jueves, 23 de diciembre de 2010

un año que termina

Cada dia que comparto con un bipolar es un día que vale por dos. No dejo de aprender de ellos y me sorprende el valor de muchos y su esfuerzo por salir adelante. Mis palabras son siempre las mismas, de ánimo y comprensión.Al fin y al cabo, hace menos de una década mi situación no era muy diferente a la de ellos.
¿Cuál ha sido mi mayor avance? Ninguno en particular. Pequeños avances en debilidades, inseguridades y miedos. Un aprendizaje vital que día a día me ha aportado no sólo una estabilidad, sino una serenidad cada vez mayor. El año que está a punto de entrar se me plantea como un reto: el reto del bienestar. Poco a poco las variaciones de mi ánimo son menores, y cada día me siento con más recursos para lidiar con ellas.
Las investigaciones sobre el trastorno bipolar parece girar en torno a dos ejes: el estrés y la autoestima.
En mi caso particular, los dos aspectos afectaron a mi salud durante cinco años que nunca olvidaré pero que recuerdo con la perspectiva del tiempo y una claridad ausente en mi vida durante tanto tiempo.

Siento tener que escribir sobre mi, en realidad lo que me gustaría es leer sobre vosotros y poder compartir.
Aprender de vosotros y compartir.

Feliz Navidad.

1 comentario:

  1. La realidad es que te quedas sin vida y tenes que rearmarla, lleno de inseguridad y miedo. Te dan poca informacion a la que agarrarte, estas solo. Salis si tenes la capacidad de hacer cosas que sabes que te ayudan, tenes que distraerte y estar todo el tiempo monitorizandote, controlandote para no , en mi caso,ponerte euforico.
    Bueno,llevo un mes bien, recien empiezo, pero se que lo conseguire,gracias.

    ResponderEliminar