirlo: la mayoría de los miedos son infundados -no tienen fundamento- y cuando te enfrentas a ellos se desvanecen como la niebla :)

      Eliminar
  2. Te felicito por el artículo de hoy, pero hay un momento en que me surge la duda, de lo que quieres expresar y dices: ""Todos sabemos que el trastorno bipolar es una enfermedad mental, y lo mental, si no es psicológico, ¿qué es?. Evidentemente, cuando se presentan los síntomas, el desequilibrio ...."" . No sé que quieres expresar, salvo que te refieras a la alteración bioquímica cerebral y su estructura. Me gustaría concluyeses tu impresión. Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No entiendo muy bien cuál es tu duda, ni a qué te refieres con la alteración en la estructura. Si dejas un enlace explicando la alteración que se produce, yo encantado de aprender. ¿Es una alteración temporal o definitiva? Hace algún tiempo leí que el cerebro de los grandes músicos difiere en estructura al del resto de los mortales debido a la actividad a la que se dedican, y supongo que al empleo que hacen de su anatomía. Gracias a ti :)

      Eliminar
  3. Alberto, agradezco a Dios la oportunidad de haber conocido hoy tu blog.
    Desearía hacerte una pregunta puntual relacionada con el aspecto farmacológico.
    He logrado cierta estabilidad gracias a la Carbamazepina pero desafortunadamente me alteró el conteo de leucocitos siendo necesario suprimirla progresivamente. Ahora mi psiquiatra propuso Seroquel Rx y me siento demasiado sedada. Una alternativa es tomar la medicación no Retard. ¿Qué opinas al respecto?
    Estaremos en comunicación para la retroalimentación.
    Agradezco tu generosidad.
    Dios te bendiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siento no poder darte mi opinión porque no soy psiquiatra. La confianza entre médico y paciente es fundamental. Bajo mi punto de vista, cuando se pierde, lo mejor es buscar otro médico. Sólo te puedo decir una cosa: cuida tu cuerpo :)

      Eliminar
  4. Me ha llamado mucho la atención el tema de que el TAB no sólo es biológico, sino también Psicológico, y quiero dar mi testimonio al respecto: Cuando me diagnosticaron, inicie la investigación sobre el trastorno y encontré por casualidad una página que hablaba de ayuda Psicológica para trastornos mentales crónicos com TAB, esquizofrenia, borderline, etc. llamada Terapia Cognitiva Conductual,TCC. Y hallé que en mi ciudad no era muy conocida, sin embargo en la clínica donde me atienden, una doctora la manejaba, y empece tratamiento con ella. El efecto sanador de esta terapia fue igual o superior a la medicina, y más acertado, por que atacó los pensamientos negativos que más me hacían daño, sentimiento de culpa,Minusvalía,miedos.. La intensidad con la que la hicimos fue clave, iniciando con dos terapias semanales durante dos meses(Aqui el sistema de salud no permite más de 20 min. por paciente), luego una semanal por dos meses, luego una quincenal por dos meses, terminando con una mensual.
    Creo que es una irresponsabilidad de los profesionales de la salud mental, el abordar a los pacientes solamente con medicinas, ya que el componente Psicológico tiene un peso muy fuerte en la enfermedad, lo cual da mucho que pensar de esta forma de tratamiento´y de ellos.
    Agradezco a Alberto por sus escritos tan acertados, a Fernando por su constancia en el seguimiento del blog y sus comentarios, y a todas las personas que hacen posible su inspiración.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por escribir, Luis. Personalmente creo que dejar atrás el trastorno bipolar es completamente imposible sin la ayuda de un buen@ psicoterapeuta. Todos los problemas que se derivan por haber padecido los síntomas, y previos a haberlos padecido, sólo pueden superarse con la ayuda de un buen profesional. Requiere de la atención a muchos detalles que la mayoría pasan por alto, y lo único que trato de dejar en este blog, son aquellos que yo considero muy importantes :)

      Eliminar
  5. Con los comentarios tan puntuales de amigos tan queridos como Luis y Fernando, no sabía qué comentar...
    .
    Me gusta este post pero algoooo ... algo me brincaba. Lo releí por eso mismo. En fin, mi punto es donde acabamos describiendo esto como <> (!!!!)
    .
    Yo sé que todos aspiramos a tener una mejor calidad de vida pero yo creo que lo que le pasa al organismo es la expresión de la diversidad humana y nuestra química es eso: Una química que funciona de manera diversa al estandar común... de ahí que las condiciones ambientales del individuo sean tan relevantes.
    .
    En su peor descuido se deteriora lo cognitivo así que estemos conformes con lo de "enfermedad mental", total el deterioro se puede prevenir, detener, paliar, pero nunca sin un compromiso del paciente.
    .
    ¿"Desequilibrio"? tal vez, yo veo "diversidad" y saber qué hacer con ella, para VIVIR con ella.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amiga Ceci :) El desequilibrio se produce cuando los síntomas aparecen, y el deterioro general de la salud psíquica y emocional de cada uno depende, principalmente, de dos cosas. En primer lugar, del médico y el psicólog@ que te trata, y en segundo lugar, de tus propios recursos y tu situación personal. El trastorno bipolar es una enfermedad grave y altamente recurrente, sobre todo, para aquellos que no han tenido la fortuna de contar con un buen profesional o no han sido capaces de reunir los recursos necesarios para llevar una vida saludable. Así lo veo :)

      Eliminar
  6. Vulnerabilidades. Las cuento a patadas a lo largo de mi existencia o así se me antoja ahora. Muchas de ellas debidas tan sólo a un estar sensible o a serlo en mayor medida. Tantas más debidas tan sólo a un desarrollo o maduración sicológica inadecuado. Otras más por hábitos de pensamiento y creencias erróneas. Otras porque simple y llanamente se me han indigestado personas y situaciones. Y aún así no he optado por el acorazonamiento ni el blindaje. Eso de encerrar el corazón me parece poco inteligente. Si uno blinda su corazón .... mal rollo.
    La perspectiva que he mantenido continuamente es que era un problema mío y desde ahí he intentado solucionarlo. Y en el intento también he recurrido a la evitación, al desprecio y a la indiferencia. Pero esto no deja de ser un mal rollo. Necesario quizás para la propia supervivencia, pero un indicativo claro de que algo va mal en uno.
    Esto en líneas generales y sin pararme mucho a pensarlo. En cuanto a la bipolaridad y los posibles desencadenantes, aquí si se debe actúar y corregir. Prevenir. No exponerse innecesariamente. Optar por lo saludable y conveniente, aunque algo o alguien se quede en el arcén.
    Pero el resumen, la idea, es que el corazón debe abrirse. Aunque duela. Como una rosa. Y descuida, sabrá defenderse con sus propias espinas.
    Es una idea que me gusta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Alberto, hace no tanto tiempo yo sufría de tantas vulnerabilidades como dedos en las manos. Ahora me siento únicamente sensible a una de ellas, y estoy trabajando para dejarla atrás algún día. También es muy posible que renuncie a determinadas actividades que me ilusionarían mucho pero todavía me sobrepasan. No me preocupa tener limitaciones, de hecho, me encanta tenerlas. Cuando no son muchas, es un rasgo muy humano y hay que aceptarlas :)

      Eliminar
  7. Hola, me llamo José Damián, padezco trastorno bipolar desde los 15 años y en la actualidad tengo 37 años y soy estudiante de Psicología.

    El paradigma EOR, nos explica como nos influyen las respuestas del organismo a los distintos estímulos. Creo que tenemos que luchar por la adaptación social evitando el estigma social, los sesgos atributivos y mejorar la calidad de vida mediante una reinsección real y no ficticia a la sociedad.

    ¿ a qué me refiero cuando hablo de reinsercción real? me refiero a trabajar en igualdad de condiciones que las personas que no padecen esta enfermedad. Reinsertar no es sentirte aislado en un trabajo en el cual tus compañeros te miran como el raro, te excluyen o te hacen que a causa de esa vulnerabilidad tengas que dejar el trabajo, o te venga una crisis y a causa de ella una baja y normalmente después el despido.

    La sociedad actual sigue rechazando las enfermedades mentales, Por mucho que luchemos, por mucho que intentemos defender nuestros derechos siempre caemos en un desamparo por parte de instituciones. Nos cuesta mucho más encontrar un empleo estable, y si lo encontramos nos cuesta mantenerlo a causa de vivir en esa costante montaña rusa que es un trastorno bipolar cuando las crisis se van sucediendo muy frecuentemente. La medicación por supuesto es necesaria, En una crisis necesitamos lDopamina para los estados agresivos que se puedan presentar y la Serotonina para superar la depresión, el litio para regulara nuestro estado de ánimo y los antidepresivos para cuando tengamos una crisis de manía. Pero además de un problema con nuestros neurotransmisores el trastorno bipolar también necesita ser tratado emocionalmente. los enfermos bipolares tenemos dentro de nuestra enfermedad una parte psicobiológica, otra social y la manera en que la sociedad nos influye en nuestra enfermedad y otra afectiva, Solemos tener malas relaciones con familiares cercanos, muy pocos amigos o incluso ninguno, y un aislamiento como sistema de protección del daño que nos han causado. Pienso que gran parte de los problemas psicológicos son emociones que no llegamos a superar, nos crean un trauma, y ese trauma se nos desarrolla mediante una enfermedad mental, que quizás biológicamente ya veníamos predestinados a padecer, pero como diría Ortega y Gasset:
    "Yo soy yo y mis circunstancias, y en la medida que las salvo a ellas me salvo a mí mismo"

    Hasta hace poco se negaba que el trastorno bipolar causase un deterioro cognitivo, de hecho era una de las diferencias con la esquizofrenia, el no sufrir ese deterioro cognitivo, o sufrirlo a escala mucho menor que se sufre en la esquizofrenia. En la actualidad esto está cambiando y cada día se habla más de ese deterioro cognitivo ante el cual tendremos que luchar, no hay enfermedades si no enfermos.

    Para poder avanzar en nuestra mejoría de esta enfermedad, tenemos que poner de nuestra parte tanto la sociedad mediante la aceptación, como el enfermo.

    Muchas gracias por tu blog, y te seguiré leyendo lo que publicas.

    José Damián Camacho
    Alumno Grado de Psicología UNED

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. José, yo entiendo el concepto "reinserción" de una forma diferente. Para mi reinsertarse es subir en el ascensor con tu vecino y que no te vea ojeroso, triste o harto de vivir. Que te vea sonreir y te devuelva la sonrisa. Que puedas hablar con él sin que sientas la mirada con que muchos miran a las personas que sufren. ¿Trabajar en igualdad de condiciones? Nadie trabaja en igualdad de condiciones, ni siquiera quienes no están diagnosticados con una enfermedad mental.

      Eliminar