miércoles, 25 de noviembre de 2009

un agradecimiento


Quiero aprovechar este blog para agradecer de todo corazón la ayuda que mi psiquiatra y mi psicóloga me han y siguen prestando para llevar una vida plena. Tengo la seguridad de que no es fácil desempeñar el trabajo de la forma en que ellos lo hacen, y la constancia de que no todos son capaces de lograr dar la vuelta a la vida de un hombre, y brindarle la posibilidad de volver a sentir en el sentido más amplio de la palabra.


Y aprovecho también el mismo blog para despedirme hasta el día 30 de noviembre, porque no voy a disponer de internet hasta el próximo lunes.


Feliz fin de semana.


martes, 24 de noviembre de 2009

una aclaración importante




El otro día reflexione sobre un blog anterior en que afirmaba que ser bipolar no deja de ser una circustancia. Creo que es necesario aclarar esta afirmación. Lógicamente en los días en que estuve ingresado en un hospital psiquiátrico (en más de una ocasión), si alguien me hubiera hablado de "circustancia" podría haberlo malinterpretado.


Cuando hablo de circustancia, me refiero a que es mucho más saludable vivirlo como una circustancia, que vivirlo como una condena. Conozco padres y hermanos de bipolares (no sólo mis padres y mis hermanos), que siguen sufriendo las consecuencias del trastorno bipolar en mayor o menor medida, y no por ello, insisto en mi empeño de afimar que es una circustancia y que debemos aprender a vivir con ella y no perder la ilusión de que un día quizás podremos dejarla atrás.

lunes, 23 de noviembre de 2009

mi enhorabuena a blue


Hace ya algún tiempo entré en el blog de blue carne de psiquiatra, y hoy he dejado un mensaje en su blog.Me gustaría felicitar desde aquí a esta mujer que personalmente no conozco pero que lleva desde el año 2004 compartiendo su blog con una dedicación digna de elogio. Espero que este mes de descanso merecido haya podido disfrutar tratando de distanciarse del mundo bipolar, actitud que considero muy saludable y necesaria para evitar un desgaste excesivo.


Siguiendo con lo que ha sido hasta hoy mi experiencia, me gustaría que supieseis más sobre mi. Tengo 42 años y dos hijos de los que disfruto y me hacen disfrutar a diario. Ver crecer a unos niños sanos y felices es una de las mayores satisfacciones de un padre. Pero no es la única de mis pasiones. La música, la lectura, la escritura, la fotografía, la psicología, el diseño, mis amigos, mi familia y la que yo llamaría "mi familia bipolar" llenan mi día a día con ilusión.


Desde hace ya mucho tiempo siento un compromiso personal con todas las personas bipolares, que han sufrido como yo, y de alguna manera se han convertido en el centro de mi vida.


Y siempre que disponga de tiempo para dedicaros unas lineas en este blog, continuaré haciéndolo.

domingo, 22 de noviembre de 2009

Un poquito de historia






Hace aproximadamente diez años que recibí el diagnóstico."Trastorno bipolar" decía el informe médico en cuestión, y no tenía la menor idea de lo que aquello significaba, es más, ni siquiera me preocupé por averiguarlo.
Hoy es el día, y desde hace más de tres años que la palabra bipolar no significa nada para mi.
En realidad, sólo me trae recuerdos de situaciones vividas muy dolorosas que hoy en día sólo forman parte de mi memoria. Cada día que pasa, me siento más alejado de los síntomas, y aunque nadie puede asegurar un futuro libre de sufrimiento (ni siquiera, aquellos que no son bipolares), tengo la sensación de que cada día estoy más lejos de padecer el sufrimiento de sus síntomas.

Afortunadamente me siento emocionalmente muy estable y de alguna forma me siento un privilegiado porque conozco de primera mano la evolución de otros bipolares como yo, y sé que gracias a mi esfuerzo personal y una ayuda médica y psicoterapéutica muy profesional y eficiente me han devuelto al punto de partida.
Transmitir la esperanza de que un día vosotros también podréis dejar atrás el sufrimiento y los síntomas es el único objeto de este blog. Por supuesto, la aportación de todos vosotros, bipolares y familiares de afectados, tiene el mismo valor que cualquiera de mis comentarios. Al fin y al cabo, sólo me considero un bipolar más.






sábado, 21 de noviembre de 2009

Una ilusión que nunca perdí y espero contagiar

Hoy hago la primera entrada en este blog que inauguro, con la única intención de compartir con todos vosotros la ilusión de llegar algún día a dejar de sufrir y que me ha conducido hasta aquí. Esta ilusión que nunca perdí, y que siento muy cerca, es la ilusión que os quiero transmitir.

En el año 1999 recibí el diagnóstico de "trastorno bipolar".

Han pasado diez años de aquel diagnóstico, y me siento cada día más lejos de padecer los síntomas que me llevaban a la deriva y me impedían llevar una vida saludable.

Hoy en día me considero una persona no sólo estable, sino extremadamente feliz.

Me gustaría compartir con todos vosotros, el camino que me ha llevado hasta aquí.
Al fin y al cabo, ser bipolar no es el centro de nuestras vidas. Es sólo una circunstancia.