miércoles, 22 de febrero de 2017

estadística sorprendente



Ocho de cada diez personas que pierden peso con una dieta lo recuperan en dos años. Quizás no te haya sorprendido tanto, a mí sí. Cuando las personas dicen que es imposible recuperarse del trastorno bipolar supongo que pensarán lo mismo que las personas que han recuperado su peso dos años después respecto a las que sí lo han logrado.

Sé que no es el mejor ejemplo posible, pero algunos comentarios de las redes sociales me hacen ver la realidad de esta manera. Salvando las distancias, porque muchas personas que sufren el trastorno bipolar no saben, o ni siquiera intuyen, qué les ha pasado o por qué han sufrido tanto. El cerebro es muy delicado y si sufre en exceso la recuperación se vuelve más improbable.

No se dice nada respecto a qué dietas funcionaron con determinadas personas. Tampoco si las personas siguieron la dieta por su cuenta o si pasaron hambre. Si fueron asistidos por algún médico o bien por un nutricionista. Esa estadística es la que me hubiera parecido interesante.



martes, 14 de febrero de 2017

Mi canal de YouTube



Desde la semana pasada tienes un vídeo diario en mi canal Esperanza Bipolar. Aunque te contaría los motivos que me han llevado a comenzar este año con la intención de subir todos los días algo para ti a Youtube no creo que merezca la pena. Además, el principal siempre es el más importante. Me siento capaz de hacerlo sin ningún problema para mi salud.

Sabes, si me lees, que me encanta escribir. De hecho, no pienso dejar de hacerlo en este blog ni en mis libros. La realidad es que a mucha gente le cuesta leer. Sin embargo, ver en vídeo requiere de una atención diferente y resulta más fácil para la mayoría. Si todavía padeces la enfermedad, yo te recomiendo que me sigas leyendo porque el aprendizaje es más profundo. Yo he leído mucho y te puedo asegurar que tiene mil y unas ventajas. 

Si haces click en este enlace, puedes ver la presentación de lo que voy a hacer cada día de la semana. Dentro de muchos años, podré escribir un libro que se titule: "Yo tuve un canal de YouTube". Lo dejo aquí escrito para que nadie se apropie de la idea. Y si lo hace, y escribimos dos libros con el mismo título, aquí queda la prueba de mi defensa. :))


lunes, 6 de febrero de 2017

mi gran cambio



El otro día leyendo ciencia me di cuenta de algo importante. Mi cambio más importante ha sido mucho más vital que profesional. Antes me resultaba muy difícil disfrutar con mi trabajo. Y lo que es peor: con casi treinta años no era capaz de ver un futuro diferente. 

Ahora la situación es precisamente la contraria. Disfruto con todo lo que hago y con una sensación de facilidad desconocida para mí durante muchos años. Además, no creo que tenga grandes problemas en construirme un futuro para poder seguir disfrutando. Nunca se sabe, pero la sensación es muy positiva y el tiempo corre a mi favor. Una de las muchas diferencias que me distinguen de otras personas tiene mucho que ver con la bipolaridad. Si no disfrutara con lo que hago, tendería a apagarme. La explicación tiene nombre de señorita antigua: Dopamina.

La mayoría de las cosas importantes que más pueden cambiarnos la vida surgen por casualidad. Muchas casualidades se han alineado conmigo en los últimos años y lo único que hago es compartir mi buena suerte contigo en este sentido. De la mala suerte prefiero no acordarme. En realidad, ella tiende al olvido sin ningún esfuerzo.

lunes, 30 de enero de 2017

¿somos como los demás?



Cuántas más personas bipolares conozco a fondo, más diferentes me parecen a las que no lo son. Muchas son las diferencias, y hoy aquí me limitaré a escribir sobre la que me parece más llamativa y común. Yo antes me identificaba con ella. Ahora ya no.

La sensibilidad a ser heridas me parece la más importante a trabajar para poder tener una buena vida. Recuerdo que con poco más de veinte años, hubo algo que me hizo un daño especial. Uno de mis hermanos y yo habíamos dedicado mucho tiempo y más ilusión en imprimir unas camisetas. Con distintas planchas, estampábamos colores, letras e imágenes de todo tipo. Un día nuestro hermano mayor nos encargó unas camisetas y, al verlas, él y su mujer sólo vieron defectos en ellas. Yo vi el defecto en ellos.

El enfado me duró meses. Aquello me dolió más que una cuchillada. En aquel entonces, mi vida era normal. Nunca había tenido ningún problema de salud. Ahora he aprendido a que las cosas me resbalen más, aunque sigo teniendo la mala costumbre de aguantar más de la cuenta. Doy dos oportunidades a mi paciencia. A la tercera, me hago escuchar y pongo límites a los demás si necesito hacerlo.

lunes, 23 de enero de 2017

50 eneros




Y con éste van cincuenta. Yo creo que ya he pasado lo peor: la crisis de los veinte, la de los treinta y la de los cuarenta. La de los ochenta, seguro que promete.

Con veinte andaba cazando mariposas, con treinta incubando mucho sufrimiento, y con cuarenta en silla de ruedas.Si miro para atrás, me planto. Cuanto mayor me hago, más sé y menos quiero saber. Cuanto más aprendo, más me doy cuenta de lo ignorante que era. Cuanto más hago, más capaz me siento. Importante: cuanto más descanso, más me lo agradece mi cabeza. Si me respeta la vida, me queda fiesta para rato.

Hoy ha sido un día especial para mí. He disfrutado mucho sin parecerlo. Como suelo hacerlo casi siempre porque mi felicidad siempre ha sido muy silenciosa. Y este sábado celebraré mi cumpleaños con muchos de mis amigos. Otro gran regalo que me espera.