miércoles, 21 de septiembre de 2011

el trastorno bipolar y la ansiedad






Muchas de las personas diagnosticadas con trastorno bipolar padecen de ansiedad. Yo, hace tiempo también sufría de ansiedad y es una síntoma muy desagrable y difícil de atajar. No tiene porqué ser una sensación intensa que dura sólo horas, la ansiedad que se aloja en nuestro cuerpo y permance en él, tiene un efecto devastador sobre nuestra salud. Impide disfrutar la vida con serenidad y va asociada habitualmente a situaciones de estrés sin resolver y que desbordan nuestros recursos personales.

Particularmente creo que se puede acabar con la ansiedad, aunque no sea nada fácil. Una vez que la ansiedad se ha apoderado de ti, es mucho más difícil sin recurrir a los ansiolíticos, por lo que parece mejor opción tener una rutina de mantenimiento que impida que caigas en ella. Cualquier forma de relajación sirve, desde los clásicos ejercicios de respiración, el yoga o la práctica de un deporte que te ayude a liberar tensiones. Rutinas de distracción como la lectura, la música o el cine también despresurizan el día a día, así como las relaciones sociales sanas. Las relaciones sociales sanas, bajo mi punto de vista, son aquellas basadas en la confianza, el respeto y el amor, donde las quejas y amarguras, si surgen, tienen que tener un espacio limitado. Son como el aire y suelen ocupar todo el espacio disponible, como las desgracias en los telediarios. Personalmente leo y escucho música a diario, actividades complementarias: una intelectual que requiere del uso de la concentración, y, la otra, liberadora de endorfinas.

Un hábito muy común es buscar maneras de relajarse cuando uno empieza a sentirse mal. Lo verdaderamente útil es mantener la rutina que elijas durante todos los días del año, porque te mantendrá psicológicamente más relajado y estable.

El problema, en realidad, es conocer con la mayor precisión posible que es aquello que te genera ansiedad. Si son situaciones inevitables, tendrás que encontrar recursos que te ayuden a sobrellevar la situación que te desestabiliza de la mejor manera posible. Un buen psicólogo puede ayudarte mucho en ambos trabajos; en descubrir el qué y en aprender el cómo. Si son situaciones evitables, aunque emocionalmente sea emocionalmente difícil tomar una decisión, no olvides que está en juego tu salud. Hace más de cuatro años que tomé una decisión emocionalmente difícil y, sin embargo, hoy es el día que no me arrepiento de haberla tomado. Abandonar una profesión con cuarenta años sin saber a qué iba a dedicar mi vida no es una decisión fácil. Sin embargo, el haberlo hecho me ha permitido recuperar la estabilidad y desarrollar actividades relacionadas con el mundo del marketing digital después de haberme especializado en este campo a través de formación online. No dispongo de una rutina laboral de ocho horas, y sin embargo, desarrollo una actividad mucho más productiva que cuando dedicaba más tiempo presencial a mi profesión.

Aunque habitualmente las estrategias de evitación no son recomendables, mi forma de afrontar un problema de estrés laboral ha supuesto únicamente un cambio de escenario en el que priorizo mi salud sin olvidar mis responsabilidades. Cada día me siento más capaz, y voy avanzando poco a poco en una dirección que me trae bienestar. Una sensación desconocida por mi hasta hace bien poco. ¿Quieres compartir conmigo lo que te genera ansiedad?

12 comentarios:

  1. Otro reintento de introducir comentario

    ResponderEliminar
  2. Bien, parece que va bien. En primer lugar decirte que he ojeado algunas de tus entradas y me están pareciendo aparte de bien redactadas, muy positivas.
    Y ahora contestare tu pregunta. Lo que de un tiempo a esta parte está disparando mis niveles de ansiedad son ciertos temblores que partiendo de la mano (y si pienso que me los están detectando e interpretando) terminan invadiendo todo mi cuerpo. A mi favor puedo decir que me estoy enfrentando estas situaciones con todos mis recursos y que cuento a mi favor con pequeñas victorias que a modo de pequeños pasitos me hacen recobrar una seguridad que comenzaba a hacer aguas.
    Salud compa, voy a seguir leyendo.

    ResponderEliminar
  3. Gracias por tu comentario. Espero que tu médico pueda ayudarte con los temblores y se te vayan pasando. Me alegro mucho de tus "pequeñas victorias", porque para muchos de nosotros los pequeños avances pueden acabar suponiendo un GRAN PROGRESO. Prueba a celebrar cada día de bienestar como una batalla ganada a los síntomas, a mi me sirvió mucho como refuerzo durante un tiempo. Y si algún día te encuentras más flojo, tranquilo a todo el mundo le pasa! Un abrazo y mucha salud!

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias, Alberto, por tu generosidad al compartir tus experiencias con el Trastorno Bipolar con familiares, pacientes y público en general que visita tu Blog. He hecho un "tour" por los archivos de tu Blog y me han gustado mucho tus escritos. Están muy bien redactados y el lector puede apreciar que eres una persona muy especial. Gracias por tu solidaridad con otros pacientes y familiares y tu dedicación al servicio a la comunidad. SALUDOS CORDIALES ( http://pinocha.net ).

    ResponderEliminar
  5. Gracias a ti, Margarita, por tu comentario. Te he invitado al grupo de Facebook Esperanza Bipolar donde puedes participar y ayudar con tu ánimo a quienes necesiten unas palabras de apoyo. Somos un grupo de apoyo mutuo entre personas diagnosticadas con trastorno bipolar, pero también participan familiares y personas no diagnosticadas. Un saludo!

    ResponderEliminar
  6. Alberto, me encanta tu blog, creo que me acomodo por aquí, eh!
    Yo sé perfectamente lo que me causa la ansiedad descomunal de las 24 horas del día y el dormir apretando la mandíbulaa... Es complicado, pero creo que tiene que ver con la relación o la no relación con mis padres, con el tener que vivir como cualquier otra persona cuando no puedes por más que lo intentes... Antes también me agobiaba el no saber qué carajo hacer con mi vida. Pero creo, y sólo creo, que ya lo sé... Este es mi avance... El problema básico es que me cuesta mucho parecer débil o abatida, así que o me escondo o sonrío mucho... Contra eso también peleo... A ver qué hago con mis padres.
    Qué genial este blog!! Y qué bien te veo ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jarta, perdona por no haber contestado antes. A veces, se me escapa algún comentario sin ver. Tu avance creo que es un gran avance. Y gracias por verme tan bien ;)

      Eliminar
  7. Creer que ya sabes qué hacer con tu vida es saber qué hacer con tu vida, al menos de momento ;) A mi me costó casi una eternidad descubrirlo pero dicen que nunca es tarde no? También descubrí lo que me causaba una ansiedad, también las 24 horas del día y tuve que tomar una decisión nada fácil: abandonar una profesión. Soy un privilegiado por poder haberme permitido el lujo de hacerlo, pero también te diré que en mi vida ha habido grandes desgracias que me han enseñado mucho y han cambiado mi vida a mejor. Aquello que no puedes elegir marca tu vida y has de aprender a aceptarlo. Los padres no se eligen, así que la única salida posible parece ser aceptarlos como son. Yo aprendí a hacerlo con mi padre y te aseguro que funciona :)

    ResponderEliminar
  8. Libérate de la ansiedad, piensa que lo que debe ser, será, y sucederá naturalmente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué idílico, Johan. Me temo que no es así pero ójala lo fuera :)

      Eliminar
  9. Agradezco demasiado encontrar lo que escribes tengo mil dudas...que te preguntaré otro día,estoy agotada, por casualidad encontré la página. Abrazos gracias!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Andrea, aquí me encontrarás. Y si puedo contestarte, intentaré que mis respuestas te resulten de ayuda. Aunque no tengo respuestas a todas las preguntas! :))

      Eliminar