miércoles, 7 de diciembre de 2011

el trastorno bipolar y el estilo de vida






Navegando por internet, en foros y páginas donde la gente comenta sus experiencias sobre el trastorno bipolar, es muy frecuente encontrar sugerencias e invitaciones a cambiar de estilo de vida. Cuando tomé la decisión de abandonar mi trabajo de oficina para dedicarme a escribir, no había oído hablar de estilos de vida, pero hoy es el día en que me uno a aquellos que recomiendan cambiar el estilo de vida.
En mi caso particular, el cambio de ocupación supuso un cambio radical en mi rutina diaria. La empresa había sido mi hábitat durante más de diez años en los que conocí bien cuál es el trabajo que desempeña un ingeniero y cuáles eran mis dificultades más importantes. A pesar de haber adquirido habilidades para realizar las tareas de una forma más o menos eficiente, nunca acabé de sentirme cómodo en mi profesión.

Ni siquiera algunos logros objetivos que tardé mucho tiempo en alcanzar me reportaron la satisfacción que esperaba de ellos antes de alcanzarlos. Inicialmente sufrí muchos problemas de estrés por problemas de adaptación y una vez superados, aparecieron nuevos problemas. La dificultad para sobrellevar lo que para mi era una rutina fue uno de los mayores. Sin embargo, soy muy consciente de que pude permitirme el "lujo" de abandonar mi profesión, un lujo al alcance de muy pocos. En cualquier caso, también me doy cuenta de que afrontar un cambio radical en tu vida constituye sólo el primer paso de un camino que todavía tienes que recorrer y al que vas a dedicar el resto de tu vida. Es importante dar este primer paso, pero no hay que engañarse, no es nada más que un paso. Sólo puedes construir una vida en la acción que viene detrás.

La escritura me permite disponer de una rutina muy estimulante que complemento diariamente con la lectura. Es evidente que gran parte de mis progresos en la memoria, por ejemplo, son el resultado de estas dos actividades. Al mismo tiempo, colaboro desinteresadamente con un compañero de la universidad para ayudarle en cuestiones relacionadas con el mundo del marketing en internet. Estas dos actividades, junto con la coordinación de las reuniones de una asociación de pacientes bipolares, son una parte muy importante de mi vida. Personalmente, soy de la opinión de que todos hacemos lo que podemos y, hoy en día, esto es todo lo que puedo hacer. Es muy probable que, si el dolor y la salud me lo permiten, regrese algún día al mundo de la empresa. Si hace tiempo no sabía qué hacer con mi vida, ahora tengo la sensación de que tendría más de una vida por llenar.

El estilo de vida al que me refería en este comentario para mi supone un cambio de rutina horaria y de lugar de trabajo. Trabajo desde casa y estoy ocupado incluso los fines de semana, realizando actividades que me recompensan con creces en forma de satisfacción personal.
Siento que estas líneas hayan sido tan personales pero me gustaría que conocieras un poco mejor a quien escribe, quizás puedas haber sacado algo "positivo" de ellas. Un propósito que intento cumplir siempre que publico en este blog. :)

16 comentarios:

  1. Alberto, tienes tanto para dar desde tu alma que ya con eso tienes una empresa titánica para aquellos que enfrentamos lo mismo que tu. Gracias por tus comentarios siempre apropiados, sabios, acordes con nuestra consición... mil gracias. Miren Astelarra.

    ResponderEliminar
  2. Me encanta que las personas cuenten sus experiencias personales y disfruto si con ello aportan nuevos enfoques o animan a lanzarse al "sí se puede".
    Sobre este tema de cambios radicales, pienso que se pueden producir de dentro hacia fuera o de fuera hacia dentro, como el posible recorrido de una espiral.
    Unas veces se debe corregir lo de fuera, otras lo de dentro. O bien lo de fuera corrige lo de dentro o lo de dentro corrige lo de fuera. Un poco lioso, verdad?. En cualquier caso resulta valiente arriesgarse y dejar un trabajo bien implantado, cuando las incomodidades e insatisfacciones son tan comunes en muchos ámbitos laborales.
    Que tengas un nuevo día

    ResponderEliminar
  3. Estimado Alberto,
    Tanto tiempo deseando ser como uno de esos "Girotaldes" que van en parejas recorriendo andando la ciudad y apuntando los desperfectos ataviados con sus "walky-talkies" y petos fluerescentes.
    Tuve una época que incluso deseaba fervorosamente convertirme en un "Girotalde internacional" que saliera al camino para evaluar las ONG's, condenando las injusticias cual Don Quijote de la Mancha y alabando las que así se lo merecieran. Todo ello al amparo de una nueva ONG, la mía. Cuya financiación recaería en aportaciones voluntarias. Una financiación basada en la providencia y en la creencia del ser humano justo y bueno que siempre me he negado a abandonar.
    3jpinilla

    ResponderEliminar
  4. Minicrisi,que digo,días tontos,de llanto fácil,de murmurar quejas inconcretas por lo bajo.De sensación de fastidio y hartazgo difuso.Episodios que por suerte no llegan mas lejos,discretas olas de tristeza que me asaltan ,que se retiran tras dejarme empapada de lagrimas y tiritando,pero de las que prefiero no tratar de huir,porque he aprendido a buscar tras su marcha a mi alrededor alguna sorpresa en la arena:un extraño trozo de rama ,una diminuta concha,un alga de color indefinible...regalos,señales ,enseñanzas ,algo queda en la orilla siempre  tras un día ,apático,incomodo.A menudo,también, la sugerencia de un cambio...que recojo con pinzas por si cuando entre en calor y me sienta de nuevo templada quiero considerarla.
    Los estados melancólicos son ,para mi,momentos de decidir no decidir.Y al final siempre sale algo bueno de ellos,aunque duela.

    Marejada.

    ResponderEliminar
  5. Theo, en mi caso particular hasta que no cambie lo de fuera no fui capaz de cambiar lo de dentro, aunque en realidad creo que lo de muy dentro es casi imposible cambiar. Espero que esta espiral no te haya parecido liosa :)
    3j, no he acabado de entender tu comentario, supongo que se trata de una metáfora para ilustrar tus inquietudes y tus valores, si no es así, disculpa el error ;)
    Y marejada, tus palabras me han parecido muy bonitas. Aprender a sacar lo positivo incluso de la melancolía y la tristeza no está al alcance de todos, sin embargo, tú pareces haberlo conseguido. La sugerencia de un cambio son palabras que enseñan. Gracias por compartir. A ti, a Theo y a 3j. Me gusta leeros.

    ResponderEliminar
    Respuestas


    1. SIN INTENCION DE OFENDER A NADIE!!! SOLO QUIERO REFERIRME A ESA PARTE DE "NO ESTA AL ALCANCE DE TODOS," LO CUAL ES TAN FACIL DE DECIR EN LOS MOMENTOS TORMENTOSOS PERO:

      YO Pienso que es solo cuestion de estar alerta,y esto es prescisamente lo mas dificil durante esos tiempos tormentosos. Pero, aun asi, "si te esfuerzas y enfocas unicamente en escuchar" estara al alcanace del cualquiera. Es cuestion de intentar hasta lograrlo sin desistir.

      Eliminar
  6. Y a ti, Miren, sólo decirte que lo que hago es parte de mi naturaleza. Cuando reconoces tu naturaleza la vida es mucho más fácil y deja de ser una empresa titánica como tú bien la describes. Feliz Navidad. :)

    ResponderEliminar
  7. Hola Alberto
    No te debo ninguna disculpa, quizás todo lo más explicarme mejor.
    Para mi el cambio radical lo supuso también una decisión, pero ésta sólo supuso un cambio de actitud ante lo de fuera. El escenario no cambió. Eso lo considero algo que viene de dentro hacia fuera. En el caso que comentas, decidiste cambiar de ocupación, de escenario. Eso lo considero de fuera hacia dentro. En ambos casos la interacción es inseparable.
    Para mi, la espiral, es una imágen o un símbolo, que me gusta. Lo que queda claro es que se precisa decidir en uno u otro sentido, cuando las fuerzas nos asisten o cuando todo parece estar a punto de extinguirse. Hay decisiones racionales, decisiones del corazón también que la razón no entiende y hay momentos, como dice Marejada, en que la decisión más acertada es no decidir nada.
    Que tengais un nuevo día

    ResponderEliminar
  8. Theo, sólo bromeaba un poco con el tema de la espiral. Aproveché tu comentario para explicar que el cambio que yo afronté, como tú bien dices, fue de escenario. Tu cambio de actitud ante "lo de fuera" me parece, si no más difícil, sí parece requerir más "inteligencia". Te puedo asegurar que yo intenté de una y mil maneras tratar de provocar algún cambio positivo desde dentro y fracasé. Pero, por otro lado, estoy muy satisfecho de haber fracasado porque haberlo hecho me he permitido descubrir otra vida.Aunque suene a tópico, lo he vivido y lo siento así. El trastorno bipolar, contribuyó a provocar un cambio muy importante en mi estilo de vida, y cada día vivo con menos limitaciones. Sólo las que me impone mi salud.Que tengas un nuevo o buen día :)

    ResponderEliminar
  9. Senzillamente me ha encantado tu blog. Gracias por tu sinceridad y por relatar un tema tan complicado de una forma tan cercana. Gracias por compartir tu experiencia y tus reflexiones. La verdad es que tus artículos dan esperanza.
    Hace ya unos 8 años que me diagnosticaron el trastorno bipolar. Para aquel entonces era una niña (18 años) y no comprendia nada. He pasado por muchas fases y por varias crisis. Des de la no aceptación, a la desesperanza o a la completa pasividad. Pero he decidido luchar. Luchar contra la enfermedad y entender exactamente como funciona en mi y como funciono yo con ella. Cuales son los patrones que se repiten y los malos hábitos que me conducen siempre a estamparme con las mismas paredes. Quiero luchar. Quiero luchar para poder decir algun dia, como tu, que he encontrado la estabilidad psicologica y, cuando el momento llegue, tener los recursos necesarios para poder mantenerla.

    Gracias por este blog, seguiré pasando por aquí. Que tengas un buen dia :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ESTOY DE ACUERDO CONTIGO, es bien dificil lograr adaptarse,a un diagnostico, el mio es bipolaridad cuando tenia 17 y todavia estoy muy joven pero eso de "las unicas limitaciones son las de manejar la condicion con medicinas,me gusta" Aun asi, no ha llegado el momento de tener todo bajo control, pero como creo que dice alberto, es cuestion de que todo tiene un tiempo indicado pero hay que esperar este tiempo con paciencia y sin desesperanza!!! "Al menos eso es lo que intento hacer en este momento tener paciencia e intentar ayudar a que llegue ese momento indicado"

      Eliminar
    2. Yo no sé si es difícil adaptarse a un diagnóstico. Para mi fue difícil adapatarme a una enfermedad. De las limitaciones a las que me refiero en el post, no me refiero concretamente a manejar la condición con medicinas. Me refiero a otras más humanas, que pueden ser comunes a quienes estamos diagnosticados con trastorno bipolar.

      Eliminar
  10. Mantháno, me alegro mucho de que hayas decidido luchar porque ese el punto de partida necesario para iniciar el camino de la recuperación. Es muy posible que, con el tiempo, te des cuenta de que las cosas empiezan a colocarse en su sitio y la sensación de esfuerzo sea cada vez menor. Personalmente creo que esta sensación es la confirmación de que has ido tomando las decisiones más acertadas en tu vida y has mantenido la actitud adecuada en cada momento. Eres muy joven y tienes toda la vida por delante. A tu edad, yo andaba desorientado y dando palos de ciego. Pero tengo que reconocer que nunca fui de los más listos :) Un abrazo y cuídate mucho... Y feliz navidad!

    ResponderEliminar
  11. Hola Alberto.....me he quedado leyendo tus escritos,la verdad muy válidos,claros y precisos, me siento identificada y comparto y creeme es la primera vez, que bueno lo que haces. tengo una curiosidad con buena onda, de qu´´e vives si todo es voluntario o si ganas algo? monica .....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mónica, es voluntario pero claro que gano algo: salud ;)

      Eliminar
  12. Alberto,deseo que compartas con nosotros tus experiencias y decirte que para mi ya ha llegado el dia.De esta manera ahora ando buscando la forma de captar la singularidad de este estado y como podría ser después el mantenimiento con garantías de futuro si es que globalmente la tiene

    ResponderEliminar