miércoles, 30 de mayo de 2012

el trastorno bipolar y el sueño






A veces, me pregunto de qué me gustaría que me hubieran hablado cuando sufría los síntomas del trastorno bipolar. El sueño quizás debería estar en el primer lugar de esta lista de cuestiones mucho más que importantes. No creo que haya nada más vital para una persona diagnosticada que saber de la importancia de dormir un mínimo de ocho horas ininterrumpidas y en horario regular para evitar que nos vayamos de carnavales en mayo. Algo tan básico como saber que lo que los demás pueden hacer sin riesgo, para ti puede ser lo mismo que jugar con fuego. Muchos los sabemos, pero también hay muchos que lo olvidan pagando una factura demasiado elevada.
Tovavía no logro entender porqué cuesta tanto ver este mensaje allí donde pudiera leerlo todo el mundo que lo necesitara, si esto es la sociedad de la información existe un grave problema con las personas responsables de proveer la información más relevante. "Si bebes no conduzcas". "Si eres bipolar no trasnoches" ¿No parece tan difícil, no?

Cuántas situaciones evitables y dramáticas se podrían evitar con un mensaje tan sencillo es algo que se desconoce. Cúantas situaciones graves de salud irreversibles que también se podrían evitar, tampoco se conocen.

Es impresionante la cantidad de información disponible y todavía me sorprendo cuando leo algunas afirmaciones no sólo confusas sino auténticas barbaridades. Lo que es evidente y claro, como la importancia del sueño para evitar las crisis de euforia o manía, no está en la superficie. Sólo por este motivo pensé que no podía faltar un comentario hablando del descanso aunque volveré a hablar de él en el futuro.
Generalizando siempre se corre un grave riesgo, sin embargo, hay aparentes verdades absolutas basadas en la generalización que no ayudan tanto como una rutina de sueño adecuada. Todo parece indicar que el trastorno bipolar lleva camino de convertirse en un problema que cada vez afectará a una mayor parte de la población. Mi opinión no es la misma que la de quienes argumentan que cada vez se disponen de más medios para el correcto diagnóstico. La sociedad en la que vivimos es el caldo de cultivo ideal para que el trastorno bipolar se convierta en una herida que acabará por desangrar a quien la padezca y no reciba la atención médica adecuada. Es decir, una atención médica integral, comprometida, profesional, eficaz y cuyo objetivo no sea otro que devolver la salud a quien sufre. Dicho así parece sencillo, en la práctica nada más lejos de la realidad.

¿Las buenas noticias? Tú eres quien decide, elige, y, si no mejor que nadie, te puedes ocupar de ti mismo al estar disponible las veinticuatro horas al día para velar por tu propia salud :)

viernes, 25 de mayo de 2012

nos reunimos en Madrid, ¿te apuntas?



Este próximo mes de julio nos vamos a reunir un grupo que nos hemos conocido a través de la red. Si quieres venir me hará mucha ilusión conocerte y compartir un fin de semana contigo. Al fin y al cabo, la red y la escritura son bastante limitadas para comunicarse ¿no te parece?
Puedes entrar en la página de Facebook Esperanza Bipolar y dejar allí un comentario. Si le das al botón "me gusta", tengo muchas citas para ti. No hay ningún propósito comercial detrás, sólo la intención de establecer distintos espacios para comunicarnos.
Hemos decidido que el día 7 de junio ya tenemos que saber cuántos somos para la reserva de una casa rural. De momento, somos cinco y más mujeres que hombres. Con familia o solo, tú eliges. Si te hace ilusión venir a mi me hará ilusión que vengas. Un abrazo, amig@ lector@ :)

martes, 22 de mayo de 2012

el trastorno bipolar y el rumbo





Hace mucho tiempo que tuve que afrontar un cambio radical en mi vida. Decidí dedicarme a la escritura cuando llevaba más de diez años trabajando en una empresa como ingeniero. No es que quiera relacionar el trastorno bipolar con los cambios de rumbo para escribir un comentario más. En mi caso particular, el cambio de rumbo en mi vida fue el punto de partida para reencontrar la salud y no fue ninguna casualidad.

Muchos de mis problemas en el trabajo, que no tardaron mucho en convertirse en síntomas, fueron el caldo de cultivo para sufrir cada vez más. Quizás ya sabes que en el sufrimiento de los síntomas del trastorno bipolar puede haber motivos endógenos o exógenos, es decir, que dependen de tu biología o de tu entorno. La cuestión es que si tu entorno influye en tu biología -nadie parece negar esta afirmación- te recomiendo que hagas todo lo posible por encontrar el bienestar. Para mi lo exógeno es sinónimo de lo desconocido o lo no consciente.

Cuando tomé la decisión de cambiar radical de estilo de vida y de ocupación, estaba seguro que la mayoría de mis problemas se encontraban en mi profesión. Estaba en una situación privilegiada porque podía tomar la decisión pero ninguna seguridad de que iba a poder convertir, en cierta manera, la escritura en una parte importante de mi vida. No tengo ni idea de cuál puede ser tu ilusión hoy mismo, pero estoy seguro de que no estará más alejada que la mía en el momento en que afronté el cambio de rumbo. Un cambio radical, si tiene sentido para ti, siempre será una buena forma de empezar a construir sobre las ruinas. Algunos lo llaman reinventarse, cuando en realidad se trata de reorientarse. Lo que haces con tu vida día a día te da forma y lo que soy se lo debo, en gran medida, a lo que hago desde hace ya siete años. Hace más de diez años era incapaz de pensar con claridad. Creía no tener ninguna salida y ninguna opción. Hoy disfruto de una situación completamente distinta, en la que el trastorno bipolar ya no es una enfermedad sino una oportunidad para compartir, acompañar a quien la sufre o padece, y seguir aprendiendo. 

Hoy es el día en que puedo elegir, pero ya no quiero hacerlo. Ya elegí en el momento en que aposté por el cambio y ahora sólo vivo el presente. Un presente con muchas ilusiones de futuro y una salud que espero me acompañe durante mucho tiempo para continuar. Me encantaría saber que tú estás en disposición de aprovechar estas palabras y poder ir abandonando el miedo si te limita. La mayoría de las veces y la mayoría de las personas no cambian nunca de rumbo porque creen que todo son tempestades. No creo que haya nadie que esté diagnosticado con trastorno bipolar y no haya sufrido ninguna tempestad.
Entonces, ¿qué hay que temer? :)

miércoles, 16 de mayo de 2012

el trastorno bipolar y el potencial





Si eres de las personas que te interesa buscar, ya habrás conocido la historia de personas diagnosticadas con trastorno bipolar que alcanzaron la fama. La mayoría de ellos, vinculados al mundo del arte como escritores, cantantes, músicos, actores o pintores. La historia de cirujanos, hombres de empresa, fontaneros o payasos de circo seguramente pasará más desapercibida, especialmente si no son personas conocidas por aparecer en los medios de comunicación. Únicamente sus familias y personas más allegadas conocerán, por obligación, los síntomas del trastorno bipolar.

En más de una ocasión he leído que las personas más inteligentes son más vulnerables a sufrir problemas emocionales o incluso enfermedades mentales. Si disponemos, al menos, de ocho tipos de inteligencia al margen de la inteligencia emocional, nunca se sabrá cuáles son las más importantes para frenar los síntomas del trastorno bipolar porque son temas que parecen no interesar a nadie. Hace no mucho tiempo se celebró en mi ciudad una conferencia sobre el cerebro del directivo. El trastorno bipolar, abordado por distintas disciplinas trabajando conjuntamente y sin liderazgos, hace tiempo hubiera dejado de considerarse una caja negra. Psiquiatría, psicología y terapias alternativas no son excluyentes.

Volviendo al tema del potencial; si tienes la inmensa fortuna de encontrar un buen psicólogo tu potencial será el mismo que el de tu vecino de arriba. O el mismo de Stephen Hawking. Si recuperas tus capacidades intelectuales porque el equipo médico que vela por tu salud colabora contigo para que logres avances, ni tú mismo sabrás hasta dónde puedes llegar. Todo esto refiriéndome al potencial profesional pero hay algo mucho más importante. Tu potencial para llegar a ser una persona sana, equilibrada, satisfecha o inmensamente feliz.

Estos hombres de la lucha canaria representan la fuerza. Ni siquiera es necesario ser fuerte para sobrevivir al trastorno bipolar. Más importante es conocer el terreno que pisas y aprender de tus propios errrores. Con mis comentarios, trato de ayudarte con la primera parte. Para la segunda, necesitaríamos sentarnos en el banco de un parque y hablar durante horas. Si quieres, y puedo, estaría también encantado de hacerlo.

Espero que sigas encontrando en este blog al menos una idea que te sirva para aclarar algunas cosas que, creo, son importantes.

miércoles, 9 de mayo de 2012

el trastorno bipolar y la búsqueda



Búsqueda y cambio son muy necesarios cuando un grave problema de salud nos afecta. Hace dos semanas, tuve que dejar de colaborar desinteresadamente con un amigo para ayudarle a sacar adelante su empresa porque era el momento de decidirse. Mi compromiso contigo, con todas las personas de la asociación y con todas las personas diagnosticadas con trastorno bipolar que conozco, cada día me dejan menos tiempo disponible. Por este motivo, he tenido que olvidarme del mundo de la empresa para enfocarme hacia el mundo de la empresa social.
Este es el resumen de una trayectoria que ha incluído muchos fracasos personales, profesionales y vitales. Desde hace mucho tiempo sólo concibo el éxito vital, entendido como satisfacción  vital, bienestar psicológico e incluso felicidad. Tres años con este trío ganador me invitan a dejar de buscar.

Di muchos palos de ciego hasta llegar hasta aquí, me equivoqué siempre que había ocasión de hacerlo y uno de mis mayores salvavidas fue la búsqueda. Nunca dejé de buscar y no paré hasta encontrar. He aprendido, como cualquier otro, de los errores más que de los aciertos. La única forma de no equivocarse es quedándose quieto, un hábito tan arraigado como el miedo. Tenía muy claro que lo primero que tenía que buscar era la salud y tomando decisiones que resultaron muy acertadas la encontré allí donde no la había buscado nunca antes. Fuera de mi, y no dentro. En lo que doy, y no en lo que recibo. Lo que regalas es lo único que te pertenece.

Al concluir mis estudios universitarios, me formé en tres disciplinas y descubrí que no hay mayor placer que el placer de aprender. Busca, y aunque no encuentres, sigue buscando. Un buen punto de partida para orientar tu búsqueda es pensar en quién eres y cómo eres. Pensar qué necesitas y de qué puedes prescindir. Pensar para qué sirves y para qué no. Déjate llevar por la intuición y pregunta después a la razón, porque la razón no siempre dirige bien. Las emociones saben lo que la razón no comprende. La búsqueda es un proceso que consiste en plantearse alternativas y elegir. Equivocarse, volver a plantearse alternativas y seguir eligiendo. En este proceso, acompañado por un profesional de la salud que conozca los entresijos del trastorno bipolar, hay muchas garantías de éxito. Si dispones de la libertad para tomar tus propias decisiones y equivocarte tú mismo para que no puedas culpar a nadie es mucho más fácil. Básicamente, porque es la mejor manera de aprender y de seguir buscando hasta encontrar. Si yo pude hacerlo, seguro que tú también puedes.
¿Sigues buscando? ¿Has dejado de hacerlo porque ya encontraste? ¿O piensas que es mejor no buscar? Estoy deseando aprender de ti :)

miércoles, 2 de mayo de 2012

el trastorno bipolar y el bienestar psicológico




Cuando el trastorno bipolar es más que un diagnóstico, uno piensa que nunca más va a poder encontrarse bien. El sufrimiento emocional que supone atravesar síntomas, crisis, depresiones o días de euforia es tan intenso que deja muchas huellas no tan fáciles de borrar. De hecho, se requiere de un buen equipo médico, tiempo y tranquilidad para poder recuperar el bienestar psicológico que supone también recuperar la vida.

Todavía recuerdo los años de malestar, abatimiento, y desgaste que supone el no saber qué te pasa y por qué te pasa. Acabar descubriendo qué te pasaba y por qué te pasaba es una de las llaves para recuperar la estabilidad y la salud. Volver a sentir es un lujo al alcance de pocos porque cada día es más difícil mantenerse en pie en las turbulencias del mundo moderno. En realidad, cuando uno lo consigue, parece más fácil de lo que realmente es.

No hace falta leer mucho para darse cuenta de que el trastorno bipolar parece excluir el bienestar psicológico pero, como casi todo, es una verdad a medias. Para muchos es una verdad completa, y para otros, deja de serlo en el momento en que vuelven a retomar su vida. Reaccionar a tiempo es tan importante que, de no hacerlo, es muy fácil convertirse en una persona neurológicamente irrecuperable. A mayor número de crisis de euforia, peor pronóstico. Conviene saberlo para buscar el mejor psiquiatra que puedas encontrar porque tu salud depende de él. Supongo que no todos los casos serán igual de severos pero mi historial médico hace diez años no era para presumir. El tiempo es oro, y hablando sobre el trastorno bipolar, oro macizo.

También depende de las expectativas de vida de cada uno. Hay quien puede conformarse con no sufrir y quien puede pensar que simplemente no sufrir no es suficiente. Para mi nunca lo fue. Ambicionar la salud es tan importante como no poner límites al bienestar psicólogico que puedas alcanzar. Avanzar sólo es posible cuando te das cuenta que siempre hay un paso más por dar, un pequeño logro por alcanzar o una ilusión todavía por cumplir.

Hoy hace un día de verano, espero que puedas disfrutarlo como yo, si vives allí donde luce el sol :)