sábado, 21 de noviembre de 2009

Una ilusión que nunca perdí y espero contagiar

Hoy hago la primera entrada en este blog que inauguro, con la única intención de compartir con todos vosotros la ilusión de llegar algún día a dejar de sufrir y que me ha conducido hasta aquí. Esta ilusión que nunca perdí, y que siento muy cerca, es la ilusión que os quiero transmitir.

En el año 1999 recibí el diagnóstico de "trastorno bipolar".

Han pasado diez años de aquel diagnóstico, y me siento cada día más lejos de padecer los síntomas que me llevaban a la deriva y me impedían llevar una vida saludable.

Hoy en día me considero una persona no sólo estable, sino extremadamente feliz.

Me gustaría compartir con todos vosotros, el camino que me ha llevado hasta aquí.
Al fin y al cabo, ser bipolar no es el centro de nuestras vidas. Es sólo una circunstancia.

4 comentarios:

  1. Enhorabuena!

    Justo releyendo este blog, me he dado cuenta que llevas dos años con el. Me parece que es para celebrarlo.

    He buscado mucho, y me encanta, me parece que está muy cuidado, y refleja como nos sentimos o podemos conseguir sentirnos.

    Parece que has conseguido un muy buen momento en tu vida, y me alegro mucho.

    Un gran abrazo!!

    ResponderEliminar
  2. Ana, dos años ya? El primer año, como anduve bastante ocupado apenas pude escribir. Este, desde que comenzó, no he dejado una semana sin dejar un comentario con mis reflexiones. El otro día un amigo me preguntó si me desahogaba escribir, y le contesté que no. Simplemente me encanta hacerlo :)
    Otro abrazo para ti, Ana. Cuídate mucho.

    ResponderEliminar
  3. Hola! recién comienzo a leer el blog. Tengo 22 años y me diagnosticaron el año pasado, tengo suerte de que fuera tan temprano. Siguen habiendo subidas y bajadas, pero nada como antes.
    Le escribo porque necesito ayuda en un punto (además de la que mis terapeutas me das) ¿cómo supero una adicción?, lo peor es que la obseción actual es con una persona con la que estoy "saliendo".
    Tengo miedo

    ResponderEliminar
  4. Hagas lo que hagas a partir de ahora lo más importante es que pongas todos tus esfuerzos en no hacerla daño y quererla siempre. El miedo a perderla puede ser de mucho riesgo para ti. Con mis mejores deseos de salud, te mando un saludo cordial.

    ResponderEliminar