martes, 15 de marzo de 2011

el trastorno bipolar y la autoestima




Tener una autoestima equilibrada es muy importante cuando hemos sido diagnosticados con trastorno bipolar. En realidad, para gozar de una buena salud, una sana autoestima es necesaria para cualquiera. Todos sabemos qué es la autoestima, que no tenemos que confundir con el orgullo o un exceso de ego. Simplemente se trata de reconocer en nosotros mismos nuestra propia valía, al igual que no tenemos ninguna dificultad en reconocer nuestras debilidades o defectos. Conozco muchas personas que no se valoran en su justa medida. Personas que creen no ser sociables cuando son capaces de mantener una conversacíón durante horas o se desenvuelven sin problemas en grupo. Personas que se sienten incapaces porque tienen dificultades en algunas habilidades pero nunca en todas. Personas que se sienten enfermas porque circunstancialmente y no siempre sienten síntomas y un malestar que les impide llevar una vida como los demás. Sucede de la misma forma que puedes encontrarte gente que se considera graciosa y no lo es, o viceversa.
Según mi opinión, los problemas relacionados con la autoestima, a veces, aquejan a personas con muchas cualidades y pocas debilidades. Si únicamente prestas atención a tus debilidades no podrás hacer uso de tus cualidades de una manera saludable. No conozco a nadie sin alguna carencia, a todos nos falta algo en mayor o menor medida. ¿Qué hacer entonces cuando nos centramos sólo en aquello que nos falta?
Mi recomendación es que no lo hagas nunca. Hacerlo es el mejor camino para la insatisfacción y el desánimo. Si no puedes evitarlo, sólo hay una salida: ponerse manos a la obra y empezar poco a poco a trabajar en aquello que consideres mejorable. Sin elevar el listón más de lo necesario. Nadie a saltado los dos metros de altura sin haber empezado antes por poner el listón en un metro cincuenta centímetros. Sé tan bien como cualquiera que el haber fracasado durante muchos intentos debilita y acaba limitando la capacidad de esforzarse para finalmente lograrlo. Pero reconozco que cuando uno lo logra, y tú puedes hacerlo, la satisfacción es mucho mayor que aquella que puede saborear alguien que no ha sufrido en su vida hasta el extremo. Insiste, no desesperes y no te desanimes. Con esta receta tienes muchas posibilidades de lograr aquello que te propongas. Seas bipolar o no. Hayas fracasado en el intento cinco o cincuenta veces.  Aunque te hayas sentido incapaz a pesar de haberlo intentado puedes lograrlo. Si yo lo hice, ¿por qué tú no?

Deja tu comentario, el compartir siempre es enriquecedor y nos sirve a todos. :)

7 comentarios:

  1. Me han gustado mucho todo lo que has publicado, es inspirador y esperanzador. Me llamo Iván,tengo 45 años.Me diagnosticaron trastorno bipolar tipo 2 a los 43 años...después de muchos diagnósticos errados que variaron desde depresión endógena,epilepsia y personalidad neurótica. Perdí muchos trabajos y amigos. A pesar que tengo un título universitario con distinción máxima, me encuentro trabajando como guardia de seguridad en la misma universidad en la que alguna vez hice clases. Como contrapartida, estoy más abocado que nunca a la terapia de psicoeducación y sigo estrictamente la medicación que me prescribió el psiquiatra que finalmente dio con el diagnóstico acertado.

    ResponderEliminar
  2. No pierdo la esperanza de volver a hacer clases, que es mi vocación. Mis facultades cognitivas están intactas. Estoy dispuesto a luchar todo lo que sea necesario para conseguir ese objetivo. Si bien el presente se ve un tanto gris,tengo fé en un futuro mejor que pueda ir construyendo paso a paso desde el ahora.
    Muchos saludos y nuevamente muchas gracias por todo lo que has escrito en tu blog.

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias por tus comentarios. Me alegro mucho de que te encuentres bien y te sientas con fuerzas de seguir adelante. Yo también recuperé mis facultades cognitivas, aunque me llevó tiempo. Además de la terapia de psicoeducación, de gran valor demostrado por los equipos de investigación, la psicoterapia cognitivo-conductual también puede ayudarte mucho, siempre y cuando encuentres un buen terapeuta.Te deseo buena salud, y hagas lo que hagas no olvides cuidarte del estrés.:)

    ResponderEliminar
  4. ¿Conoces a algún buen psicoterapeuta? Estaria interesado

    ResponderEliminar
  5. Seguramente en tu entorno podrás encontrar alguno. Si conoces a alguien que haya tenido una buena experiencia con su psicoterapeuta, puede ser un buen punto de partida. En caso contrario, la única opción es que valores tú mismo aquel con el que empieces. Normalmente, tu salud responderá a la pregunta de si quien te presta su ayuda sabe cómo ayudarte o no. Alrededor del año de terapia te puedes hacer dicha pregunta, y responderte tú mismo. Un saludo y buena salud!

    ResponderEliminar
  6. Gracias por tus publicaciones, extremadamente enriquecedoras. Creo que pueden ser de mucha ayuda no sólo para personas con Trastorno Bipolar. Me tomé la libertad de compartirlo. Gracias otra vez por el aporte de tu constructiva mirada!

    ResponderEliminar
  7. Quisiera sanar de la depresión y no puedo

    ResponderEliminar