jueves, 24 de noviembre de 2011

el trastorno bipolar y el balance emocional





Hace mucho tiempo que sentado en la mesa de mi oficina, me dispuse a hacer un balance emocional de mi vida. Cogí una hoja de papel e hice un repaso a mi historia personal porque había perdido la perspectiva del tiempo y pensaba que en mi vida no había habido más que sufrimiento. Parar en aquel momento y hacer balance supuso un antes y un después. Por un lado, me di cuenta que mi vida no había sido siempre síntomas y malestar, y me dediqué a hacer un repaso hacia atrás de circunstancias personales y debilidades propias que me afectaron hasta el extremo de enfermar.

Estoy convencido de que este ejercicio puede ayudar a comprender algunas situaciones que te han podido estrellar, una y otra vez, contra el mismo muro. Sin bolígrafo y papel es imposible recomponer tu historia personal porque se escapan muchos detalles y se pierde la visión de conjunto. La psicología narrativa es terapéutica, entre otros muchos motivos, porque ayuda a integrar tu vida y a verte desde fuera, como si contemplaras una marioneta descompuesta por motivos ajenos a tu persona y otros, que viven dentro de ti. Al hacer balance emocional, puede que caigas en la cuenta de que en invierno también luce el sol y no siempre hace frío. Cuando lo concluyas y leas tu propia historia con tus propias palabras, también puede ayudarte a identificar qué te hiere y qué te sana, a distinguir qué te frena y qué te empuja, a separar el grano de la paja, y a deshacerte de lo prescindible que es mucho. Si escribes tres hojas y empiezas unos años antes de empezar a sufrir los síntomas del trastorno bipolar, mucho mejor.

Haber perdido la sonrisa es motivo suficiente para encontrar mucha utilidad en este ejercicio en el que no necesitas nada más que enfrentarte a ti mismo. Conozco personas de la asociación que escriben habitualmente, y estoy convencido de que si no lo hicieran, no se encontrarían como se encuentran. Si crees que es una necesidad que sólo tenemos algunos, acepto pulpo como animal de compañía. Si crees que sólo sirve para desahogarse, es posible que pienses así porque no lo has probado nunca.

Nada me gustaría más que dentro de unos días, dejaras un comentario diciendo: "Lo he hecho y me ha ayudado mucho". Y no por tener razón, sino porque querría decir que te encuentras mejor. Si es así, te invito a que ya que has empezado no te detengas. Vendrán sorpresas mayores. :)

14 comentarios:

  1. Fijate que en un momento dado hace unos 12 años pasaba un ratote en la PC haciendo cronica del sentir, escribir, guardar y cerrar; y sin embargo, cuando volvia a abrir me ponia a llorar terrible porque me daba dolor ver que dura había sido conmigo. ESE ejercicio tan mal planificado no me gusto y no ayudo realmente.
    Tiempo despues hara unos 8 años lo retome en una agenda muy mona que me regalaron y sí a boligrafo ;D
    PERO esa vez cambie el plan: Lo que sucediera incluso que se quemaran los frijoles tenia que hacer un comentario sobre la parte cómica o bonita.
    Hace un par meses haciendo limpieza de la casa apareció la vieja agenda y me encanto leerla... ¿el archivo de la PC?? no tengo idea a qué hora no paso al nuevo pc!!! no me hace falta en el equipaje.

    Despues de un periodo muy improductivo, despues de una gran hipomania he puesto de nuevo mis energìas PERO ahora no hago cosas personales porque tengo prisa por acabar mi tesis de grado.
    Ese proyecto va mas o menos... pero creo que si sigo el plan que ahora me planteas jajaja como etapa 3 de mis journals
    me hara mucho bien y seguro hasta destraba lo que traba la santa tesis!!
    Ganancia por todos lados.
    Alberto un abrazo y ya ves todo es que me ponga a escribir no me paro
    :P

    ResponderEliminar
  2. me parece muy interesante

    ResponderEliminar
  3. me llamo francisco y me diagnosticaro trastono bipola ,cuando tenia mas o menos 23 años .y ahora tengo 51.
    he estado conviviendo con esta enfermedad tan dura para los sentimiento ,y siempre he querido saber ,cual es mi destino en la tierra ,y para que estoy aqui .
    Y JUSTAMENTE HE ADIVINADO ,QUE MI DESTINO ES COLABORAR ,CON LAS PERSONAS O FAMILIARES QUE PADEZEN ESTA ENFERMEDAD.
    Como es una enfermedadd de por vida ,estoy seguro que no me pasara como las otras cosas que he empezado y no las he terminado .esto si que tendra una continuidad hasta que me muera.
    estoy bastante motivado,
    ya par empezar he ido a una conferencia ,y me ha parecido muy interesante.
    Ahora a ir informarndome de cositas y ir publicandolas ,`para la gente como yo que necesita informacion.

    un fueret abrazo Francisco

    ResponderEliminar
  4. Yo hice algo parecido hará un par de años.
    Mi esquema fue poner en un papel y en orden cronológico las cosas de mi vida que habian destacado por mis recuerdos de ellas o porque destacaban como hitos de mi historia personal.
    Un abrazo.
    Fernando

    ResponderEliminar
  5. Concuerdo que puede resultar saludable realizar una mirada retrospectiva con el fin de ver qué piedra nos hace o hizo caer y me parece igualmente saludable el apartar los demonios y matarlos con la comicidad de la que comenta Nueve Estrellas. Por mi parte puedo decir que la costumbre de escribir sobre mis sentires y padeceres siempre me ha acompañado y que tras el desahogo que me supone, suelo terminar el escrito con un pensamiento positivo.
    Hice una narración breve sobre mi vida y saqué a la luz ciertas conclusiones cuando me encontré en puerto seguro y hacerlo de manera más extensa y detallada me resulta atrractivo. Pero por otra parte me digo, ¿qué necesidad tengo de revivir dolorosos recuerdos?, ¿por qué no dejar el pasado donde estuvo y centrarme lo más posible en el presente?.
    En cualquier caso no adiviné con la escritura o el análisis sobre el papel lo que me empuja y calienta en invierno, tal y como dices Alberto, sino que apareció un buen día en pleno episodio maníaco. Desde entonces entiendo y comprendo lo que representa una vocación y así como Francisco nos habla de la suya, personalmente tuve que elegir entre una de mis múltiples posibilidades vocacionales. Y ahí fue cuando actuó la varita mágica y de alguna manera comencé a pisar tierra firme. Desde entonces esta andadura ha proseguido con un balance más que positivo para mi.
    Un abrazo para tod@s.
    Hoy el día es luminoso y cálido, desacostumbradamente templado en estas fechas y en este lugar. Que disfruteis pues de vuestro nuevo día. Hasta otra.

    ResponderEliminar
  6. Ceci, encantado de leerte otra vez por aquí con tus nueve estrellas :)Escribir cuando es una necesidad como desahogo es doloroso, pero también lo veo recomendable. En el comentario, yo me refería a la escritura ya en frío, relajada y que sirve para ordenar, limpiar o tirar.Quizás algún día recuperes tu viejo PC y te sorprendas de lo que allí quedó guardado ;)

    Fernando, lo que hiciste tú hace dos años yo lo hice hace nueve. Quizás debería haberlo hecho antes, vistos los resultados. Me ha hecho mucha ilusión leerte por aquí, si algún día voy a Emérita Augusta, me encantará ver tu rosal :)

    Theo, terminar todos los escritos con un pensamiento positivo es una gran idea. Nunca me lo había planteado así, tendré que revisar todos mis comentarios a ver si cumplen tu regla de oro :) ¿Cuál es tu vocación? La que yo descubrí, hace ya tiempo, es la escritura. Ya ves, un ingeniero de letras ;) De todas formas, también sigo trabajando con los números, el marketing digital también ha sido una nueva vocación muy reciente...

    Y por último, Francisco, creo que puedes ayudar mucho a los demás desde tu experiencia. Y no sólo eso, con el tiempo te darás cuenta de que no sólo ayudas a los demás, sino que te ayudarás a ti mismo haciendo lo que tienes intención de hacer. Ayudar a quien sufre el trastorno bipolar habiendo sufrido tú mismo los síntomas, da muchas satisfacciones. Ójala te sorprendas con lo que eres capaz de hacer.

    ResponderEliminar
  7. Theo, hay algo de tu comentario que no he entendido del todo. ¿Fue en un episodio maníaco cuando descubriste tu vocación? Es un tema que me interesa mucho, porque creo que de la manía se pueden sacar muchas conclusiones positivas que te pueden guiar. Al menos, yo lo he vivido así. De forma inconsciente, he tomado muchas decisiones en mi vida que coinciden con recuerdos de momentos de euforia, creo que muchos pensamientos están cargados de significado en esos momentos de manía.

    ResponderEliminar
  8. Leo e intento empaparme de todo. . . no digo más.

    Si me pongo manos a la obra, lo comparto seguro!!

    Gracias.

    ResponderEliminar
  9. Estaba en pleno episodio maníaco, sentado frente a un sol que despedía el día. La mente iba a mil por hora. Como en episodios anteriores una pregunta se repetía incansablemente: ¿Qué hacer con mi vida?. Y requería con una exigencia lacerante una respuesta, como si esto se debiera elegir sin calma y reflexión. ¿Ir de cooperante a alguna ONG?, ¿meterme a un monasterio?, ¿casarme y tener hijos?, etc, etc. Y no llegaban las respuestas o las que llegaban me hacían retroceder con un "ahora no puedo". Pero la mente continuaba insistiendo y debatiéndose. Exigía para sí lo que no lograba hallar, ni había logrado encontrar siquiera en estado eutímico. Todo estaba tan acelerado, tan loco...Y entonces, plof!!, apareció la gran respuesta. La respuesta de oro. Una respuesta que contestaba todas las preguntas. El cerebro debió de colapsar entonces o reconducirse con celeridad. Qué misterioso es el cerebro!! ¿Y cuál fue la palabra, cómo se verbalizó?: Vivir!!!, vivir y nada más. Y nada fallaba en ello, era la respuesta que necesitaba, mi gran vocación, mi gran decisión. Y la mente se inundó de dicha y se calmó y al instante comenzó la recuperación. Me calmó, me besó la boca, me acunó en mis sueños.... Así de simple, así de certero.
    ¡Qué fácil verdad!. Una palabra basta para sanar.
    ¿Cómo no estar agradecido a toda la existencia por ello?.
    La primera vez que nací no recuerdo qué sentí, la segunda sí.
    Que tengas un nuevo día.

    ResponderEliminar
  10. Precioso, Theoros, muy bien escrito, y muy bien VIVIDO!!!!

    Me alegro mucho por tí!!

    Un gran abrazo (ciber-abrazo) ;)

    ResponderEliminar
  11. Theo, ya somos dos que en momentos de manía hemos encontrado algo de lucidez :). Es un placer saber que llegaste a un descubrimiento tan "asombroso" y que te ha ayudado tanto. Algún día dedicaré un comentario al aprendizaje al que nos puede conducir algunos pensamientos positivos de la, en general, caótica euforia. ¿Dónde vives, Theo? :) A ti Ana ya te sitúo ;)

    ResponderEliminar
  12. Encontrar tranquilidad interior es
    alcanzar un equilibrio emocional

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me parece que es un ingrediente de una ensalada de más de cuarenta :)

      Eliminar