miércoles, 8 de febrero de 2012

el trastorno bipolar y las metas





La palabra meta es una palabra que nos empuja a la consecución de algún logro. Ni todo el mundo considera los logros necesarios para vivir una vida satisfactoria ni es fácil fijarse metas que nos mantengan permanentemente motivados. En cualquier caso, con el diagnóstico de trastorno bipolar, sus síntomas y las crisis emocionales, no resulta tan fácil plantearse qué es posible y qué es lo que no está a nuestro alcance. Uno de los mayores problemas, además del deterioro o pérdida de capacidades que el trastorno bipolar puede suponer si no es bien tratado, es la dificultad de mantener cierta continuidad en cualquier actividad que consideres apropiada a tus cualidades y tus habilidades. Cuando uno se plantea, ante la recurrencia de los problemas, si va a ser capaz o no de lograr sus propósitos, es conveniente ser realista y valorar la situación teniendo en cuenta tus propias limitaciones.
´
El día que decidí dar un cambio radical a mi estilo de vida mi primer meta era mi prioridad: reencontrarme con la salud. Lógicamente acerté de pleno en las elecciones que fui tomando porque, de lo contrario, no me encontraría como me encuentro. Una vez recuperada la salud, comienza el verdadero proceso de consolidación de tu bienestar, donde puedes plantearte pequeños retos orientados a lograr una estabilidad de medio plazo. Conozco personas que, a pesar del sufrimiento, han querido continuar su vida como si nada hubiera sucedido. Especialmente, esta inercia se produce en las primeras dificultades y crisis que nos sorprenden por inesperadas. Habitualmente, nos damos cuenta de que tenemos un grave problema que afrontar cuando la situación ya es de emergencia y la realidad se impone. Este momento suele coincidir con el momento en que la única salida posible parece ser tirar la toalla y abandonarse al sufrimiento.

Sin embargo, me gustaría terminar con buenas noticias. Si el equipo médico que te trata es capaz de encontrar la forma de ayudarte, nada de lo que te he contado hasta ahora es importante. Con el tiempo, te darás cuenta de que puedes hacer una vida tan satisfactoria como la de cualquier otra persona que conozcas. No sufrirás ninguna limitación excepto aquellas que tú mismo te impongas para cuidar tu salud. Hoy es el día que propósitos o intenciones de hace diez y cinco años atrás,  son para mi ya una realidad. Si no hubiera priorizado mi salud en un momento de mi vida ninguno de ellos hubiera sido posible. Mi vida es mucho más plena de lo que nunca hubiera podido llegar a imaginar.

Y si te apetece, déjame un comentario aunque sólo sea para contarme qué tal estás pasando este invierno de frío. :)

20 comentarios:

  1. Me alegro MUCHISIMO, Alberto, de tus nuevas noticias!!!! MUUUUUCHO!!! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. y yo te agradezco MUUUUCHO que te alegres por mi...

      Eliminar
  2. La verdad que es muy importante leer una experiencia satisfactoria, saber que se puede llevar una vida normal... contando con el apoyo necesario. Es muy difícil encontrar profesionales serios, comprometidos y que den en la tecla sobre el verdadero problema. Gracias por transmitir esperanza!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Soy Veronica

      Eliminar
    2. Verónica, me siento una persona muy afortunada. En especial, por haber encontrado un equipo médico muy comprometido con su trabajo y muy profesional. Sin él, no hubiera sido posible. Ójala que tengas la misma suerte que tuve yo :)

      Eliminar
  3. Hace unos meses me encontraba con que tenía el sueño cambiado y parecía que no era capaz de solucionarlo por mi mismo. Después de comer me echaba la siesta y luego por la noche no podía conciliar el sueño hasta muy tarde. Al día siguiente me sentía adormilado y echo polvo. Así día tras día. Mi psicólogo me aconsejó que nada mas comer hiciera alguna actividad incompatible con la siesta. Asi que me propuse salir a andar después de comer. Dicho y hecho. Llevo un mes durmiendo perfectamente y estoy llendo amenudo a la piscina. Hoy he llegado ha casa con frio y cansancio, eran las 20:30. Tomé mi mochila y me fui a la piscina. ¡¡Qué gozada!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. 3j, enhorabuena por tus avances. Como ves, hay muchos problemas con una fácil solución :)

      Eliminar
  4. María A C

    Es muy alentador leer tu experiencia Alberto, que sirve de guía a los que vamos kms. por detrás en el camino de la recuperación. Gracias por pensar en los que aún sentimos que se nos hunde el bargo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cómo no voy a pensar en los que todavía están en el mismo barco! La única diferencia es que para mi ya pasó la tormenta, María.

      Eliminar
  5. Personalmente, palabras como meta, objetivo, éxito, no han sido importantes para mi. Quizás por considerarlas que abundan en una sociedad extremadamente competitiva, las he querido dejar de lado. Y sin embargo sí que las he hallado significativas en determinadas ocasiones.
    Me explico. Uno de mis objetivos vino de la boca de un hermano, cuando hablábamos acerca de la salud en general: "Lo que cuenta primero es uno mismo". Este objetivo se convirtió en meta, cuando la alcancé.
    ¿Puedo decir que estoy a salvo de padecer los rigores de la bipolaridad?. No, como no puedo decir que no volveré a contraer la gripe o alguna otra enfermedad. Pero me considero en puerto seguro. Con las limitaciones que he aceptado, con las restricciones de a qué vientos fríos no debo exponerme no vaya a coger un catarro.
    El cuerpo es sabio, avisa antes de enfermar, procesa sus síntomas. La mente lo es aún más y también avisa. He aprendido a escucharla y a detectar esos pródromos. He aprendido a tomar medidas profilácticas por mi mismo y he aprendido a no abrir la puerta a los estados hipomaníacos, mucho menos a los maníacos. Reconozco una emoción maníaca y un estado depresivo y reequilibro ambas de una u otra manera. Es labor de cada cual aprender a escucharse y cuidarse, una vez consolidado un necesario tiempo de eutimia, como es necesario comprobar que el tratamiento farmacológico realmente es efectivo, así como saber utilizar un somnífero o un ansiolítico cuando se precisa o un antisicótico o lo que sea con lo que nos hayan llenado la botica.
    ¿Estoy a salvo?, ¿quién está a salvo del devenir incierto?. Lo que cuenta es que estoy satisfecho, muy satisfecho al respecto y que al igual que el autor del blog, creo que es posible tener una vida totalmente satisfactoria, por más cicatrices y recuerdos no queridos que tenga uno.
    Lo realmente importante es vivir la vida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Theo, puedes pensar en metas y objetivos sin ser competitivo. El éxito es una palabra muy relativa y ya dejaré aquí mi punto de vista respecto a ella. Nadie está a salvo de ninguna enfermedad, y nosotros estamos expuestos a mayores riesgos por nuestra vulnerabilidad. Sin embargo, me siento igual de vulnerable que me sentía antes de debutar con el trastorno bipolar. Puedes pensar que las sensaciones son engañosas, de hecho lo son, pero también son importantes. También estoy muy de acuerdo contigo en que todas las medidas de precaución que tomemos son útiles para tratar de garantizar el bienestar. En cualquier caso, hay tantas personas que pueden tener los síntomas mañana mismo sin saber lo que es el trastorno bipolar hoy, que realmente la incertidumbre nos afecta a todos por igual :)

      Eliminar
  6. Una pregunta que demasiado menudo me ha acosado,cuando me encontraba medíanamente bien era¿Y si vuelve a pasar?.Encontrar la respuesta ,en muchos momentos ,no me ha sido fácil,por no decir imposible.Es entonces cuando la angustia anticipa la propia crisis,la llama calladamente,al principio y ,finalmente a voces.
    Creo que el problema no es encontrar respuesta sino enfrentar la pregunta con sus mismas armas.Es decir ,al fin de al cabo si me vuelve a pasar me vuelve a pasar ,y ya esta!.No hay nada que añadir,uno plantea una situación que teme y el temor la hace realidad.Olvidarse de esos miedos,darles el espacio apropiado,nunca mas  del que merecen,creo que puede,a mi al menos,servir de estrategia para al escuchar su llamada sin dejarme "abducir".
    Creo Theoros que hablas de ser ,en lo posible,uno con el presente.
    Felicidades a los que os sentís tranquilos,orientados y con los pies en la tierra!

    Mi meta ahora es simplemente no llevar la cuenta de los días que pasan entre crisis y crisis,creo cuando llegue ese momento,si llega, me habré relajado lo bastante como para olvidarme, cuando lo desee ,de todo lo sufrido.

    Saludos.

    Marejada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Marejada, creo que temer una situación por el hecho de haberla vivido es muy humano, pero puede incluso predisponerte como tú dices.
      Si llega el día en que, aún no habiendo contado los días entre crisis y crisis, te das cuenta de que han sido años y no días, no te olvidarás de todo lo sufrido pero tampoco te dolerá recordarlo :)

      Eliminar
  7. Para mí es terrible, haber dejado de escribir, hacer teatro, lo que más me gustaba, deje de hacerlo. Retomarlo es difícil.

    ResponderEliminar
  8. Alberto, escribir poesía, narrativa era mi vida, desde los 10 años lo hacía, publiqué un libro, pero me daba cuenta que cada vez que escribía me hundía más en la depresión, era como sumergirme en mi misma, la literatura era muy buena, recibio buenas críticas, el teatro también. Pero lo dejé. Tengo frustración, pues mi trabajo actual no me gusta, Ahora quiero hacer una Asociación para las personas con este problema pero con una orientación al arte.

    ResponderEliminar
  9. Retomarlo puede ser difícil, pero sólo difícil. Si realmente amabas escribir tienes que volver a hacerlo, que te haya llevado a la depresión antes no quiere decir que te tenga que volver a pasar. En cuanto al tema de la asociación, me parece interesante tu propuesta. Si necesitas ayuda, no dudes en comentarme lo que puedo hacer por ti :)

    ResponderEliminar
  10. A mi también me apasionaba la escritura a los 10 años. Era lo que más me gustaba hacer. Pero desde hace un tiempo ya no la disfruto, pues me volví demasiado rígido. Ahora casi odio la lectura y la escritura, me dan tedio las palabras. Cuando escribo me tardo años, porque me quedo en el detalle. Lo peor es que no recibo sino elogios, y me dicen que me dedique a eso, o que parezco escritor. Y yo no puedo sino sentir frustración por andar tan perdido.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para mi las palabras pueden ir acompañadas de cualquier adjetivo menos el de "aburridas". Dáles vida y no te preocupes tanto por el resultado. ¿Has pensado alguna vez en escribir simplemente por el placer de escribir? Pruébalo, sin expectativas y puede que recuperes la pasión por la escritura. Las pasiones no suelen morir,inténtalo, no tienes nada que perder :)

      Eliminar
  11. Siempre hay que ponerse metas para superarse a uno mismo y para dar lo mejor de ti.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No me parece un mal consejo, pero como tú mismo dices en otro comentario, sin obsesionarse :)

      Eliminar