jueves, 19 de julio de 2018

satisfecho


Haber superado la enfermedad es un placer, pero hay otras muchas alegrías que han venido pegadas a lo aprendido que me permiten navegar en aguas turbulentas. Me sorprende la naturaleza humana, pero la inhumana también. La mía incluída hasta hace poco.

Siento que si alguien hubiera intentado ponerme una prueba más difícil a propósito, no lo habría conseguido. Ahora mismo, me siento satisfecho y tranquilo, porque cualquier cosa que pase la daré por bienvenida a mi vida. Si me separo de mi mujer o si mi hija decide alejarse de mí. Son personas adultas las dos. Lo que sí tengo claro es que ya no voy a permitir algunas cosas. Como las cosas no pueden ir a peor, sin haber intervenido yo, ahora veré si el jefe de la manada es capaz de mejorar algo. No veo recursos a mi alrededor, y eso me hace más fácil tomar la decisión de cambiar de actitud.

Me siento muy satisfecho. Hasta un neurotípico se hubiera vuelto loco en mi situación. Yo ya no sé ni lo que soy, no debo ser ni neurotípico. Como sé lo que tengo que hacer, y lo voy a hacer, no estoy nada preocupado. Voy a seguir dando amor a mis dos mujeres de la casa, aunque lo normal hubiera sido llegar a la conclusión de que hasta ahora no me ha servido de nada. Sé que sí. Y de mucho. 

También sé que los mayores problemas entre las personas se crean a partir de pequeñas cosas. El problema es que pocas personas se dan cuenta de esto, o no saben cómo cambiar de actitud ante algo que se cumple nueve de cada diez veces.  Te iré contando sobre la marcha cómo sigo.

miércoles, 11 de julio de 2018

estrés bipolar


Hay muchas formas de estrés bipolar. Es una manera de hablar, son las mismas formas en que cualquier persona puede estresarse. La persona con bipolaridad puede tener unas tendencias más marcadas. Cuando una persona con trastorno bipolar se encuentra de golpe con algo muy desagradable que no espera tiene distintas posibles reacciones: alejarse, comerse la caca con patatas y sufrir como un perro, o convertirse en la niña del exorcista.

Yo hace muchos años me comía la caca de los demás. Así acabé. Cuando dejé de comérmela, nació la niña del exorcista dentro de mí. Pasé por varias etapas. Empecé por aceptar lo inaceptable hasta que me empezaba a girar mi cabeza verde a la velocidad de una batidora. Otras opté por alejarme para no ver. Ahora estoy en un punto nuevo. Quiero matar a mi niña del exorcista, el gorila que todos llevamos dentro, pero tengo unas circunstancias a mi alrededor que me lo están poniendo difícil. 

Hace años, llegué al punto de salir de casa por la noche con la cabeza hirviendo para no gritar a mi mujer. Nunca he contado hasta cien porque no me gustan mucho los números. También llegué a soportar algunas cosas durante demasiado tiempo para acabar reventando. Ahora he decidido dejar de complacer tanto a los demás para no acabar haciendo daño a mi alrededor. Si sigues por aquí ya te iré contando.  

Antes era demasiado tolerante con los demás. Ahora creo que estoy en un punto mucho más sano, al menos para mí. Estar en los extremos no suele ser bueno. Los "extremos buenos" son malos. Lo que venden son las grandes palabras como la generosidad, la justicia, la buena educación o la tolerancia. Nadie habla de que un exceso de generosidad, de sentido de la justicia, de buena educación o de tolerancia pueden ser un cáncer.

Mi principal preocupación ahora es no hacer daño a las personas que quiero. Llegué a un extremo de desesperación que me ha hecho replantearme bastante cosas. Empezaré a hacer pequeños cambios en mí para ver qué cambia en mi familia. Ya me di cuenta hace mucho tiempo que tengo bastante más flexibilidad que algunas personas que sufren a mi alrededor y no saben cómo manejar algunas situaciones. Así que lo dicho. Si puedes coger algo de aquí, tómalo. En el fondo, todos somos iguales :))

jueves, 5 de julio de 2018

una manera de avanzar todos los días


Una manera de avanza en la dirección de la recuperación del trastorno bipolar es encontrar algo altamente motivador. Yo lo encontré hace diez años y eso cambió mi vida de forma radical.

Aunque la suerte influye mucho en ese "encontrar", la única manera de tener más posibilidades es no dejar nunca de buscar. En general, no es necesario insistir durante años en algo para reconocer si es motivador o no para ti. Lo más habitual es que surja el "flechazo" de una forma rápida. Parece  bastante improbable encontrar una pasión a juzgar por lo que se ve por ahí. Y no hablo sólo de las personas diagnosticadas son trastorno bipolar, sino de todas. 

Las personas con bipolaridad sin una motivación elevada pueden tender a la depresión. Al menos, ese fue mi caso durante años. Tuve que sufrir varias depresiones hasta el flechazo. Además, tener que llevar una vida "obligada" sin motivación es muy estresante. Tirar de ti mismo cansa mucho y provoca ansiedad a largo plazo.

Una pasión puede conducir a la manía si no se sabe cómo manejar. Yo aprendí a mantener la motivación sin que se me vaya la cabeza. Me llevó su tiempo, pero finalmente lo logré. 

Aunque sé que todas las personas con bipolaridad no tienen problemas con la motivación, sino con otras facetas de la vida, yo te hablo del que fue mi mayor problema. Conozco otros grandes problemas relacionados con la bipolaridad, pero para mí han sido mucho más pequeños. 

miércoles, 27 de junio de 2018

estudio sobre la inteligencia y el trastorno bipolar


En la red circulan muchos enlaces donde se nombran algunas personas famosas diagnosticadas con trastorno bipolar que llegaron a destacar en el campo de las artes, la política o los negocios. Suelen dar mucho que hablar, aunque a mí no me interesa demasiado el tema. Como mucho, me puede picar la curiosidad por saber qué hicieron en sus vidas. 

En este enlace sobre la relación entre inteligencia y trastorno bipolar puedes ver el resumen de un estudio científico no muy reciente pero con una muestra muy amplia. Hace tiempo leí el estudio por encima y el resumen es que las personas diagnosticadas o tienen un coeficiente de inteligencia muy elevado, o lo tienen por debajo de la media. Vamos, que estamos en los extremos del rango. 

Comprendo varios motivos que pueden llevar a esta situación. Si el deterioro es grande, la inteligencia se ve mermada porque depende en gran parte de la atención y la memoria. Yo estuve muy deteriorado y me llevó un tiempo recuperarme. Si no hubiera cambiado de actividad, nunca habría logrado recuperar mi capacidad. 

Todo lo que he ganado desde entonces es gracias a lo que me dedico. Estar mentalmente ocupado es la mejor gimnasia para el cerebro. Además de una vacuna eficaz contra la depresión. Leer es una de las cosas que más me gusta hacer y leo cerca de dos horas todos los días. Un libro, el periódico e información científica sobre el trastorno bipolar.

viernes, 22 de junio de 2018

fiesta de verano



Mañana inauguro el verano con una comida en casa donde voy a cocinar para cuatro amigos. Mis amigos están diagnosticados también con trastorno bipolar y lo pasaremos bien. Encuentro en mis amigos algo original que me atrae. Y no es la bipolaridad, sino su diferencia. 

Es la segunda fiesta del año, y a partir de ahora he decidido celebrar las cuatro estaciones del año. He sido un ratón de biblioteca y un hombre volcado en la bipolaridad durante ocho años. Ya llegó la hora de jubilarme del aprendizaje para hacer de Esperanza Bipolar algo más grande. Aunque no he conseguido todavía que llegue a otras ciudades, mi amigo Juanma es posible que comience pronto en Vitoria.

Como he perdido el miedo a muchas cosas, me siento más libre de hacer más cosas. Hace dos años no me hubiera atrevido. Perder algunos miedos con trastorno bipolar es casi misión imposible. Yo lo he conseguido y sé cómo lo he conseguido. Dejé de hacer cosas como las hacía antes porque me perjudicaban mucho y me provocaban estrés. Ahora las hago de otra manera y estoy diciendo sí a muchas iniciativas que me ilusionan y tienen que ver con Esperanza Bipolar. 

Te recomiendo que leas mis dos libros. Tienen muchas pistas que te pueden servir de apoyo. El otro día una mujer dijo en redes sociales que mi primer libro le había cambiado la vida. No sé por qué pero escuché la canción "Changes" de Bowie dentro de mi :))